Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau ofrece a los ‘okupas’ de Gràcia un espacio alternativo

La alcaldesa reconoce que fue un “error” la implicación de Asens en el caso del mantero encarcelado

La alcaldesa Ada Colau.
La alcaldesa Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau , ha ofrecido este martes un local alternativo a los okupas del llamado Banc Expropiat, el centro social ubicado en una antigua sucursal de Catalunya Caixa de Gràcia que fue desalojado este lunes, para que puedan "seguir haciendo las actividades sociales que los vecinos valoraban". Colau también ha condenado los disturbios que se produjeron ayer noche después de la manifestación de protesta por el desalojo. "Rechazo absolutamente cualquier forma de violencia, no es el camino y los vecinos no se merecen estos destrozos de coches, motos y contenedores que no van a ninguna parte, no es la vía", ha manifestado durante una entrevista a RAC1.

Colau ha subrayado que el local es de titularidad privada y que el desalojo se produjo por parte de los Mossos d'Esquadra por orden judicial. A pesar de todo, ha asegurado que el Ayuntamiento no se quiere desentender de la cuestión, porque, ha dicho, más allá de condenar los disturbios, "hay una realidad de fondo", que es la existencia de locales vacíos a la espera que se alquilen o se vendan con "finalidades especulativas". Por otro lado, ha recordado que "durante cuatro o cinco años en el local se han hecho actividades arraigadas al barrio para dar una función social y reivindicar que no haya espacios vacíos y los gestionen los vecinos".

La alcaldesa ha recordado que cuando llegaron al gobierno municipal hace un año se encontraron que el exalcalde Xavier Trias (CiU) pagaba un alquiler mensual de 5.500 euros a los okupas, que no lo sabían, "para que no hubiera un desalojo, evitar problemas y no tener ruido". Ante esta situación Colau ha explicado que ofreció "mediación a las partes, pactar un uso temporal, buscar otro espacio... si hay actividades sociales podemos buscar un local alternativo, pero no se ha querido hacer".

Justo cuando se cumple un año de la victoria electoral de Colau, la otra gran cuestión que ha tratado la alcaldesa es la polémica por las presiones del teniente de alcalde Jaume Asens para evitar el encarcelamiento del mantero que dio un golpe de bastón a una agente de la Guardia Urbana. Colau ha insistido que "por la información" que tiene "no se ha extralimitado en absoluto" y que lo que hizo el regidor fue "tener un intercambio de opiniones jurídicas con el bufete que tiene contratado sobre si había que pedir penas máximas o intermedias". "Lo que ha pasado es un malentendido", ha dicho, y "lo que hayamos podido hacer mal, quizás el error ha sido la implicación de Asens, habrían podido llamar los servicios jurídicos". Colau, en cualquier caso, ha reiterado su "apoyo sin matices a la Guardia Urbana" y la "condena explícita" a la agresión por parte del mantero.

Más información