Los líderes catalanes admiten que la secesión puede superar los 18 meses

La portavoz del Govern, Neus Munté, ve "absurdo" darle vueltas a un plazo exacto

Oriol Junqueras, líder de ERC y vicepresidente de la Generalitat, admitió ayer, en una entrevista en Ara, que lograr la independencia no solo depende del Ejecutivo catalán sino también del Parlament, del Estado y del comportamiento de los mercados. Pese a todo, insistió en que el compromiso es intentar alcanzar la independencia en 18 meses y que ese plazo resulta “razonable”. Neus Munté, portavoz del Govern, tildó de “absurdo” dar vueltas a si el plazo será de “16, 18 o 20 meses”. “No hay renuncia alguna: se trata de hacer las cosas bien”, dijo.

Junts pel Sí (la candidatura que integró a Convergència y ERC) aludió por primera vez al plazo de 18 meses en julio, cuando esbozó su programa con vistas a las elecciones del 27-S. El periodo fue incluido también en la declaración de inicio del proceso de independencia aprobada por el Parlament el 9 de noviembre. Ayer, en una entrevista en el diario Ara, Junqueras se refirió así al compromiso del Gobierno catalán de culminar el proceso en 18 meses: “Es un tiempo razonable, no lo hemos elegido al azar, responde a una hoja de ruta”. Acto seguido, sin embargo, señaló que, “desgraciadamente”, la independencia no depende solo del Gobierno catalán, sino también del Parlament; de alcanzar una estabilidad parlamentaria; de cómo el Estado use sus instrumentos y de la coyuntura económica internacional. “En concreto, del comportamiento de los mercados financieros y de los compradores de deuda de España, singularmente el Banco Central Europeo”, dice.

Pese a todo ello, Junqueras insiste en que el proceso puede culminar en año y medio. “Se puede hacer en 18 meses y nuestro compromiso es intentarlo”, afirma.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, se mostró el jueves pasado, sin embargo, más flexible respecto a los plazos, de la misma forma que lo hizo ayer la portavoz del Ejecutivo, Neus Munté. “No por correr lo haremos mejor”, señaló la también consejera de Presidencia. “La voluntad de no encorsetarnos en los 18 meses quiere decir claramente eso”, apuntó en alusión a que además invertirán ese tiempo en “ampliar” la base social del independentismo. “Todo liga en el relato. No hay ninguna renuncia pero las cosas las tenemos que hacer bien. Sería absurdo encorsetarnos en un plazo e invertir más tiempo del imprescindible si debe ser de 16, 18 o 20 meses”, afirmó Munté en una entrevista en Rac1.

“¿Depende solo de nosotros? No”

27-9-2015. Junqueras: “Hemos obtenido un mandato explícito [...] Disponemos de una mayoría más que suficiente para sacar adelante este proyecto, y en las próximas semanas nos tocará desde las instituciones y la calle poner fundamentos para crear este Estado independiente”.

17-1-2016. Junqueras: “¿Cuál es el objetivo? No es hacerlo en 18 meses, es hacer la independencia. Es un plazo razonable. Ahora, ¿la independencia depende solo de la voluntad del Govern? Desgraciadamente, no. También depende del Parlament, y es muy importante la estabilidad. Depende también de cómo utilice sus herramientas el Estado matriz —y las está utilizando con tanta contundencia como le dejan en un contexto democrático— y de la coyuntura económica internacional”.

El Ejecutivo catalán dedicará este periodo a elaborar la Ley de la Transitoriedad Jurídica, la de la Hacienda propia y la de la Seguridad Social. Su plan prevé que el proceso culminará en un referéndum sobre una Constitución catalana. “Nos comprometimos a ello con el electorado. No existe la unilateralidad. Hay que hacer las cosas para que a nivel europeo e internacional se entiendan y luego que se acepten”, dijo Munté.

Puigdemont comparecerá el miércoles en el Parlament para explicar la estructura y composición de su Ejecutivo, integrado por siete consejeros de Convergència y seis de la órbita de ERC. El principal escollo con el que se topará será la aprobación de los Presupuestos, al no tener garantizado el apoyo de la CUP.

Munté afirmó que es necesario aprobar unas nuevas cuentas y no funcionar solo con unas prorrogadas porque en el plan de choque social pactado con la CUP están previstas unas nuevas prestaciones sociales que necesitan ir acompañadas de partidas presupuestarias. Sin embargo, aclaró que el Ejecutivo está en condiciones de sufragar las referidas a la pobreza infantil, la emergencia relativa a la vivienda y la pobreza energética. El Gobierno de Artur Mas aprobó en el anterior mandato un decreto para ayudar a quienes sufren cortes de suministro que fue recurrido ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno de Mariano Rajoy. “Necesitamos la independencia para tener instrumentos que no acaben en la papelera”, dijo el sábado Marta Rovira, número dos de ERC.

Más información