Selecciona Edición
Iniciar sesión

El grupo chino Wanda pone a la venta el edificio España

El inmueble fue adquirido en el verano de 2014 al Banco de Santander por 265 millones de euros

El grupo chino Wanda vende el edificio España. /Foto: Samuel Sánchez / Vídeo: EFE

El grupo chino Dalian Wanda ha decidido este jueves poner a la venta el rascacielos madrileño España, que adquirió en el verano de 2014 al Banco de Santander por 265 millones de euros, renunciando a la reforma para convertirlo en un centro comercial y hotel de lujo. Las dificultades técnicas de una obra en la que la Comisión Local de Patrimonio Histórico (que preside y controla la Comunidad de Madrid, del Partido Popular, y en la que también participa el Ayuntamiento de la capital, de Ahora Madrid) le había impuesto conservar intactas la fachada de poniente y los laterales por su valor histórico y simbólico para la ciudad, podría ser la razón principal del pinchazo del proyecto.

La citada comisión rechazó hace unos meses la petición del grupo chino de derribar el edificio España y reconstruirlo "con los mismos materiales, formas y dimensiones", aunque después presentó otro proyecto, de acuerdo con las premisas de Patrimonio, que estaba siendo analizando por el Consistorio. Las conclusiones de ese informe han perdido interés ahora dado que Wanda ha encargado a la consultora JLL la venta del edificio España tras resultar adjudicada en un proceso competitivo con varias compañías, han indicado a Efe fuentes del sector.

Wanda reconoció hace unos días que estaba "reconsiderando por completo las obras de reconstrucción" del edificio, tras semanas de rumores sobre una posible retirada del proyecto. Anteriormente, a mediados de enero, se conoció que la filial española Wanda Development Madrid, encargada de las obras de remodelación, había decidido cerrar, lo que implicaba el despido de una veintena de sus empleados y desató los rumores sobre un posible fin del proyecto.

La multinacional china adquirió el emblemático edificio con el objetivo de poner en marcha un hotel, viviendas y un centro comercial a sabiendas de que el inmueble estaba entonces protegido con un nivel 3 parcial por su valor histórico-artístico, lo que impedía tirarlo abajo, según la versión del Ayuntamiento de Madrid. Wanda también posee un 20% de las acciones del Atlético de Madrid y está detrás de la llamada Operación Campamento, un proyecto de ocio y viviendas que podría suponer una de las mayores inversiones en la historia de la capital española, por valor de unos 3.000 millones de euros.

El delegado de Economía del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, ha asegurado hoy que la multinacional china Wanda es "un grupo más" que ha destinado al edificio España una cantidad que supone tan solo un 10 % de la totalidad de la inversión extranjera en el tercer trimestre de 2015. El grupo inversor Wanda admitió de forma oficial la pasada semana que estaba replanteando de forma legal el proyecto que había puesto en marcha para rehabilitar el que en su día fue el mayor rascacielos de Europa, desde hace años en desuso, situado en la plaza de España de la capital.

"Un efecto dominó"

Sobre estas informaciones, la portavoz municipal, Rita Maestre, ha recalcado que este asunto concierne a un edifico "de propiedad privada que tiene un dueño privado". Maestre ha concluido que, mientras se cumpla la ley, el Gobierno de la ciudad estará encantado de que Wanda o cualquier otro "haga negocios en Madrid".

Para la portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Begoña Villacís, si el inversor chino abandona el proyecto de remodelación se producirá un efecto dominó a escala internacional que disminuirá la inversiones en la ciudad de Madrid. "Si se va Wanda lo que va a leer todo el mundo es que una empresa, como Wanda, es espantada por Madrid", ha asegurado la portavoz de Ciudadanos.

"No puede ser" que los inversores "tengan que ver" cómo el cambio de signo político afecta a sus inversiones en Madrid, ha añadido Villacís, que cree que si los inversores no están "seguros" salen "despavoridos". Villacís sostiene que Madrid necesita unos "buenos negociadores" que gestionen las inversiones y "barran para casa" y no personas que se sienten, no hagan nada y esperen que los problemas se solucionen "como haría algún presidente".

Más información