Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coste de la consulta ciudadana se eleva a 1,1 millones de euros

La votación se cierra con el 7,8% de la participación y el gobierno de Ahora Madrid la califica de “éxito rotundo”

Ampliar foto
El concejal de Participación Ciudadana, Pablo Soto, en el centro de la imagen

La primera votación del Ayuntamiento de Madrid durante la era de Manuela Carmena se ha cerrado con 212.000 participantes que han votado por correo, presencialmente y por Internet. El coste del sufragio ha sido de 1,1 millones de euros. Las previsiones del Ayuntamiento estaban cifradas inicialmente entre 100.000 y 600.000 euros. Los madrileños mayores de 16 años han votado sobre el futuro de la Gran Vía y la Plaza de España, además de actuaciones en los distritos y dos propuestas ciudadanas sobre el billete único de transporte y sostenibilidad. El equipo municipal ha calificado de "éxito rotundo" la votación.

El referéndum sobre la plaza de España ha elegido como proyecto ganador al diseño conocido como Good By Mr. Ford, que prevé incrementar las zonas arboladas con jardines de olivos y crear un corredor verde entre la plaza, los jardines de Sabatini y el templo de Debod. Por lo que concierne a la Gran Vía, una avalancha de síes ha avalado la semipeatonalización de la arteria. La Gran Vía tendrá más pasos de peatones y aceras más anchas, tal y como han decidido mayoritariamente los más de 83.100 madrileños que han participado en las cuatro preguntas planteadas.

Un 85% de votantes se han manifestado a favor de ampliar las aceras de la Gran Vía frente al 14% que rechazaba esta medida. Otro 88% ha apoyado la mejora de las plazas traseras. Un 67% ha abogado por incrementar los pasos de peatones y un 92% ha votado que el transporte público tenga prioridad. Las obras para remodelar la Plaza de España y la Gran Vía comenzarán a final de año, ahora comienza la redacción de los proyectos.

En cuanto al gasto, el delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, ha afirmado que el desembolso supone "un coste per cápita diez veces inferior al coste de unas elecciones al uso". La campaña de publicidad ha costado 350.000 euros y el envío de cartas de 384.170. A autobuses, marquesinas y banderolas se han destinado 43.525 euros; al diseño gráfico 32.912 euros y sobres y papeletas han costado más de 240.000 euros.

Cambio de nombre del parque Felipe VI

El distrito de Hortaleza mantendrá su nombre, mientras que el parque de Felipe VI volverá a su denominación original de Parque Forestal de Valdebebas. 3.700 personas (de 176.000 residentes) votaron en esta consulta de distrito, que se han sumado a los que han participado en Retiro, Vicálvaro, San Blas-Canillejas y Barajas. En este último distrito se ha aprobado implantar un autobús directo al Hospital Raón y Cajal.

En Retiro se ha decidido nombrar un centro sociocultural Clara Campoamor. En Salamanca los ciudadanos han decidido incrementar la protección de los edificios históricos del distrito, aunque el concejal de Urbanismo no ha sabido concretar a cuáles inmuebles se hace referencia.

"Ejercicio de demagogia"

La portavoz del grupo popular, Esperanza Aguirre, ha criticado el referéndum impulsado por Ahora Madrid: "La única democracia posible es la democracia representativa". En opinión de Aguirre, la consulta ha sido un ejercicio de "demagogia". "Esta farsa nos ha salido muy cara", ha afirmado la popular, quien ha acusado a la alcaldesa de Madrid de ser la responsable política de este proceso: "¿Por qué no han preguntado si los madrileños quieren que limpien más?", ha preguntado.

La edil de Ciudadanos, Silvia Saavedra, también ha considerado que las preguntas carecían de concreción y ha acusado al gobierno de Ahora Madrid de no informar de forma adecuada sobre la votación.

Por su parte, la portavoz del PSOE, Purificación Causapié ha recordado que los procesos participativos no son una invención de Podemos o Ahora Madrid, sino iniciativas que se aplican desde los años setenta gracias a los movimientos vecinales. La socialista ha abogado por hacer "críticas constructivas" a las consultas ciudadanas, para mejorar su eficacia y regulación.

El edil de Ahora Madrid Pablo Soto ha sostenido que "la democracia representativa que se blinda ante la democracia directa se corrompe". "Hacer lo que la gente quiere es democracia, populismo es decir lo que la gente quiere oír", ha afirmado.