Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

16 heridos y un detenido tras el desalojo de un banco ‘okupado’ en Barcelona

Una manifestación acaba con cristales rotos de sucursales bancarias, coches y motos volcados y vehículos quemados

Imagen de los destrozos al barrio de Gràcia.

El desalojo de una antigua sucursal bancaria en el número 181 de Travessera de Gràcia, denominada popularmente Banco Expropiado, derivó esta noche en una batalla campal en el barrio de Gràcia que acabó con un vehículo de limpieza urbana parcialmente quemado, un coche volcado, motos por el suelo y diferentes oficinas de banco con los cristales reventados. La ciudad no sufría unos disturbios tan graves desde el desalojo de Can Vies, ahora hace dos años.

Los incidentes han dejado al menos 16 heridos leves y un detenido, según han informado a Efe fuentes sanitarias y policiales. Los Mossos confirman de momento la detención de un manifestante que fue arrestado cuando supuestamente llevaba una mochila con pastillas inflamables para prender fuego.

Ayer, lunes, a las ocho de la noche un grupo de unas 650 personas, según los Mossos d’Esquadra, se concentró en la plaza de la Revolució para protestar contra la expulsión del colectivo okupa por la mañana. Desde allí iniciaron una marcha por distintas calles de Gràcia que acabó en enfrentamientos con la policía.

En su marcha por las calles de Gràcia, algunos manifestantes iban con la cara tapada y cambiándose de ropa para no poder ser identificados. A su paso por la plaza del Sol hubo quien cargó con piedras. Y desde allí volvieron hacia la antigua sucursal bancaria que, tras ser desalojada, había sido blindada con placas de acero para evitar que pudiera ser okupada. Un grupo de manifestantes intentó romper con esa protección con una sierra radial y fue entonces cuando empezaron los enfrentamientos con los Mossos d’Esquadra, que intentaron evitarlo.

Los manifestantes tumbaron contenedores de basura, se parapetaron tras ellos y lanzaron piedras contra los agentes de la Policía autonómica. Incendiaron la caja de una furgoneta de la empresa municipal BCNeta, volcaron un vehículo y arrojaron al suelo las motocicletas que estaban aparcadas en batería ante la oficina bancaria. A las 22.15 los Mossos d’Esquadra lanzaron salvas con sus escopetas y forzaron la dispersión de los manifestantes, a quienes siguieron por la calle Verdi. Ante la actuación policial algunos vecinos salieron a los balcones de sus casas e improvisaron una cacerolada en protesta por la actuación de la Policía.

El Banco Expropiado de Gràcia permanecía okupado desde octubre de 2011. Ayer a las 8.00 de la mañana una quincena de furgonetas de la Brigada Móvil de los Mossos d’Esquadra con decenas de efectivos empezaron a desalojar a los okupas que habían pasado la noche en el local.

Mientras se estaba efectuando el desalojo, diversos simpatizantes y compañeros de los okupas se concentraron en la plaza de la Revolució para condenar la acción policial. Además, dentro del edificio dos okupas se fijaron a cemento en el interior de la caja fuerte del inmueble, lo que ha provocado que se retrasara durante ocho horas el desalojo.

El edificio fue okupado en 2011 y no fue hasta mayo de 2013 cuando el propietario del inmueble, Catalunya Caixa, hizo llegar la demanda civil a los okupas para que desalojaran el edificio. La Alcaldía de Xavier Trias decidió pagar el alquiler del local para mantener la paz social. Ada Colau decidió dejar de pagar desde enero de este año, tras consultar la decisión con los okupas, que se negaban a que se siguiera pagando a un banquero.

Más información