Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Carmena niega que vaya a cambiar las calles del listado de la Complutense

"Eso es un disparate, ninguna de esas calles están inmersas en pautas que hacen referencia a la Ley de Memoria Histórica", asegura la alcaldesa

Manuela Carmena en una foto de archivo Santi Burgos ATLAS

La alcaldesa de la capital, Manuela Carmena (Ahora Madrid), ha calificado este miércoles de "disparate" el listado de calles con presuntos vínculos con el franquismo elaborado por la Cátedra de la Memoria Histórica de la Universidad Complutense y adelantada por EL PAÍS. La regidora considera que no tiene "ni pies ni cabeza" que se vaya a retirar el nombre de calles o espacios públicos a Santiago Bernabéu o a Salvador Dalí, y ha dejado claro que su nomenclatura "no se van a cambiar". "Ninguna de esas calles están inmersas en pautas que hacen referencia a la Ley de Memoria Histórica". Carmena desconoce quién ha podido filtrar el informe, pero asegura que este "no tiene nada que ver con la actitud que está llevando el Ayuntamiento para cumplir la ley".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (PP), ha declinado opinar al respecto, pero sí ha expresado su deseo para que el proceso iniciado por el Ayuntamiento para limpiar el callejero de referencias a la dictadura “no sea un rosario de rectificaciones como está siendo hasta ahora casi todo lo que hacen”. Para ello ha instado a Carmena a centrarse “en los problemas que realmente importan a los madrileños” porque “Madrid cada vez está más sucia”.

La portavoz municipal del PSOE, Purificación Causapié, que mantiene con sus votos el gobierno de Ahora Madrid, catalogó también de “disparate” lo planteado por el estudio. Los socialistas insisten en crear una “comisión amplia de expertos” que pueda plantear qué calles se tienen que eliminar. “Es necesario un Plan de la Memoria que conozcamos los grupos”, demandó Causapié en la celebración del Entierro de La Sardina (que echa el telón del carnaval), donde se concentraron todos los portavoces de los grupos políticos y la alcaldesa.

Esperanza Aguirre, portavoz del PP en el Ayuntamiento, coincidió con Carmena y Causapié y calificó de “absoluto disparate” las recomendaciones de las calles a sustituir. “Espero que la alcaldesa ponga un poco de sentido común porque (el informe) no tiene ni pies ni cabeza”. Para Aguirre, “están incluidas personalidades intachables que, por haber vivido en la época en las que les tocó nacer, deben de ser castigadas según un listado publicado por una autodenominada Cátedra de la Memoria Histórica”.

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha criticado "el revanchismo ideológico" que implica este proyecto de retirada de placas franquistas (que ella respaldó con su voto en el pleno municipal). En su opinión, el cambio de nombres “no es un prioridad”. También ha reprobado que el Ayuntamiento proponga "aquellas cosas que están destinadas a polarizar y dividir la sociedad". Además, censuró que el Consistorio haya adjudicado a la cátedra el informe sin concurso. "Hay muchas otras y debían, por lo menos, haber pedido otras dos ofertas".

“Contrato a dedo”

Su compañera de partido Silvia Saavedra, también concejal en Madrid por la formación naranja, anunció que no es una relación de calles facilitadas por el Ayuntamiento, por lo que dice desconocer de donde procede. "Se trata de una contratación menor a dedo". Saavedra dice no estar de acuerdo en que el estudio se haya adjudicado a la cátedra de la Complutense."No sabemos si hay más ofertas y por qué hay fallos flagrantes en la aplicación de la Ley de Memoria Histórica".

El Gobierno municipal acordó en noviembre retirar del pleno una moción que instaba a cumplir la Ley de Memoria Histórica (aprobada en 2007 y que el PP no había cumplido mientras gobernaba). La medida se recuperó en el pleno del 22 de diciembre, cuando todos los grupos, salvo el PP, votaron a favor de crear un Plan de Memoria Histórica. Ese día la edil de Cultura, Celia Mayer, anunció un adelanto de 30 calles con nombres franquistas y varias placas que iban a ser sustituidas.

Más información