Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias paga 5.500 euros al mes de alquiler a los ‘okupas’

Sobre el Banc Expropiat de Gràcia pesa una orden de desalojo desde noviembre

El Banc Expropiat ocupa una antigua oficina bancaria en el barrio de Gràcia.
El Banc Expropiat ocupa una antigua oficina bancaria en el barrio de Gràcia.

El gobierno municipal del exalcalde Xavier Trias ha estado pagando durante meses 5.500 euros de alquiler al mes del Banc Expropiat, una antigua oficina bancaria de Gràcia que fue ocupada en octubre de 2011 y sobre la que pesa una orden de desalojo desde el pasado mes de noviembre. Lo ha revelado la propia asamblea del colectivo okupa, que entiende que pagando el alquiler el Ayuntamiento buscaba evitar incidentes si se producía el desalojo en vísperas a las elecciones. Fuentes de CiU confirman que su ejecutivo asumió el coste del alquiler desde finales del año pasado “ante la inminencia del desalojo”. El objetivo, añaden, era continuar pagándolo hasta finales de 2015 y mientras, “buscar una solución que concilie el derecho del propietario y el mantenimiento de la actividad del local”. El contrato firmado por el anterior gobierno es por un año y asciende a 66.500 euros, según el actual ejecutivo.

El Banc Expropiat está en lo que fue una oficina de Caixa Tarragona, en la Travessera de Gràcia, delante del mercado y es propiedad de un privado. Un local de unos 100 metros cuadrados en el que se reúnen o hacen actividades varios colectivos, entre ellos la Asamblea de la Vila de Gràcia, la red de intercambio Xaingra, la Xarxa d’Aliments o el Grupo de Vivienda y Espacio público. En la antigua oficina, que hace esquina, hay un mercado de trueque de ropa o un espacio infantil que funciona por las tardes entre semana.

En el comunicado, la asamblea explica que el día 12 de junio recibió la visita de la concejal del distrito, Maite Fandos, que se despedía del cargo y les explicó que el Ayuntamiento está pagando este 2015 el alquiler y que lo seguirá haciendo hasta diciembre. “Según ella, lo ha hecho porque considera que el proyecto vale la pena debido al trabajo social que hace en el barrio”, afirma el comunicado. Los okupas entienden que “lo que ha querido comprar [la concejal] es la paz social en un año delicado de elecciones donde ni ella ni su partido estaban dispuestos a enfrentarse a otro desalojo conflictivo como ocurrió en Can Vies”. El intento de desalojo del centro social de Sants se saldó con varias noches de disturbios que finalizaron al dar marcha atrás el Ayuntamiento.

La asamblea del Banc Expropiat se muestra en desacuerdo con este pago y se pregunta de dónde ha salido la partida para pagar el alquiler y quien ha tomado la decisión. Este diario se ha puesto en contacto con la asamblea, que prefirió no hacer declaraciones y remitirse al comunicado.