Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia prohíbe a partir de hoy estacionar en el carril del autobús

La concejal de Policía Local subraya que el objetivo de esta medida "no es multar"

El carril bus de la calle de Guillem de Castro un viernes por la noche.
El carril bus de la calle de Guillem de Castro un viernes por la noche.

El Ayuntamiento de Valencia prohíbe a partir de hoy -entre las 22 horas y las 8 de mañana- el estacionamiento en el carril bus después de una intensa polémica entre los socios del Gobierno municipal sobre cuándo y cómo aplicarla. La Concejalía de Movilidad, que dirige Giuseppe Grezzi, retira a lo largo de la jornada las placas que desde hace 19 años lo autorizan. 

La prohibición la anunció Grezzi en marzo para su puesta en marcha en abril pero sus socios de Gobierno -Socialistas y València en Comú- pidieron más tiempo para consensuar la medida, cuyos principales detractores eran la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia y el negocio de la hostelería. Después de un tira y afloja, el veto se postergó al mes de mayo y hoy entra en vigor.

Para evitar equívocos, el alcalde Joan Ribó y los portavoces Sandra Gómez (PSPV) y Jordi Peris (VeC), han comparecido para dejar claro que la medida es por consenso, cerrando así un intenso debate.

El Consistorio ha anunciado que reforzará varias las líneas de autobús nocturno y ha mediado para que varios aparcamientos, sobre todo, del centro de la capital, ofrezcan tarifas planas para el estacionamiento por la noche. En total se ofertarán más de 1.700 plazas: 1.420 en los aparcamientos en Barón de Cárcer, el Mercado de Colón, Glorieta, Porta de la Mar y Ruzafa a un precio de entre 5 y 6'95 euros y 300 en el de la Plaza de la Reina, a 6 euros.

Ribó ha explicado que se reunió con la Federación de vecinos para trasladarle esta medida y desde esta asociación se insistió en que se ampliará al máximo las líneas de la EMT. Al respecto, ha apuntado que este refuerzo dependerá del presupuesto ya que "el Gobierno del Estado ha sido terriblemente generoso con València y es posible que nos sobre el dinero". "Estoy ironizando por supuesto", ha recalcado.

La concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, ha subrayado que el objetivo de esta medida "no es multar". Por ello, pondrán previamente en marcha una medida para recordar a los conductores esta prohibición.

Consenso final

Ribó ha recalcado que ha sido un acuerdo consensuado de todos los grupos en los que "todos han cedido tras un debate y que es una resolución que pensamos que supone avanzar hacia la movilidad sostenible en esta ciudad", ha destacado.

La portavoz socialista Sandra Gómez ha coincidido en que destacar "el acuerdo y el consenso" que ha habido entre los tres grupos de Gobierno y ha confiado en que las medidas que se pongan en marcha cuenten también con "el mayor consenso posible".

En esta línea, ha resaltado que este consenso "se va a abrir con la ordenanza de circulación en la que tendrá una especial participación la Concejalía de Participación Ciudadana con la de la Movilidad". "Creo que podemos estar satisfechos todas las partes con el acuerdo alcanzado y que pone punto y final al debate de esta medida que era novedosa y que se necesitaba un tiempo de adaptación por todas las partes implicadas en la ciudad", ha comentado

Jordi Peris, de València en comú, ha recordado que desde el primer momento se consideró esta medida "necesaria" porque contribuye a "un modelo de sociedad más sostenible" y con este acuerdo "se cierra este periodo de debate intenso" que se ha tenido dentro del Gobierno al cumplirse "todas las exigencias" que se plantearon.

Más información