Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autor de la ‘mascletà’ más potente de la historia de las Fallas

El pirotécnico Ricardo Caballer se define como empresario y artista

Fallas 2017
El pirotécnico Ricardo Caballer.

El trabajo de pirotécnico no se estudia en ningún sitio. Se aprende en el taller, entre la pólvora y los consejos de los mayores. Ricardo Caballer, acaba de cumplir los 40 años y es el último de una saga de pirotécnicos valencianos que arranca en 1881. Entró en la profesión con 20 años, compatibilizando estudios y ayuda a la familia: “Había que trabajar muchas horas, en fiestas y en verano cuando los otros estaban en la playa; pero cuanto más trabajaba más me gustaba”. El riesgo fue un factor que le hizo dudar desde el principio. “Con 10 años no me dejaban entrar”, recuerda. Es un perfeccionista que ha firmado la primera mascletà vertical de la historia de las Fallas, denominada del Espolín, el pasado febrero, y ya piensa en un nuevo reto. “Me considero empresario, gerente y artista, desmarcándonos del coeter tradicional y aportando lo que aprendes al viajar por el mundo”.

La gran mascletà ha sido un sueño cumplido, complicado y técnicamente muy elaborado. Mezcla de tradición, vanguardia, castillo y mascletà: “Quería disparar en Valencia un espectáculo digno de la ciudad y lo he hecho”. Y ver a la gente disfrutando emocionada “no tiene precio”, subraya. La base del trabajo viene de la experiencia acumulada, explica Caballer recordando las fórmulas del abuelo. “Algunas son imposibles de hacer actualmente por peligrosas”, recuerda.

Ricasa, la empresa que dirige en Olocau (Valencia), dispone de un know-how “que no tiene nadie en el mundo ahora mismo”, y una plantilla de 86 trabajadores. La estructura de funcionamiento de la pirotecnia permite compartir información, introducir innovaciones y mejorar los espectáculos “casi sin que te des cuenta, es la dinámica del día a día”. En 2016 consiguieron en Montreal (Canadá) el máximo galardón en el mundo de la pirotecnia: el premio Júpiter de Oro.

Las redes sociales se han incorporado al mundo de la pirotécnica. Sus trabajos se difunden en Youtube. Lo copian pero divulgan su nombre en todo el mundo: “El que copia siempre va detrás. Youtube ha sido un medio de venta muy bueno”.

La internacionalización ha sido la fórmula que ha permitido a esta empresa pirotécnica esquivar la crisis económica española y superar a la competencia local. El 85% del negocio lo realizan fuera de España. “Aquí tenemos un proceso de contratación erróneo, a la baja, se compran kilos de material pero no calidad, y luego hay poco control del cumplimiento de los contratos. Yo vendo espectáculo no kilos”. La empresa comparte mercado con el material fabricado en China o Italia: “Valencia, tira chino”, bromea. El sector está muy mal y si solo trabajara en España, hubiera cerrado hace tiempo. “La profesión está en riesgo por culpa de los mismos pirotécnicos”.

Sus clientes proceden de todo el mundo. Las cajas de terremotos y carcasas, con destino a São Paulo o Miami, llenan el almacén preparadas para salir.

Más información