Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Oriol Pujol negocia con la Fiscalía aceptar ir a la cárcel por el ‘caso ITV’

El exdiputado de CiU asumiría los delitos que se le atribuyen a cambio de que su mujer sea exonerada

Oriol Pujol Ferrusola (corbata de rayas), en el acceso al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para declarar acusado de tráfico de influencias en el caso de las ITV.

El ex secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Oriol Pujol Ferrusola, está dispuesto a aceptar una pena de prisión por su implicación en el 'caso ITV' a cambio de que su mujer, Anna Vidal, evite ser procesada. La defensa del ex número dos del partido nacionalista y la Fiscalía Anticorrupción negocian, desde hace meses, un acuerdo que evitaría la celebración del juicio. A cambio de reconocer los hechos que se le atribuyen, la Fiscalía dejaría en poco más de dos años la pena solicitada para Oriol Pujol.

El pacto no está ni mucho lejos cerrado. Entre otras cosas, porque en la causa de las ITV figura como acusación popular Manos Limpias. Para que haya una sentencia de conformidad, todas las partes deben esta de acuerdo. Y, por ahora, el sindicato ultra no ha dado su visto bueno a ningún acuerdo, han informado fuentes del caso. Manos Limpias ya ha presentado su escrito de acusación y pide 12 años de cárcel para el único hijo de Jordi Pujol que ha seguido la senda de la política.

El exdiputado de CiU está acusado de cobrar comisiones de una trama corrupta formada, entre otros, por empresarios del sector de las ITV (inspección técnica de vehículos). La investigación da por probado que Oriol Pujol usó su influencia política para favorecer a empresarios de su entorno personal a cambio de dinero. Además del delito de cohecho (soborno), está acusado de tráfico de influencias y falsedad.

En la investigación también está implicada la esposa de Pujol, Anna VIdal. El exdiputado la utilizó, presuntamente, para cobrar casi 700.000 euros en comisiones enmascaradas a través de servicios inexistentes que Vidal facturaba al empresario Sergi Alsina, amigo de la familia. El exdirigente nacionalista pretende que Vidal quede exculpada o, por lo menos, sea condenada a una pena menor y no tenga en ningún caso que ingresar en la cárcel.

Según las negociaciones abiertas entre la Fiscalía y la defensa de Pujol, éste aceptaría una pena algo superior a los dos años de cárcel. De este modo, tendría que ingresar forzosamente en prisión, aunque por poco tiempo. La Fiscalía pretende que Pujol reconozca los hechos que se le atribuyen, lo que daría lugar a una sentencia firme. En caso de que no haya acuerdo (por ejemplo, por la oposición de Manos Limpias), Oriol Pujol tendría que enfrentarse al veredicto de un jurado popular.

Más información