Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Esquerra tendrá seis consejeros en el Gobierno de Carles Puigdemont

A Junqueras, vicepresidente, le acompañan Romeva, Comín, Mundó, Serret y Bassa

Esquerra tendrá una alta cuota de poder en el Gobierno de Carles Puigdemont. El líder del partido, Oriol Junqueras, comunicó este lunes al nuevo presidente los consejeros que los republicanos tendrán en el Ejecutivo. Teóricamente es el presidente quién escoge a los consejeros, pero Junqueras aprovechó para sacar pecho del poder que tendrán los republicanos en el Ejecutivo. A la práctica, Puigdemont tendrá poco margen: se ha encontrado la estructura ya cerrada entre Junqueras y su antecesor, Artur Mas.

El presidente republicano se sitúa como el hombre fuerte del Ejecutivo, el número 2 de Puigdemont. Será vicepresidente y estará al frente del Departamento de Economía y Hacienda. El republicano se encargará de los Presupuestos y pilotará la hacienda catalana, una de las "estructuras de Estado" que el nuevo Ejecutivo considera prioritarias.

ERC logra tener en su mano los Departamentos que considera imprescindibles para llevar a cabo la independencia. Aparte de Economía, los otros dos puntales serán Justicia y Exteriores. El encargado de las relaciones internacionales, un departamento de nueva creación que busca la "internacionalización" del proceso secesionista, será el independiente Raül Romeva, amigo personal de Junqueras y con relación con el partido. Romeva, que fue cabeza de lista de Junts pel Sí, coordinará una de las tres grandes áreas de gestión del Gobierno, junto a Junqueras y a la actual vicepresidenta, Neus Munté.

Para Justicia, ERC echa mano de un ex alto cargo del tripartito, el jurista Carles Mundó. Anteriormente secretario general de medios de comunicación, Mundó forma parte de la asociación Drets, encargada de denunciar las "muestras de odio" hacia independentistas.

Los republicanos también tendrán la cartera de Sanidad. Bajo el mandato del anterior consejero, Boi Ruiz, se convirtió en el departamento más polémico de la Generalitat. Ahora lo asumirá Toni Comín, independiente cercano a ERC, sin experiencia alguna en el campo sanitario pero con trayectoria política: fue diputado del PSC en el Parlament durante seis años, hasta 2010. En 2014 abandonó las filas socialistas.

El elenco de carteras republicanas lo completan Agricultura, que será para Meritxell Serret, que estaba en la dirección de la ANC, y Bienestar y Trabajo, que será para la diputada Dolors Bassa, que hasta el 27-S era secretaria general de UGT en la provincia de Girona. Los nombramientos de Junqueras hacen difícil la paridad en el Gobierno de Puigdemont. A la espera de que Convergència comunique oficialmente sus siete altos cargos, de momento solo hay cuatro consejeras (Meritxell Borràs, Bassa, Munté y Serret) para un Gobierno de 15 miembros.