Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena quiere que la peatonalización de la Gran Vía se someta a consulta ciudadana

La alcaldesa también ha confirmado su propósito de acabar con los coches diésel en 2025

Carmena paseando por la Gran Vía.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, explicó el lunes por la mañana su intención de hacer consultas ciudadanas sobre la peatonalización de Gran Vía. Carmena valoró también algunas alternativas de transporte como un autobús lanzadera y manifestó su deseo de acabar con la circulación de los coches diésel en 2025.

"Queremos hacer consultas, lo mismo que se ha hecho sobre Plaza de España, sobre cómo llevar a cabo el proceso de reducción de tráfico a Gran Vía y su peatonalización", declaró la alcaldesa esta mañana en TVE. La idea del Ayuntamiento consistiría en el cierre de la Gran Vía al tráfico del vehículo privado y "la búsqueda de dos núcleos de transbordo" -como ya hay en Cibeles-, de donde saldrían distintos autobuses en muchas direcciones. Además, otra iniciativa del Consistorio sería un pavimento continuo en la Gran Vía, sin bordillos.

Carmena también dijo que quiere acabar con los coches diésel en 2025: "Suponen un atentado a la calidad del aire". En diciembre, el Ayuntamiento desmintió que la ciudad de Madrid subscribiera un acuerdo con otras ciudades para acabar con estos vehículos en 2025, pese a lo comunicado por la organización de la cumbre internacional celebrada en México -a la que acudieron emisarios del Consistorio-. Por el contrario, Carmena se ha comprometido ahora a trabajar por la consecución de este objetivo porque el diésel "contamina mucho".

Más información