Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hostelería se rebela contra Ribó

Los empresarios critican la decisión "no consensuada" de quitar el aparcamiento en el carril bus

La terraza de una cafetería  en la plaza del Virgen de Valencia.
La terraza de una cafetería en la plaza del Virgen de Valencia.

Los ánimos están caldeados en la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV) y el anuncio del Ayuntamiento de Valencia de que prohibirá el aparcamiento en el carril bus por las noches lo han recibido como la gota es ha parecido la gota que ha colmado el vaso. Manuel Espinar, presidente de la FEHV, ha exigido al Consistorio, que lidera Joan Ribó, medidas urgentes contra el botellón, los apartamentos turísticos ilegales y más agilidad en la concesión de permisos para las terrazas.

El colectivo empresarial ha advertido al Consistorio que prohibir aparcar de noche en el carril bus y taxi de la ciudad pone en riesgo unos 500 puestos de trabajo y puede afectar a más de 750 locales de hostelería. Espinar ha reconocido que la prohibición de aparcar en el carril bus se llevó a las mesas de movilidad pero "un 90% de sus miembros estábamos en contra. Pocas veces hay un consenso tan grande", ha dicho.

Con el presidente de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV), Manuel Espinar, en una rueda de prensa que ha ofrecido junto con el presidente de Asociación de Bares, Juan Carlos Gelabert; el de la Asociación de Restaurantes, José Palacios; el de Hospedaje, Vicente Tadeo; el de Pubs, Germán Valenzuela; y el presidente de la Asociación de Restauración Organizada, Iñaki Vázquez.

El gremio de los hosteleros han solicitado una reunión con el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzí, o con el alcalde para trasladarles su malestar y plantearles una decena de propuestas, entre ellas, que limiten la concesión de licencias de locales para evitar una excesiva concentración en algunos barrios de la ciudad, negociar la subida de las tasas de terrazas o que se limiten y regulen nuevas fórmulas de restauración al aire libre como los food-trucks.

Por su parte, el concejal Giuseppe Grezzi ha asegurado que los hosteleros "no deben temer una reducción de sus ingresos" por la medida de prohibir aparcar en el carril bus, ya que en otros barrios no existe esa opción de aparcar y los negocios y la gentes que disfruta del ocio nocturno crecen.

A preguntas sobre la reiterada petición de este sector de paralizar la medida, el edil ha asegurado que, antes de adoptar la decisión, analizó todos los detalles para que fuera "buena para todos" y ha recordado que hay una alternativa viable con los aparcamientos que han establecido una tarifa plana de noche.

Grezzi ha anunciado que se acaba de confirmar que un nuevo aparcamiento en la zona de ocio se ha sumado a la iniciativa acordada con otros cinco del entorno para ofrecer una tarifa plana nocturna de entre 5 y 7 euros máximo por noche, con unas 2.000 plazas.

"Estamos convencidos de que todos los aparcamientos que se lo estaban pensando, a medida que esto avance y hay posibilidad de que esté libre el carril bus, se sumarán y ofrecerán esos precios competitivos y será un beneficio para todos", ha añadido.

Más información