Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEV asume todo el poder patronal en la Comunidad Valenciana

La confederación empresarial cambia su ámbito provincial por el del conjunto de la autonomía

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, a la izquierda.
El presidente de la CEV, Salvador Navarro, a la izquierda.

La Confederación Empresarial Valenciana (CEV) ha dado este viernes el paso para asumir todo el poder patronal en la Comunidad Valenciana. La asamblea general de la organización ha votado de forma abrumadora el cambio en el artículo 4 de sus estatutos propuesto por su presidente, Salvador Navarro, lo que le permitirá captar asociados en Alicante y Castellón, además de en su ámbito natural de Valencia.

La confederación ha aprobado doblar la cuota por vocalía, que pasará de 652 a 1.304 euros al año. "Si queremos una patronal nos la tenemos que pagar", ha afirmado Navarro. La propuesta ha sido aprobada por 325 a favor y uno en contra.

La CEV se dispone así a llenar el vacío dejado por la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval), que ha solicitado la liquidación al no poder hacer frente a las deudas que le generaron los agujeros en las patronales provinciales de Alicante (Coepa) y Castellón (CEC).

Coepa: "Un grupo de Valencia se está autoproclamando patronal autonómica"

El presidente de la Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante (Coepa), Francisco Gómez, no solo no ha asistido a la asamblea de la CEV, a la que había sido invitado, sino que ha dejado claro que considera que la organización valenciana está invadiendo su terreno.

"Un grupo de empresarios de la provincia de Valencia se está autoproclamando unilateralmente como patronal autonómica valenciana". "Están dispuestos a decidir por nosotros, ignorándonos y marginándonos como las asociaciones más representativas que somos de la provincia de Alicante", ha afirmado Gómez en un desayuno organizado por su asociación ante 200 empresarios, informa Europa Press.

Gómez ha pedido "unidad" a los empresarios alicantinos. "Queremos evitar que desde fuera que desde fuera se impongan en nuestra provincia planteamientos y recetas no compartidas por los afectados".

El futuro de la CEC y Coepa es incierto, no solo por la ampliación del ámbito de actuación de la CEV, sino por sus propias crisis internas.

La iniciativa de Navarro ha sido apoyada por figuras clave del mundo empresarial valenciano. A la asamblea de la CEV han asistido el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, el presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana, José Vicente Morata, y el último presidente de Cierval, José Vicente González, que es vicepresidente de la CEOE. La patronal española ha estado representada por sus también vicepresidentes Antonio Garamendi, Joaquín Gay de Montellà y Juan Pablo Lázaro.

En la sede de la CEV ha podido verse al presidente de la gestora de la CEC en Castellón, Néstor Pascual, pero no así a representantes de Coepa.

Navarro ha planteado un modelo patronal basado en la superación del esquema provincial, "que no ha funcionado", la "vinculación voluntaria" de empresas y asociaciones sectoriales y comarcales, la voluntad de "integración" y "vertebración" de la comunidad autónoma, y en una menor dependencia de fondos públicos.

Las estructuras provinciales desaparecen como tales en el seno de la nueva CEV. Navarro ha achacado el final de Cierval, creada hace 35 años, a esa forma de organización: "El reparto de poderes en el seno de Cierval, con representación exclusiva y bloqueos accionariales de las organizaciones provinciales fundadoras, ha hecho imposible tomar las decisiones oportunas para posibilitar su adaptación".

Las provincias sí tendrán, sin embargo, consejos empresariales, cuyos presidentes serán vicepresidentes de la CEV. Estos consejos no efectuarán aportación económica a la organización autonómica.