Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

González emplea a 1.880 universitarios nativos para los colegios bilingües

Los sindicatos denuncian la creación de "un sistema paralelo de contratación ilegal"

Ampliar foto
Ignacio González, durante la visita a un colegio bilingüe.

La guerra entre el Gobierno de Madrid y los sindicatos por la contratación de nativos extranjeros para que se integren en los colegios públicos y concertados de la comunidad ha vuelto a estallar. Los colegios sostenidos con fondos públicos de la Comunidad de Madrid recibirán el próximo curso a 1.880 profesores nativos de países de habla inglesa.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, busca con esta medida “reforzar” la enseñanza de idiomas, principalmente del inglés, ya que 1.100 de estos nativos trabajarán en 335 colegios bilingües —los que imparten algunas materias en inglés— y otros 425, en institutos del mismo tipo. Se integrarán en estos centros como “auxiliares de conversación” y su tarea será apoyar a los docentes que impartan las clases en inglés, insisten en especificar fuentes de la comunidad.

Sin embargo, con estas contrataciones llueve sobre mojado y los sindicatos no se fían de que sea así. La razón principal es que Madrid “contrató ya a nativos hace dos cursos para impartir clases en inglés en estos centros ocupando plazas de forma irregular, sin pasar ningún contrato de oposición. Este curso volvió a contratar a cerca de una treintena de nativos, aunque en esta ocasión lo hizo fuera de cupo, pero fue porque los sindicatos recurrimos esas primeras contrataciones irregulares”, señala la secretaria general de la Federación de Enseñanza de Madrid de CC OO, Isabel Galvín.

50 nativos ya son profesores de apoyo

Los responsables de la Consejería de Educación madrileña insisten en que los nativos que “reforzarán” el próximo curso la enseñanza de idiomas en centros sostenidos con fondos públicos van a trabajar como “auxiliares de conversación bilingües”. A ello añaden que este curso ya hay 1.685 jóvenes que realizan estas funciones en colegios e institutos madrileños.

De los 1.880 que acudirán el año que viene, 1.100 trabajarán en 335 colegios bilingües y otros 425, en 96 institutos. Algunos centros de secundaria no bilingües también contarán con 282 auxiliares nativos. El resto estarán repartidos en centros que imparten alemán y francés (39 nativos) y en otros programas de centros educativos (34). El presupuesto de contratación de los auxiliares bilingües asciende a 17,3 millones de euros.

Sobre los nativos que sí trabajan como profesores este curso, fuentes de Educación, explican que “hay 50 profesores nativos en los centros bilingües de la Comunidad de Madrid” y que “estos docentes están trabajando como profesores de apoyo, no titulares y, en todos los casos, cuentan con un profesor titular de la asignatura”.

Respecto a la cifra de docentes españoles que dan sus clases en inglés este curso en centros bilingües, un total de 4.603 se hallan habilitados para impartir esas asignaturas: 2.667 en Primaria; 1.074, en Secundaria, y los otros 862 profesores que pueden impartir el currículum avanzado de inglés, en los centros con sección de este idioma, según las mismas fuentes.

El próximo curso se sumarán al programa bilingüe de Madrid 22 nuevos centros: 17 colegios públicos y cinco institutos. Ello supondrá que el próximo curso, esta iniciativa llegará a un total de 335 colegios públicos y 96 institutos, lo que supone el 44% de los primeros y el 28% de los segundos existentes en la región.

Los sindicatos mayoritarios apoyan la contratación de profesorado de otros países, pero siempre y cuando superen el mismo proceso de selección que los españoles y acrediten con ello el conocimiento del currículo español y de la lengua española. “Pero lo que se está promoviendo desde el Gobierno de Madrid es la creación de un sistema de contratación paralelo para los centros financiados con fondos públicos”, afirma Galvín.

Su sindicato recuerda en un comunicado que “la Comunidad de Madrid pretende publicar de forma inminente un decreto para regular la contratación de nativos angloparlantes para los centros bilingües de forma discriminatoria para el profesorado español, pues para ejercer el mismo puesto de trabajo, a este último se le exige conocer los dos idiomas, mientras que a los nativos angloparlantes no se les exige el conocimiento del castellano”.

Tanto CC OO como UGT desconfían de la palabra de los responsables del Ejecutivo regional. “No nos creemos que la totalidad de esos 1.880 profesores nativos vayan de verdad a trabajar como auxiliares de conversación junto a los docentes que de forma regular den las clases en los centros bilingües”, apunta Eduardo Sabina, secretario general de FETE-UGT Madrid. Y no es por pura desconfianza con la Administración popular, aseguran las centrales. “Hemos recibido denuncias de centros bilingües, en concreto de institutos situados en el área territorial de Madrid capital, en los que la directora de la zona, Belén Aldea, firmó la contratación de forma ilegal de profesores nativos que están impartiendo clases de las asignaturas ordinarias que se dan en inglés, algunos de los cuales ni siquiera tienen conocimientos de español”, asevera Sabina.

UGT ha presentado una denuncia ante los juzgados de la plaza de Castilla contra Belén Aldea, por ser la persona que, según dicha central, ha firmado esos contratos “ilegales”.

En su comunicado sobre este anuncio, los responsables de FETE de Madrid se muestran aún más duros, acusando directamente a la consejera de Educación, Lucía Figar, de “dar a la sociedad madrileña una información sesgada, confusa y, en algunos casos, errónea sobre el proyecto bilingüe de la Comunidad de Madrid”. Y advierte de que “un auxiliar de conversación no tiene plena competencia docente, por lo que su función es de apoyo al profesor titular, recibe un nombramiento oficial por el periodo de un curso escolar y su situación de estancia legal es como estudiante”. “Este programa no es, además, exclusivo de Madrid ni de los centros bilingües y algunos auxiliares los financia directamente el Ministerio de Educación”, concluye.