Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un desfalco amenaza con colapsar la red informática del Ayuntamiento de Madrid

Un caso de contabilidad en B sacude al organismo de informática municipal

Fachada del organismo de informática del Ayuntamiento de Madrid.
Fachada del organismo de informática del Ayuntamiento de Madrid.

La red de datos del Ayuntamiento de Madrid puede verse gravemente afectada por la paralización de tres contratos del organismo informático municipal (IAM). Los contratos, por un importe total de dos millones de euros, se suspendieron en noviembre tras detectar que se habían creado a través de ellos una contabilidad paralela supuestamente ilegal gracias a facturas falsas de productos jamás entregados. A raíz de este hecho, el Consistorio no puede instalar los nuevos servidores y antenas necesarios para renovar la red de comunicación. La gerente de la ciudad y máxima responsable del organismo, Carmen Román, admitió en una reunión la existencia de "incidencias", aunque desde el Ayuntamiento sostienen que el servicio está operativo.

En verano del año pasado, el actual gerente del IAM, Fernando Pérez, nombrado tras la llegada de Manuela Carmena a la alcaldía de Madrid, fue advertido del peligro de una "quiebra técnica" en la red de comunicación del Ayuntamiento. Los servidores que almacenan datos y permiten la conexión interna al Consistorio son tan viejos que los fabricantes ya no los producen. Esto significa no se pueden arreglar en caso de fallo, y por esta razón el responsable del IAM encargó la compra de más de cien nuevas antenas y soportes.

Para adquirir e instalar estos dispositivos, el IAM firmó tres contratos por un importe de más de dos millones de euros. Estos contratos se habilitaron por "el volumen de demanda de instalación de red" y por el "estado crítico de la red y de los servidores [del Ayuntamiento]", según reza un informe municipal reservado al que ha tenido acceso EL PAÍS. Estos equipos tenían que abarcar 685 sedes "con grandes necesidades de conexión en volumen y velocidad, además de 300 sedes con menor necesidad". Sin embargo, parte del material encargado a través de estos contratos no llegó al IAM. El dinero de la compra se desvió a una hucha virtual en B, cuyo fin se desconoce.

Mientras el IAM encargaba y gestionaba la compra de las antenas, el subdirector del organismo comenzó una reorganización del almacén informático, en el que se hallaban equipos sin inventariar. Durante las pesquisas, el subdirector vio cuatro cámaras de vigilancia que estaban grabando y ordenó, de acuerdo con el gerente del organismo, que se apagaran.

En noviembre de 2016, al acabar la investigación, una denuncia anónima advirtió de la existencia de una contabilidad paralela vinculada a los contratos mencionados. Tras recibir la denuncia, la gerente de la ciudad, persona de confianza de Carmena, decidió cesar al subdirector del IAM, pero no tomó medidas contra el gerente, nombrado por el equipo de gobierno de Ahora Madrid en 2015. Todavía se desconoce si el actual gerente del IAM sabía de la existencia de la contabilidad en B antes de que se presentara la denuncia.

El informe interno señala que la paralización de los contratos mencionados puede implicar que "quede inoperativa durante un tiempo una inversión en electrónica de 5,9 millones de euros". Hasta ahora, el Ayuntamiento ha asegurado el cumplimiento de 400.000 euros de los contratos paralizados. Unos 800.000 euros de pagos están "certificados" , pero no se han ejecutado. También se desconoce el destino de otra partida de 700.000 euros. Fuentes internas del IAM revelan que en el almacén yacen más de 100 dispositivos (sobre todo antenas) que no se pueden instalar: estas fuentes hablan de "una posible caída de la red de datos y del servicio informático municipal".

En la última reunión del IAM, del 10 de febrero, la misma gerente de la ciudad, Carmen Román, admitió la existencia de "incidencias en el servicio" debido a la cancelación de esos contratos. Detalló que no se podía realizar las instalaciones previstas. Desde el Ayuntamiento subrayan, por otro lado, que nada puede quedar inoperativo. Aunque reconocen que tras la cancelación de los contratos pueden generarse "retrasos" en algunas actuaciones, insisten en que esas demoras no afectan a la red Tetra de comunicaciones de la Policía municipal.

El equipo de Ahora Madrid responde así a las advertencias de la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) sobre la falta de repetidores que provoca la existencia de zonas oscuras en la capital, sobre todo en Tetuán y Lavapiés. Carlos Bahón, presidente de la APMU, afirma que en algunos casos los policías "tienen que usar sus teléfonos móviles para comunicarse entre otros", informa F. J. Barroso. El informe municipal confirma que en el almacén del IAM existen equipos Tetra sin inventariar. Toda esta red depende de su servicio.

La gerente de la ciudad ha convocado para el próximo martes un consejo rector extraordinario del IAM para abordar el asunto. En el ojo de la tormenta podría caer Fernando Pérez, actual director del ente, que hasta ahora no ha sido alcanzado por la investigación interna del Ayuntamiento. Pérez fue nombrado por el ejecutivo de Carmena.

Un informe que tarda en hacerse público

Las sospechas de que alguien dentro del IAM desviaba fondos de la contabilidad oficial para destinarlos a una hucha paralela, en B, emergieron en noviembre del año pasado. Durante una reorganización del almacén del organismo de informática municipal se detectaron cajas de material sin inventariar. Mientras se hacía la pesquisa, cuatro cámaras de vigilancia fueron desactivadas. Ante la protesta de algunos empleados, el gerente del IAM sostuvo que el apagón se debía a una "incidencia técnica". La reorganización del almacén duró varios meses.

En noviembre, cuando la pesquisa había acabado, un denunciante advirtió al Ayuntamiento de que existían "bolsas" de dinero en una contabilidad paralela. La gerente de Madrid, Carmen Román, responsable político del IAM, analizó la situación y ordenó el cese "preventivo" del subdirector del ente.

En enero, el caso fue desvelado por este periódico y en febrero el Ayuntamiento entregó a la Fiscalía la investigación. Afirmó que encargaría una auditoría "independendiente" de los últimos cincos años de contratos en el organismo. Esta auditoría, según aseguran fuentes municipales, ya se ha puesto en marcha por parte de la Intervención General del Consistorio, organismo dirigido por María José Monzón Mayo. También se comunicó que se abrirán expedientes disciplinarios a otras personas en el IAM.

El Consistorio entregó a la Fiscalía un informe elaborado durante la inspección interna. Este informe avala en sus conclusiones los indicios de corrupción y de contabilidad paralela supuestamente ilegal. El documento no se ha hecho aún público, pese a que el Ayuntamiento dijo que habría informado debidamente al acabar la inspección.

El concejal socialista, Antonio Miguel Carmona, que fue uno de los primeros en advertir sobre la existencia de una posible contabilidad en B en el IAM, pide que el equipo de gobierno actúe de forma transparente ante la existencia de un posible caso delictivo. Se trataría de la primera trama descubierta durante el gobierno de Manuela Carmena. El edil criticó que los concejales se enterasen del caso a través de la prensa y exigió "luz y taquígrafos cuanto antes en este asunto".

Más información