Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Madrid retira “para reparar” la placa a un ministro de Adolfo Suárez

PP y PSOE exigen explicaciones por la "desaparición" de un monumento de granito que colocó el alcalde socialista Juan Barranco

El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Madrid ha denunciado que ha "desaparecido" el monumento que el ministro de Adolfo Suárez Enrique de la Mata Gorostizaga tenía en la glorieta de Rubén Darío. Los populares exigen responsabilidades por "esta nueva tropelía" y afirman que, de confirmarse que ha sido por orden del Consistorio, iniciarán las acciones legales pertinentes. El Ayuntamiento confirma que ha retirado el monumento (una placa adherida a un bloque de granito de un metro de longitud) por conservación. "Estaba dañada y la estamos reparando", afirma una portavoz municipal. La concejal de Cultura del PSOE, Mar Espinar, exige también explicaciones. "No entendemos qué están haciendo". El monumento fue colocado en la plaza por el exalcalde socialista Juan Barranco.

El PP enmarca la eliminación de este monumento dentro de la orden municipal de eliminar vestigios franquistas, tal y como marca la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007, pero explica que no cuenta con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio ya que no se ha debatido aún los símbolos que hay suprimir. Los populares sostienen que la placa a De la Mata fue retirada el 28 de enero, un día antes de que se quitase la dedicada en el cementerio de Carabanchel Bajo a ocho carmelitas fusilados y que, finalmente, fue repuesta por el Ayuntamiento por haberse tratado de "un error". El nombre de Enrique de la Mata aparece mencionado en el listado del callejero franquista elaborado por el historiador Antonio Ortiz Mateos, no así los ocho carmelitas asesinados.

El Ayuntamiento admite que quitó el monumento a finales del mes pasado porque "estaba dañado". Concretamente, señala que se encontraba afectado el pedestal de granito que sostiene la placa de bronce con los datos del personaje. En cuanto lo reparen, insisten desde el Consistorio, lo volverán a instalar. De momento se han vuelto a colocar baldosas en el lugar donde se encontraba, por lo que es difícil hallar el lugar que ocupaba. Fuentes municipales sostienen que en los últimos tiempos se habían producido dos graves accidentes contra el hito y que, por eso, es necesario reubicar el elemento en el futuro. En las imágenes enviadas por el Ayuntamiento no se aprecian daños ni en el granito ni en la placa, pero sí unas muescas hechas para levantarla.

Enrique de la Mata, tras ocupar diversos cargos en el Ministerio de Gobernación y en la Dirección General de Saneamiento, fue designado en 1967 presidente de la Cruz Roja Española y presidente del Patronato Social Antileproso. Perteneció a las Cortes franquistas y en 1976 fue nombrado ministro de Relaciones Sindicales en el primer Gobierno de Adolfo Suárez. En la Conferencia de la Cruz Roja Internacional celebrada en Manila en 1981 fue nombrado presidente de este organismo. Murió en Roma en 1987 a los 52 años, mientras ejercía su cargo, para el que había sido reelegido en 1985.

Monolito con la placa que homenajea a Enrique de la Mata, tras su retirada.

El Ayuntamiento de Madrid, que preside Manuela Carmena (Ahora Madrid), anunció este miércoles que paralizaba temporalmente la eliminación de vestigios relacionados con el franquismo hasta que no desarrolle una normativa municipal que indique el modo apropiado de aplicar la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007. Para ello, se basarán en las directrices del servicio jurídico del Consistorio. Un día antes, la concejal de Cultura, Celia Mayer, había sostenido que desde ese momento y hasta abril, se iba a retirar varias placas y monumentos relacionados con el régimen de Franco. Esos símbolos, subrayó, habían sido anunciados por el equipo de gobierno en el pleno del 22 de diciembre, cuando se aprobó un Plan de Memoria Histórica para Madrid.

Desde el pasado viernes, el Consistorio había retirado el monumento por el fusilamiento de ocho carmelitas en el cementerio parroquial de Carabanchel Bajo (que luego repuso, al tratarse de "un error"), la lápida dedicada al falangista José García Vara y el monolito al Alférez Provisional.