Rifirrafe en el Parlamento valenciano por los casos de corrupción que afectan al PP

Puig: "Lo que duele son las páginas de los periódicos todos los días con su basura"

Los casos de corrupción en el Partido Popular (PPCV) han centrado la sesión de control al presidente del Gobierno valenciano, el socialista Ximo Puig, en el Parlamento. "Lo que duele son las páginas de los periódicos todos los días con su basura", ha manifestado el jefe del Ejecutivo, en su primera comparecencia tras las detenciones de cargos del PP por Operación Taula. Aunque la jornada ha comenzado con buenas intenciones por parte de toda la Cámara.

Se ha leído una declaración de repulsa y reprobación dirigida a los políticos de la Comunidad Valenciana que han sido condenados por corrupción y los que puedan serlo en un futuro. Y se ha pedido a ayuntamientos, diputaciones y universidades, entre otras instituciones, que denuncien los casos que conozcan, y que perseveren en la prevención.

Rita Barberá

La presidenta del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV), Isabel Bonig, ha afirmado que no ha sido una buena idea incluir a la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en la Diputación Permanente del Senado, pero que es una decisión de la que tiene que responder el grupo popular del Senado. Sobre qué hará el partido en el caso de que Barberá resulte imputada, Bonig ha dicho que "lo dijo el presidente del PP: desde el presidente nacional hasta el último de los militantes, se le aplicarán las mismas medidas"

Además, se les ha solicitado que vayan más allá, retirando las placas conmemorativas en las que figure un cargo público condenado por corrupción, o que sea condenado en el futuro por sentencia judicial firme. Tras la declaración los diputados se han puesto en pie y han aplaudido.

Sin embargo, la paz y el consenso han durado hasta que Puig ha señalado que le costaba dar normalidad a la sesión con lo que estaba pasando en el PP. El jefe del Consell respondía así a la presidenta de los conservadores, Isabel Bonig, que acusaba a Puig de que le dolieran los buenos indicadores económicos que registra la Comunidad Valenciana. "Lo que duele son las páginas de los periódicos todos los días con su basura", le ha espetado Puig. "Ustedes, como Armstrong, fueron dopados a todas las elecciones. Devuelvan también el título y pidan perdón", ha reclamado.

La vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra, de Compromís, no se ha andado por las ramas. Directa, como es habitual, ha resaltado que era irónico que "los cargos del PP vengan directamente de declarar en el juzgado a aplaudir de pie una declaración institucional contra la corrupción". "Sus muertos en el armario estaban bien vivos, desviando dinero. Un 4 % del PIB nos cuesta la corrupción, su corrupción, y eso también compromete la creación de empleo", ha denunciado Oltra.

La portavoz del Gobierno valenciano ha preguntado de qué plazo dispone el PP para la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el parlamentario nacional Oscar Clavell, procesado por los supuestos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y fraude, para enviarlos al grupo mixto, "donde ya está el diputado, [Pedro] Gómez de la Serna".

Bonig ha señalado que si el Tribunal Supremo dicta un auto de procesamiento o apertura de juicio oral contra Clavell, "como todo militante dejará el acta, de acuerdo con los estatutos del partido". La líder popular ha pedido prudencia para este caso porque se trata, ha dicho de una cuestión administrativa y no de corrupción.