Selecciona Edición
Iniciar sesión

La plantilla de Metro hará más paros en abril si no se acuerda un convenio

TMB y los trabajadores reanudan la negociación esta semana

La plantilla de Metro de Barcelona ha autorizado este jueves en asamblea al comité de empresa a convocar tres paros parciales en abril si el convenio colectivo no se firma en un plazo de tres semanas, según ha explicado el portavoz de los trabajadores, Óscar Sánchez. La negociación del acuerdo laboral se reanudó el pasado martes, tras cinco meses de “bloqueo” y las huelgas realizadas durante el Mobile World Congress (MWC), y ya ha dado sus primeros frutos con un acuerdo en materia de contratación, uno de los puntos en los que discrepaban los empleados y la dirección de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

La empresa municipal se ha comprometido en esta primera cita a ofrecer en un plazo de cuatro años contratos indefinidos y de tiempo completo a 271 personas que en la actualidad trabajan con jornadas menores al 75%. La mayoría son relevistas, es decir, que completan la jornada reducida de empleados que están a punto de jubilarse. Sus puestos, a su vez, serán cubiertos por 190 trabajadores de la bolsa de verano, que hasta ahora, solo son contratados durante tres meses cada año. La diferencia entre esta oferta y las presentadas durante la mediación de huelga, según Sánchez, es que la TMB ahora garantiza que estas 190 contrataciones se harán aunque no haya suficientes prejubilados.

“La sensación entre la plantilla es que hemos avanzado más este martes que en cinco meses”, ha asegurado Sánchez. La empresa incluso ha decidido incrementar la frecuencia de las reuniones a dos por semana y ha pedido que una inspectora de trabajo las presida. “Tres semanas es más que suficiente para firmar un convenio colectivo, así que la asamblea nos han dado permiso para convocar paros sin consultar en caso de que la negociación se vuelva a bloquear”, ha explicado el sindicalista. Una segunda asamblea ratificará esta decisión por la tarde.

Los paros se realizarían el 2 de abril, cuando se celebra en la ciudad un partido entre el Barça y el Real Madrid, y el 25 y 28 del mismo mes, fechas que coinciden con la feria Alimentaria. Se dividirían en parones de dos horas por turno, es decir, mañana, tarde y noche.

Los trabajadores ya protagonizaron un paro de cinco horas el 2 de febrero y otro de 24 horas el 22 y 24 del mismo mes, durante la celebración del congreso de móviles. Las huelgas dificultaron la movilidad de residentes, turistas y congresistas y puso en el punto de mira la gestión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que fue acusada de no haber intervenido a tiempo para evitarlas. Incluso el presidente de la asociación organizadora del evento, John Hoffman, se pronunció sobre los paros y aseguró sentirse “decepcionado”, pese a que los servicios mínimos se aumentaron durante la última jornada de huelga. Algo que el comité todavía estudia llevar a los juzgados.