Cuatro constructoras del AVE pagaron viajes a excargos de Adif

Corsán, Sacyr, Acciona y FCC abonaron estancias en estaciones de esquí a funcionarios imputados por certificar obras no ejecutadas

Corsán no fue la única gran empresa que regaló viajes de placer a excargos de Adif en Barcelona. Los informes de la Guardia Civil, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, detallan que por lo menos otras tres constructoras del AVE —Sacyr, Acciona y FCC— también pagaron vuelos y alojamientos a los encargados de adjudicar y certificar los trabajos de la alta velocidad en Cataluña. En el caso de Corsán, la investigación considera probado que, a cambio de esas dádivas, los funcionarios beneficiaron a la empresa dando por buenas obras que no se habían ejecutado. La presunta malversación asciende ya a cerca de 31 millones solo en la obra analizada: un pequeño tramo, de apenas 1,6 kilómetros, entre Trinitat y Sagrera.

La Guardia Civil ha analizado los documentos y el patrimonio de dos de los principales implicados en la trama: Jaime G., exdirector de Infraestructuras, y su jefe, Rafael R., exdirector de la línea noreste de Adif. Hasta ahora había trascendido que ambos disfrutaron de un viaje a las pistas de esquí de Aspen (Colorado, EE UU) apenas 12 días antes de que se adjudicaran los trabajos a Corsán. La constructora hizo pagar el viaje a una empresa subcontratada dedicada a los movimientos de tierras, que acabó harta y denunció la trama corrupta.

Los funcionarios viajaron gratis a pistas de esquí de Estados Unidos, Canadá y Suiza

En febrero de 2008, Jaime G. y otros dos excargos de Adif pasaron varios días en las pistas de esquí de Aspen, alojados en los hoteles Jerome y Sant Regis. Les acompañaron tres directivos de las tres constructoras que sufragaron la escapada: Corsán, Acciona y Copasa. Entre las tres abonaron los costes, que ascendieron a un total de 52.548 euros entre vuelos, alojamiento, forfaits, clases de esquí, entradas al spa y... perritos calientes (16,50 dólares). Los investigadores hallaron las pruebas de ese presunto soborno en el ordenador de Eduardo P., delegado en Cataluña de Corsán y otro de los investigados en el caso Adif.

Los exresponsables de Adif tenían querencia por la nieve porque, en años sucesivos, repitieron. Un total de siete personas —tres excargos de Adif y cuatro directivos— viajaron en marzo de 2009 a Vancouver y visitaron también las cercanas pistas de esquí de Whistler. Pasaron en Canadá un total de siete noches. Los padrinos de esa escapada fueron los mismos que el año anterior (Corsán, Acciona y Copasa), aunque se les sumó Sacyr. El viaje costó, en total, 25.284 euros.

El mismo patrón se repitió por las mismas fechas de 2010: del 4 al 8 de marzo, las mismas siete personas disfrutaron de unos días en la localidad suiza de Verbier. En los correos incautados al delegado de Corsán se plasman las cantidades que paga cada una de las empresas hasta un total de 13.628 euros.

Jaime G. y Rafael R. también disfrutaron, por su cuenta, de otros presuntos sobornos a cambio de certificar obras no ejecutadas, o realizadas con materiales y técnicas de peor calidad que los que recogen los informes oficiales. En 2006, la UTE Hospitalet pagó a Jaime los billetes y alojamiento para dos en el Hotel Carlos I de Sanxenxo (Pontevedra). Cuatro años más tarde, Corsán le invitó a pasar unos días en Formentera. La empresa, beneficiada por las falsas certificaciones, también le abonó diversos vuelos de ida y vuelta (Bucarest, París, Ucrania, Estambul).

Sobornos en la línea Madrid-Galicia

El director de la línea noreste, por su parte, disfrutó de varias estancias en el hotel Paradores de Santiago. El alojamiento fue abonado por la empresa Puentes y Calzadas Infraestructuras. La Guardia Civil agrega que Adif adjudicó a esa empresa dos obras de gran envergadura de la línea Madrid-Galicia. La primera es el tramo de acceso a Santiago, que fue adjudicado en 2009 por 39 millones de euros. La segunda es el tramoi Requejo-Túnel de Padornelo (en la provincia de Zamora) adjudicado a esa misma empresa en 2011 por otros 68 millones.

Rafael R. visitó, lo mismo que Jaime G., Sanxenxo con todos los gastos pagados. En agosto de 2009 estuvo alojado en el hotel Augusta Spa Resort (841 euros) y, en diciembre de 2010, en el hotel Carlos I Silgar. Los investigadores creen que ambos alojamientos fueron pagados por un apoderado de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y de las empresas Obras Subterráneas y Obrascon Huarte Lain.

La Guardia Civil sospecha de otros sobornos en metálico, ya que Jaime G. no ha podido justificar la compra de dos barcos y una finca, mientras que Rafael R. invirtió 400.000 euros con dinero de origen desconocido.

Más información