Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PP valenciano se someterá a una refundación total

La presidenta regional, Isabel Bonig, quiere romper con la corrupción y revitalizar el proyecto ideológico y anuncia que presentará su candidatura

La presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, anuncia que solicitará un congreso extraordinario en el PPCV. Mónica Torres | Atlas

La presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, anunció este viernes que convocará la próxima semana a la junta directiva regional para solicitar formalmente a Génova la celebración de un congreso extraordinario que permita reconstruir la organización territorial y pasar página de los escándalos de corrupción que los últimos días han sacudido al partido en toda la comunidad.

Bonig, acompañada por los tres presidentes provinciales y la secretaria regional, explicó que la reunión también servirá para nombrar una gestora que gestione el PP en la ciudad de Valencia tras estar siendo investigados (antes denominados imputados) la mayor parte de los concejales y asesores del grupo municipal por supuesto blanqueo de capitales.

“Pido a los militantes que estén hartos que den un paso adelante para construir un nuevo partido desde la honradez”, indicó la presidenta del PP de la Comunidad Calenciana (PPCV), que añadió: “Vamos a ser implacables con todos aquellos que se hayan aprovechado del PP en beneficio propio”. “No será solo un cambio de caras, sino de contenido”, indicó la dirigente.

La formalización de la petición de un congreso regional extraordinario se produce después de una reunión de la cúpula valenciana del PP con la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, y el responsable de Organización, Fernando Martínez-Maillo, en la que Génova se negó a la propuesta de Bonig de cambiar la marca de la gaviota en la Comunidad Valenciana.

“Hay un compromiso por parte de la dirección nacional de apoyar la celebración de un congreso extraordinario. Estamos negociando fechas porque hay que esperar a ver qué pasa en el Gobierno de España”, admitió Bonig, que insistió en la necesidad de “relanzar los principios del centro derecha y dotar el proyecto político de mayor valencianía abandonando los casos de corrupción”.

Isabel Bonig adelantó que ella presentará su candidatura a la presidencia regional del PP en el congreso extraordinario y que su idea es aprobar cambios en los estatutos que incrementen la participación de la militancia y refuercen los mecanismos de control para evitar los casos de corrupción.

Respecto a la situación del grupo municipal del PP en Valencia ciudad y el futuro de la exalcaldesa Rita Barberá, Bonig aseguró que a la actual senadora “se le aplicarán las mismas medidas que a cualquier militante si es investigada por la justicia”. “La situación de Rita Barberá depende de la Comité nacional de derechos y garantías”, recalcó.

Los concejales de Valencia que mantengan la condición de imputados una vez hayan declarado ante el juez que instruye el caso Imelsa, tendrán que devolver su acta. Si se niegan, serán apartados al grupo mixto, dijo Bonig.

Dentro de la estrategia de los populares valencianos para distanciarse de la corrupción, Bonig adelantó la presentación de una demanda civil contra el exconsejero Rafael Blasco, ya condenado a seis años de prisión por el desvío de fondos de la Generalitat destinados a la cooperación internacional.

El PPCV también estudia presentar demanda civil contra el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, también en prisión por delito fiscal, para reclamar una indemnización por el daño provocado al partido. Bonig se mostró más reticente a que el partido se persone como acusación en el caso Imelsa, que provocó la detención de 24 personas y decenas de registros para evitar trasladar la sensación de que lo que se pretende es entorpecer el proceso. “Quién la haga, que la pague”, remachó.

Más información