Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez investiga al padre de Nadia por explotación sexual de la niña

Los Mossos han hallado fotos de "carácter sexual" en un 'pen drive' intervenido en los registros

Caso Nadia: Fernando Blanco. ATLAS

El juez que instruye el caso de Nadia, la niña que sufre tricotiodistrofia, usada presuntamente por sus padres para conseguir dinero, investiga ahora a su padre, Fernando Blanco, por “provocación y explotación sexual”. En un comunicado, el magistrado sostiene que las imágenes halladas por los Mossos d’Esquadra en los registros “no son una simple sospecha, sino la constancia y evidencia de claros indicios objetivados de participación de la persona investigada (el padre) en la comisión de los referidos delitos”. También llama a declarar a la madre.

El titular del juzgado de instrucción 1 de La Seu d’Urgell (Lleida) ha citado a la pareja el próximo viernes 13. El magistrado considera que el padre tiene presuntamente el papel principal en los delitos que ahora investiga, pero quiere conocer también cuál es la participación de la madre, Marga Garau. La mujer aparece en algunas de esas imágenes intervenidas. El instructor quiere aclarar tanto el rol que haya podido desempeñar Garau en la protección de la niña, de 11 años, así como si era consciente de que estaba siendo fotografiada. Con el material analizado hasta ahora no hay constancia de terceras personas implicadas, ni de que las imágenes se hayan podido difundir más allá del ámbito familiar.

El magistrado tomó este lunes la decisión después de que los Mossos d’Esquadra le hiciesen llegar las fotografías halladas en un lápiz de memoria incautado en los registros de la vivienda. Después de ver las fotografías, la policía catalana elaboró un informe en el que afirmaba que las imágenes podían ser constitutivas de los delitos de “elaboración y tenencia de pornografía infantil, así como de exhibicionismo y provocación sexual”. El juez ha autorizado además el análisis de 13 pendrives, siete tarjetas de memoria, tres discos duros y otros terminales informáticos.

El padre de la menor, Fernando Blanco, está en prisión por estafa desde el pasado 9 de diciembre, acusado de haber utilizado a su hija para conseguir dinero a través de donaciones. La madre se encuentra en libertad con cargos y ambos han perdido la custodia de la menor. Además, el juez les ha impuesto una fianza de 1,2 millones por su posible responsabilidad civil ante las reclamaciones de todas aquellas personas que hicieron donaciones para tratamientos que la menor nunca recibió.

La presunta estafa de Blanco y Garau consiste en haberse valido de la enfermedad rara que padece su hija para lanzar desde 2008 campañas en los medios de comunicación para conseguir fondos, alegando que Nadia requería intervenciones médicas muy costosas y que estaba en juego su vida.

Según el juez, los padres de la menor exageraron la enfermedad que padece. De esa forma recaudaron 918.000 euros en donaciones vehiculadas a través de dos cuentas bancarias que el juez congeló. Blanco y Garau se han gastado ya dos terceras partes de ese dinero (unos 600.000 euros), según acreditaron los Mossos d’Esquadra en su investigación. Pero los padres no lo destinaron a tratamientos médicos o a cuidados de la niña. “Nada más alejado de la realidad”, afirmó el juez en el auto de prisión de su progenitor. Ese dinero se usó para pagar “conceptos ordinarios” como supermercados, ferreterías, viajes, hoteles o incluso el pago de la vivienda de la familia (9.000 euros) o la compra de un coche (24.500 euros). “Clama al cielo la interminable sucesión de reintegros en efectivo”, de hasta diez mil euros, subrayó el juez. En la casa, los Mossos encontraron una colección de relojes valorados en 60.000 euros.

De todo ello, el magistrado concluye que Blanco y Garau “habrían convertido la beneficencia en su modo de vida, sirviéndose para ello de su hija menor de edad”. E incluso sostuvo que la conducta de ambos se acercaba “al tipo penal de la utilización de menores para la práctica de la mendicidad”. En los días previos a su detención, Blanco, con antedecentes por apropiación indebida por los que estuvo en prisión, intentó fugarse de España.

Con sus tíos

El juez retiró la guardia y custodia de la menor a sus padres. Desde entonces, la niña está con sus tíos en Mallorca, hasta que haya una sentencia firme o la situación varíe. La medida fue tomada por la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAiA) de la Generalitat, que actuó por orden del juez. La consejera de Asuntos Sociales de la Generalitat, Dolors Bassa, señaló que están atentos a cómo evoluciona el caso y listos en el caso de que debieran asumir la custodia y protección directa de la menor.

La madre de la niña puede visitarla solo los fines de semana y nunca de noche. Una medida que el abogado de los padres, Alberto Martín, calificó de “barbaridad” cuando se tomó y anunció que iba a recurrirla. “No hemos podido ver las imágenes. Por ahora, vamos a informarnos y ya veremos”, zanjó Martín a preguntas de este diario sobre los nuevos delitos de provocación y explotación sexual que investiga el juez. También lamentó que la primera noticia sobre el hallazgo de las fotografías la tuvo a través de los medios de comunicación

Más información