Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recuento de los votos de la consulta tardará una semana

Unos 90 voluntarios cuentan más de 100.000 papeletas sobre el futuro de Gran Vía y la Plaza de España

Voluntarios durante el escrutinio de la consulta en Madrid, el 20 de febrero de 2017.
Voluntarios durante el escrutinio de la consulta en Madrid, el 20 de febrero de 2017.

El Ayuntamiento entregó la tarea de contar las papeletas de la primera consulta ciudadana de la era Carmena a un cuerpo de voluntarios, que empezaron este lunes a abrir los sobres. Después de un día de trabajo, el primer resultado fue que el escrutinio durará más de un día, quizás una semana, según dice el Consistorio. La conclusión del gobierno municipal es que como la participación fue alta y se recogieron más de 100.000 votos, todo depende del número de voluntarios.

"Puede que tardemos un año en contar las papeletas", dijo bromeando Miguel Arana, uno de los responsables de la organización del proceso de participación. Más de 2,7 millones de personas estaban invitadas a votar en esta primera gran consulta madrileña para decidir sobre algunas actuaciones en la ciudad. En concreto, se votaba la reforma de la Gran Vía —pasos peatonales, mejoras en plazas aledañas o ampliación de las aceras—, además del diseño de la futura plaza de España, un proyecto para convertir Madrid en ciudad 100% sostenible y la aprobación de un billete único para metro y autobuses (cuya competencia es, en realidad, de la Comunidad de Madrid).

El recuento comenzó sobre las nueve de la mañana en una nave del Matadero. Unos 90 voluntarios se presentaron. Cada dos personas se encargaban de una urna de plástico y decenas de papeletas que contar. Su tarea fue separar los votos nulos de los válidos y recoger en una hoja los resultados parciales. Sobre las cuatro de la tarde, en una de las más de 40 mesas colocadas se había contado ya unos 1.000 votos, según explicaron una presidenta y un vocal.

"A este paso", reconocieron ambos representantes, "es imposible saber con certidumbre cuándo acabará el recuento". El concejal de Participación y Transparencia, Pablo Soto, admitió la incógnita sobre la fecha exacta de los resultados, aunque todo apunta a que se solucionará a lo largo de la semana.

En unas mesas colocadas a pocos metros de los voluntarios permanecían visible las decenas y decenas de cajas con los votos recibidos por correo. Los escrutadores empezaron por la tarde a abrir estos votos, y a partir del martes se podrán hacer estimaciones.

Mucho dependerá del número de voluntarios que cada día vayan a la nave del Matadero para ayudar en el escrutinio, señalan los portavoces municipales. Los sobres recibidos por correo deberán ser contrastados para impedir que nadie haya incurrido en duplicidad de voto —por correo, presencial o telemático—.

El Ayuntamiento, anuncia, recibió más de 130.000 sobres. Esta es la única cifra hasta ahora comunicada por el Consistorio sobre participación. Tampoco se sabe cuál es el gasto total de la votación, que además de incluir la impresión de papeletas, conllevó el envío de 2,7 millones de cartas prefranqueadas y una campaña publicitaria lanzada en marquesinas, autobuses y medios de comunicación. En los próximos días el equipo municipal se ha comprometido a detallar este gasto. En un primer momento se estimó una horquilla entre 100.000 y 600.000 euros, pero podría ser superior.

"La participación ha sido muy alta. Mi mesa estaba en un polideportivo y había más gente que venía a votar de la que iba a hacer deporte", afirmaron este lunes dos voluntarias. Las dos formaban parte del colectivo Voluntarios por Madrid y consideraron que en estos días no hubo problemas relevantes en las mesas electorales colocadas por la ciudad. El Ayuntamiento reconoció, por su parte, que debido a la falta de voluntarios algunas mesas sufrieron retrasos y sus horarios se modificaron.

"No hemos parado desde la mañana. Separamos las papeletas verdes [las de Gran Vía, que no se enviaron por correo al incluirse después de haber remitido ya las cartas prefranqueadas con la papeleta de la plaza de España] de las blancas", agregó María José Rubio, quien reveló que "hay pocos votos nulos y pocos noes".

El gobierno habla de hito histórico

El concejal de Participación, Pablo Soto, quien pilota el proceso participativo, destacó junto con la alcaldesa que esta consulta es un "hito" para Madrid. "Con relativamente poco dinero han podido votar más de 130.000 personas", añadió este lunes. 'Haz historia', de hecho, es uno de los lemas de la campaña.

La consulta ha levantado también críticas. Alicia Delibes, del PP, calificó de "plebiscito" el voto convocado por Carmena. En opinión de esta edil, las preguntas eran poco claras y estaban dirigidas a confirmar actuaciones ya previstas, en lugar de permitir a los ciudadanos revertir estas decisiones.

Más información