Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos renunciaron a cambiar el test de la unidad de seguridad

Los aspirantes se quejan de que las preguntas no están relacionadas con la labor que desarrollará este servicio

Policías municipales, en un control de tráfico. Ampliar foto
Policías municipales, en un control de tráfico.

Los representantes de los sindicatos que acudieron al examen del pasado viernes para la selección de la unidad de apoyo a la seguridad (UAS) de la Policía Municipal de Madrid renunciaron a cambiar las preguntas, pese a que no estaban de acuerdo. Así lo expresaron ayer, tras conocer el revuelo montado en el cuerpo ante las preguntas sobre la patria y la familia que cayeron en el test psicotécnico. De los 250 aspirantes a esta nueva unidad, 43 policías no acudieron al examen.

La razón que ha dado algún representante sindical es que el examen había sido redactado por la asesora del Director General de la Policía Municipal y que lo llevaba listo para imprimir. Así se evitaban filtraciones. A ello se unió que el test solo vale un punto sobre los 10 totales del resto de las pruebas de selección. “Si llegamos a discutir el fondo de las preguntas, no se habría hecho todavía el examen. Era para recurrir toda la prueba”, reconocen fuentes sindicales. “No lo vamos a hacer porque eso demoraría aún más el proceso de selección y no se resolvería hasta después del verano”, añaden.

El Ayuntamiento ha mantenido que esta pruebas había sido consensuada con los sindicatos que participan en la selección y que estos test buscan conocer el perfil psicotécnico de los aspirantes. Afirman que se realiza en todas las convocatorias de acceso y ascenso de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, entre otros.

Convocatoria muy justa

El examen se celebró el pasado viernes en el Centro Integral de Formación de Seguridad y Emergencias (CIFSE), en el distrito de Latina. Los aspirantes se quejan de que se les dio poco tiempo desde que se les citó. Eso derivó en que cerca de un 20% de los que optaban a la plaza no acudieran al examen. Otros 15 fueron excluidos del proceso.

Los afectados se quejan que las preguntas no están relacionadas con la actividad policial que desarrollará la UAS, como control de masas, orden público y botellón. La protesta se basa en que en otros procesos de selección, como el de la unidad contra los delitos de odio, las cuestiones han estado relacionadas con el trabajo de estos agentes. De ahí, que algunos policías hayan calificado como “test ideológico político” la prueba y desconocen a estas alturas qué tipo de perfil se busca.