Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARTICIPACIÓN

Menos de 8.000 madrileños han participado en la segunda votación sobre la plaza de España

Cinco proyectos pasan a la segunda fase de selección tras el voto mixto de los ciudadanos y el del jurado técnico

Una imagen de uno de los proyectos seleccionados.

El proceso para establecer el futuro de la plaza de España ha entrado en su fase final. De los 70 proyectos que tenían que pasar por el sistema de votación mixto de los ciudadanos y de un jurado técnico compuesto por políticos y expertos, cinco han pasado a la última fase. De los seleccionados, dos coinciden con los cinco más votados por los madrileños. En cuanto a participación, esta segunda votación ha involucrado a 7.600 personas, sobre los 3,2 millones de ciudadanos empadronados en la capital (cifra, esta última, que incluye a los menores de 16 años, que no podían votar). En la votación anterior, la que definió las líneas generales que tenía que tener la plaza, participaron más de 28.000 personas.

El proyecto más apreciado por los madrileños ha sido el denominado Praderaurbana. Este diseño prevé un gran corredor verde en la plaza, acompañado por unas instalaciones para aumentar las zonas de sombras, un "bosque de hamacas", zonas de picnic, y juegos infantiles. También plantea construir una "plaza del agua", es decir, "una plaza con fuentes seca de agua pulverizada, que permiten el juego de los niños y que se alternan con plantaciones de palmeras".

Otro de los cinco más votados por los madrileños, y que también ha convencido al jurado para que lo seleccionara como semifinalista, es el Welcome mother Nature, good bye Mr. Ford. Este proyecto quiere crear un corredor verde entre el Palacio Real, Madrid Río y el Templo de Debod a través de la prolongación del túnel de Bailén. Mantiene el arbolado existente, pero prevé modificar, entre otras cosas, la dirección de la estatua de El Quijote (que miraría hacia la Gran Vía), además de crear jardines de olivos y de magnolias.

Las otras tres propuestas seleccionadas son las llamadas Mi rincón favorito de Madrid; Un paseo por la cornisa, y De este a oeste. El primer diseño para la remodelación de la plaza cuenta con una zona cubierta y la construcción de "pequeños pabellones que inviten a la parada y al disfrute", como biblioteca, ludoteca o cafetería. El segundo proyecto, prevé una plaza diáfana y sin barreras con más arboles y más sombras. Finalmente, el último proyecto quiere convertir al peatón en el "principal protagonista del espacio público": "En este sentido, se conecta la plaza con el lado noreste y se reduce de forma sensible el espacio de calzada tanto del lado noreste como del lado sur-oriental, aumentando de forma sensible la permeabilidad de la plaza", reza su documento explicativo. El Ayuntamiento entregará 10.000 euros a cada uno de estos cincos semifinalistas como forma de compensación por la labor anterior de redacción y maquetación del diseño de la nueva plaza de España.

Los cinco semifinalistas se quedarán finalmente en dos propuestas, después de un análisis técnico de expertos y políticos. Los dos proyectos finalistas pasarán por el voto online de los ciudadanos empadronados en Madrid mayores de 16 años. El Ayuntamiento comunicará próximamente el plazo exacto de votación (presumiblemente en febrero), que podría no limitarse a un día, así como los lugares donde se depositaría el voto y si habría posibilidad de que el sufragio fuera por correo o vía electrónica.

El delegado del Área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento, Pablo Soto, espera alcanzar en la última votación cifras de participación de al menos 100.000 personas. Soto ha reconocido que en esta fase intermedia la participación ha sido "escasa" en términos cuantitativos. "Pero tenemos que entender que esta era una fase para arquitectos y urbanistas. Y para votar se necesitaba un mínimo de interés. No todas las personas van a estudiarse 70 proyectos", ha afirmado.

El decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), José María Ezquiaga, que forma parte del jurado técnico que seleccionará a las dos propuestas finalistas, consideró exitoso el "experimento" de sistema mixto de votación, entre un jurado de expertos y la votación ciudadana. "Había incertidumbre y miedo de que hubiera divorcio entre el jurado de expertos, presidido por el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, y los ciudadanos pero no se ha producido", ha admitido. Aunque ha aseverado que el jurado no se ha visto condicionado por los apoyos populares en sus decisiones.

Más información