Las 100 comidas y ocho viajes de Barberá que la Fiscalía ve irregulares

Los pagos corresponden a la exalcaldesa y otros concejales de Valencia, casi todos del PP

La Fiscalía centra la investigación del conocido como caso Ritaleaks en 107 comidas, ocho viajes y seis compras cargadas como gastos de representación y protocolo al Ayuntamiento de Valencia en la anterior legislatura, cuando Rita Barberá era alcaldesa. Los pagos presuntamente irregulares seleccionados, de los 460 difundidos el año pasado por Compromís, incluyen una factura de más de 2.000 euros en un restaurante o de 771 por una noche de hotel.

Desde que el ministerio público empezó a investigar los hechos el año pasado, la policía ha cotejado los gastos cargados en el Ayuntamiento con las agendas oficiales de Barberá y su equipo de gobierno para excluir aquellas justificables por estar vinculadas a la actividad institucional. Los agentes han reclamado a restaurantes, tiendas y proveedores —como los de naranjas, que el Ayuntamiento regaló por importe de 25.000 euros en tres años— los documentos que recogen que las ventas realmente se produjeron.

Cuando terminen las diligencias pendientes en la investigación, la Fiscalía decidirá si denuncia el caso o lo archiva, según fuentes de la misma. La dirigente del PP es senadora, por lo que solo el Tribunal Supremo puede actuar contra ella. Un aforamiento que la ha protegido de verse implicada en el caso Taula en el que han sido imputados —investigados según la nueva denominación judicial— 18 concejales y exconcejales de su partido.

Equipo local

Las facturas sospechosas no afectan solo a Barberá. De las 107 comidas pagadas con fondos públicos, 68 fueron cargadas a la alcaldía. Una —de 472 euros— fue pasada personalmente por la exregidora y otras 34 por sus compañeros del Grupo Popular. Cuatro más lo fueron por concejales de la oposición socialista.

Los ocho viajes que despiertan dudas de legalidad en el ministerio público fueron realizados por Barberá. Cinco fueron desplazamientos a Madrid por motivos que indiciariamente no parecen institucionales y entre ellos hay al menos un acto con el presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy. La entonces alcaldesa pagó entre 212 y 685 euros por las noches de hotel en la capital española.

Tampoco están justificados en principio para la Fiscalía otros tres viajes. Uno a Florencia, en el que Barberá se gastó 771 euros en una noche de hotel en el año 2010 y, en total, 2.518 euros sumando el dispendio realizado por el concejal Cristóbal Grau. Otro a Santiago de Compostela con motivo del funeral del histórico líder del PP Manuel Fraga, que costó 2.323 euros entre los vuelos, el hotel y el coste del escolta.

Fórmula 1

Y el viaje que realizó a Londres en diciembre de 2011 con la explicación de reunirse con el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, que costó 7.200 euros sumando los vuelos de Barberá y Cristóbal Grau, así como el alquiler de un coche con chófer.

La organización del Gran Premio de Fórmula 1 está siendo investigado por la justicia. Y la negociación personal que realizó el expresidente de la Generalitat Francisco Camps lo mantiene imputado en la causa, ya que oficialmente el negocio fue acordado con Ecclestone por la empresa privada Valmor Sports.

Las dos últimas facturas que siguen bajo el escrutinio de la Fiscalía se refieren a compras en la mantequería Vicente Castillo de Valencia. La primera compra, que lleva fecha de 23 de marzo de 2011, costó 5.952 euros. E incluyó 680 euros en latas de ventresca de bonito, 730 en berberechos, 397 en mojama, así como cientos de euros en botellas de vino, jerez, ron, vermú y cerveza. La segunda, de abril de 2012, ascendió a 279 euros por la compra de vino y zumo de tomate.

Además de a Barberá, los gastos difíciles de justificar más importantes afectan a la exedil de Cultura Mayrén Beneyto y al concejal Cristóbal Grau.

Más información