Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva patronal valenciana aspira a tener el 60% de financiación privada

"Se trata de un proyecto multilateral y vertebrador", dice el presidente de la CEV

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, a la izquierda.
El presidente de la CEV, Salvador Navarro, a la izquierda.

La Confederación Empresarial Valenciana (CEV) será la nueva patronal autonómica el 3 de marzo, cuando los órganos directivos de la provincial voten la reforma del artículo cuatro de sus estatutos para modificar su ámbito territorial. La nueva CEV sustituirá a Cierval, que el martes acordó por unanimidad presentar "con carácter inmediato" el concurso de acreedores de la organización empresarial, en la modalidad de liquidación.

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, ha señalado que el objetivo es "vertebrar, integrar y conseguir un proyecto de futuro". "No se trata de un proyecto unilateral, sino multilateral y que sea vertebrador", ha defendido. Ha explicado que serán las asociaciones sectoriales y comarcales las que podrán "libremente" integrarse en la nueva autonómica que aplicará el principio de "una cuota, un vocal en la asamblea" para la toma de decisiones. Navarro ha avanzado que se aumentará las cuotas a sus miembros, aunque no ha precisado a cuanto ascenderá la subida, y que la nueva patronal cuente en un principio con un 60% de fondos privados y 40% públicos.

Además, la asamblea contará con una representación del 30 por ciento de las empresas asociadas y el 70% restante lo ostentará las sectoriales y comarcales. Sin embargo, ningún miembro de la organización concentrará más del 30% de la asamblea. Ha detallado que se constituirá un Consejo Empresarial por cada provincia que será el encargado de elegir a sus presidentes que serán vicepresidentes en la organización autonómica que contará, además, con tres vicepresidentes sectoriales. Los integrantes del Consejo Empresarial serán elegidos de entre los miembros de la asamblea autonómica.

No obstante, las estructuras provinciales serán "mínimas" y tendrán dependencia administrativa y organizativa de la autonómica, por lo que la mayor parte de la estructura se concentrará en la CEV que "no prestará servicios" porque esa será una labor de las sectoriales que son "las que de verdad conocen la realidad", ha manifestado Navarro.

Por otro lado y con el objetivo de que no se repitan "los errores del pasado", la nueva organización se dotará de un código ético y de buenas prácticas que contemple, como causa de pérdida de la condición de miembro, el impago de cuotas o el incumplimiento del código ético. En este sentido, una comisión de buen gobierno se ocupará de evaluar y proponer a los órganos de gobierno, medidas en estos casos.

Navarro ha puntualizado que se contará con la ayuda de una entidad especializada en materia de transparencia porque ve "fundamental" que los empresarios den la imagen que "la sociedad reclama". "Si algo te hace ir con la cabeza bien alta es la transparencia", ha destacado el presidente de la CEV.