Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sanidad afirma que el 80% de las urgencias no son hospitalarias

El consejero Sánchez Martos pide que antes de ir a un centro sanitario por iniciativa propia se llame al 112

El consejero de Salud de Madrid, Jesús Sánchez Martos, tiene un remedio para que no se colapsen las urgencias hospitalarias: que la gente no vaya. “El 80% no debería ir al hospital; se les podría atender en casa, en atención primaria”, ha dicho esta mañana en un foro organizado por el bufete Cremades-Calvo Sotelo. Por eso recriminó a la oposición que cuando critica el caos del servicio no mencione su uso indebido.

“Los pacientes no deben ir por su cuenta a urgencias del hospital”, ha dicho el consejero Sánchez Martos. “Lo que deben hacer es llamar al 112 y ahí les aconsejarán. En atención primaria la media de espera es muy inferior a la de los hospitales”. Las urgencias son uno de sus mayores problemas puntuales, y las listas de espera —para las que la comunidad de Madrid acaba de aprobar una ley— la más urgente, ha afirmado Sánchez Martos, antes de dedicarse a otras cosas. Por ejemplo, ante el gran servicio que el consejero afirma que se presta —“la mejor sanidad de España”, repitió varias veces—, su siguiente objetivo es que en los indicadores de calidad pese más “la humanización” de la atención.

“Hay que buscar que sea confortable. Es algo intangible que se puede hacer tangible”, ha explicado. Por ejemplo, entre sus planes está que los hospitales dejen de cobrar por el uso de televisores o del aparcamiento a las familias de los enfermos. Otra idea es, una vez garantizado el derecho de todos los enfermos de estar acompañados, el de asegurar “un horario de no visitas, de 9 a 13”, porque es cuando se hacen las pruebas a los hospitalizados. También anunció que va a convocar un premio de pintura “cuando pueda” de manera que las obras que no ganen sirvan para decorar los centros sanitarios. En esta línea apuntó el logro de dejar de cobrar los 10,20 euros que el anterior Gobierno estableció por renovar la tarjeta sanitaria.

El foro coincidió con los primeros siete meses de Sánchez Martos en el cargo. En su balance ha destacado que “todavía hoy” se goza de un Estado del bienestar. “Me gustaría decir que eso está garantizado”, ha dicho. También ha resaltado su papel: “No soy el consejero de la sanidad pública; lo soy de la pública y de la privada”.

Su única mención a las cuentas del sistema ha sido que “la sostenibilidad se consigue con eficacia y excelencia”. Respecto al personal, ha afirmado: “No tengo dinero para pagarles más, pero puedo ponerles en valor”. Y, sobre los sindicatos, ha manifestado su sorpresa al ver que “restan entre ellos, no suman”. “No se llevan bien, tienen mucho afán de protagonismo”.

Sánchez Martos ha evitado referencias al sistema que ha recibido de sus antecesores, también del PP. Veladamente aludió a la ola de nuevos hospitales (siete) inaugurados por Esperanza Aguirre, la anterior presidenta, al poner como ejemplo que no puede “estar orgulloso porque la obesidad mórbida se opere en 19 hospitales; el objetivo es que se opere en cuatro”.

Para el futuro, ha anunciado un Libro Blanco prospectivo hasta 2040 “para saber lo que puede ocurrir”. Y ese futuro está marcado por el aumento de enfermos crónicos ligado al envejecimiento. Al respecto ha mencionado medidas o propuestas que habría que tomar más adelante, como “que los semáforos duren en verde 10 segundos más, con lo que se evitarían caídas y fracturas de caderas”. También que “los niños no podrán ir en bicicleta por las aceras” y que “los conductores de autobús no puedan dar un frenazo aunque vayan tarde”.

Sánchez Martos ha insistido en que hace falta un pacto de Estado para la sanidad, aunque no sea de su competencia. “La oposición dice que no es posible, pero yo ya he conseguido cuatro microacuerdos por unanimidad (lista de espera y muerte digna, entre ellos). Llevo cuatro de estos microacuerdos en siete meses. Eso son unos 28 en la legislatura, que ya sería todo un pacto de Estado”, ha afirmado.

Más información