Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las familias cierran filas apoyando a los Maristas de Sants-les Corts

Un centenar de personas organizan una cadena humana exigiendo respeto por la institución

Cadena humana de alumnos, ex alumnos, padres y profesorado del Colegio de los Maristas sacudido la semana pasada por un caso de abusos sexuales, an apoyo al colegio y al profesorado. Massimiliano Minocri ATLAS

Un centenar de alumnos, exalumnos, padres, madres y exmaestros han rodeado esta tarde con una cadena humana el colegio Maristas de Sants – les Corts reivindicando respeto por la institución religiosa y de enseñanza. Hasta cuatro profesores y un monitor de comedor han sido denunciados en las últimas semanas por haber abusado o agredido sexualmente de decenas de niños. Pese a las denuncias, los asistentes a la protesta han asegurado que se esta llevando a cabo una verdadera campaña de “desprestigio” contra la institución.

Los manifestantes han exhibido una pancarta que rezaba “en apoyo a las víctimas y al profesorado”. Aun así, sólo se han escuchado reproches a los medios de comunicación y ninguna proclama en favor de las víctimas de abusos sexuales. Josep Castañer, un exalumno que primero llevó a sus hijos al centro y ahora a sus nietos, aseguraba esta tarde: “Se publican muchas cosas que no me creo, hemos venido a apoyar a la institución y al profesorado”.

Pilar Jansana, una madre, aseguraba que sólo se ha destapado un caso, “como pasa en otros colegios estamos muy tranquilos con la escuela”. Jansana no acaba de creerse que los cinco denunciados sean culpables.

Otro de los padres incluso ha llegado a defender al exdocente y pedófilo confeso: “Benítez era buen profesor, nos duele lo que ha pasado porque el escándalo no es propio de Benítez, además nuestros hijos, que aseguran que nunca vieron nada extraño, son ingenieros mientras que los que le están denunciando no son nadie”.

La convocatoria fue publicada en las redes sociales y a la misma han acudido hasta exprofesores del centro. Uno de ellos es el jubilado Félix Rodríguez que dijo conocer a Benítez y criticó, con los ojos llorosos que se “meta a todo el mundo en el mismo saco”. Rodríguez quiso dejar muy claro que el monitor denunciado el pasado diciembre por cinco familias no es miembro de la escuela sino que “fue un subcontratado de la fundación Pere Tarres”. Una madre ha recordado, con orgullo, como en 2011 el “director no dejó acabar la clase a Benítez, en cuanto se enteró de lo sucedido lo echaron”.

Uno de los jóvenes llevaba un cartel que mostraba a todo aquel que pasaba por delante del centro: “No todos tenéis la culpa, todo lo que somos es gracias a vosotros”, en referencia a sus maestros. Tras minutos entrelazados se despidieron con un aplauso mostrando que la institución sigue unida pese a los "ataques".