Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos sindicatos piden que se impugne la prueba de la unidad de seguridad

Ambas formaciones reiteran el poco plazo del test y que las preguntas no se ajustan a la actividad de los agentes

Agentes de la Policía Municipal en la plaza de la Villa el pasado febrero. Ampliar foto
Agentes de la Policía Municipal en la plaza de la Villa el pasado febrero.

Dos sindicatos de la Policía Municipal de Madrid han pedido a los 250 aspirantes que impugnen la prueba celebrada el pasado viernes para incorporarse a la Unidad de Apoyo a la Seguridad (UAS) y que incluía preguntas sobre la familia y la patria. Ambas formaciones critican la rapidez en el proceso de selección. También lo consideran innecesario ya que los agentes de la anterior unidad ya habían sido seleccionados y estaban formados.

La polémica continúa desde el pasado fin de semana cuando se filtraron las preguntas del test psicotécnico celebrado en el Centro Integral de Formación de Seguridad y Emergencias (CIFSE). En ellas se hacía especial hincapié en temas como la autoridad, la disciplina, el patriotismo o la lealtad. Estas cuestiones no tienen nada que ver con las posibles actuaciones que desarrollará la UAS, dedicada al orden público y el control de masas, según critican los policías.

El Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM, el mayor del cuerpo) y la Asociación de Policía Municipal Uniformada (APMU) se ofrecieron ayer a los policías a que impugnen la prueba. El secretario de CPPM en Madrid, Francisco Torres, calificó de “examen político” el test: “A saber si no viene propuesto por algunos de los que iban a formar parte de los gestores de barrio o de los jurados populares”.

“Lo que se pretende con esta unidad es una auténtica disección ideológica-política, desde la prohibición de intervenir en desahucios, disminución de efectivos, retirada del uniforme específico que portaban a pesar de su operatividad, etcétera. Todo esto para utilizarles en todos los eventos que se celebran en Madrid, cada vez más y con menos apoyo”, critica Torres.

“Los contenidos de la prueba poco o nada han versado sobre las funciones reales de dicha unidad, cuando para los concursos de otras unidades se han confeccionado pruebas muy complicadas y que versaban completamente sobre los contenidos a utilizar en ellas”, añade Torres.

El secretario de la APMU, Carlos Bahón, recordó que la prueba se convocó con solo 48 horas de antelación, pese a que las instancias se pudieron presentar hasta el 10 de abril. Ese es el motivo por el que no se hayan presentado 43 aspirantes (casi el 20%). “Hay a compañeros que les ha pillado fuera de España o con billetes de viajes ya comprados. No entendemos tanta premura, por lo que pedimos que pidan un día de incidencias y se repita la prueba para los que no se pudieron presentar”, concluyó Bahón.

Una portavoz de la Concejalía de Seguridad de Madrid ha mantenido en todo momento que la prueba psicotécnica buscaba conocer el perfil de autoritarismo de los aspirantes. También ha afirmado que este tipo de pruebas se hace en otros cuerpos de seguridad, como la Policía Nacional o la Guardia Civil. Según su versión, la prueba fue aprobada por unanimidad de toda la comisión que integra la prueba de acceso a la UAS, incluidos los sindicatos del cuerpo. Estos niegan que conocieran el contenido literal de las preguntas, ya que el test fue redactado por una asesora del Director General de la Policía Municipal.

¿Está de acuerdo o en desacuerdo?

1. La obediencia y el respeto a la autoridad son las primeras virtudes que deben inculcarse a un niño.

2. Lo que necesita la juventud es disciplina, determinación y deseo de luchar y trabajar por la patria y la familia.

3. Si se hablara menos y se trabajase más, todo iría mejor.

4. Los principales deberes de todo ciudadano son el patriotismo y la lealtad a los superiores.

5. El industrial y el comerciante benefician más a la sociedad que intelectuales y artistas.

6. Aunque a veces no nos guste reconocerlo, en el fondo nuestros padres tenían siempre razón cuando nos reprendían.

7. Si a muchos jóvenes les gustase más el trabajo, habría menos delincuencia.