Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Aguirre dice que Rita Maestre debió manifestarse en una mezquita

La líder del PP acusó a Ahora Madrid de adoctrinar y descristianizar en vez de ocuparse de la limpieza o la circulación

La líder del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, considera que la protesta que protagonizó Rita Maestre, portavoz del gobierno municipal (Ahora Madrid) en una capilla del campus de Somosaguas en 2011, por la que está imputada, “quizá estuviera más justificado en una mezquita”.

Maestre se enfrenta a un delito contra los sentimientos religiosos por irrumpir en el templo, en el que se encontraban un capellán y varios alumnos rezando, en sujetador y portando fotos del papa con esvásticas.

Aguirre realizó estas manifestaciones después de recordar que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, calificó la actuación de la edil como un “acto de libertad de expresión y reivindicación feminista”. En aquel momento, Maestre era estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas.

La portavoz popular calificó los hechos de “muy graves por tratarse de una ofensa a los sentimientos religiosos, con violencia e intimidación”. El PP pide a Maestre que deje su cargo en el Ayuntamiento hasta que se conozca la resolución judicial. El juicio comenzará el próximo 18 de febrero. La fiscalía ha solicitado una pena de un año de prisión e inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo.

Código ético

“Nosotros no entramos en cuestiones judiciales, sino políticas y, según el código ético de Podemos, Maestre debería dimitir”, concretó Aguirre. Recordó que Antonio Miguel Carmona, edil socialista, también se manifestó en ese mismo sentido. “Dijo que cuando se imputa a alguien tiene que dar un paso atrás, a la espera de la resolución judicial”. En cuanto al argumento esgrimido por Maestre de que en una universidad pública no pueden existir capillas, Aguirre considera que podía haber manifestado esa opinión de otra forma.

Maestre entró en la capilla acompañada por unas compañeras. Los testigos aseguran que lanzaron consignas ofensivas. La edil, sin embargo, niega que su comportamiento fuera violento y manifiesta el máximo respeto por las confesiones religiosas.

Aguirre acusó ayer en la misma rueda de prensa a Ahora Madrid de dedicarse a imponer su ideología, adoctrinar o cambiar las tradiciones y “descristianizar”, en vez de preocuparse de los problemas que realmente alarman a los madrileños. Las principales quejas de los ciudadanos se centran en la limpieza y en la circulación viaria, concretó.

Como ejemplo de descristianización, Aguirre volvió a la carga con la Navidad. “Lo que han hecho con su celebración es querer ocultar que la tradición cristiana es la que está presente en nuestra sociedad entre todas las religiones, incluso entre los laicos”, manifestó.

En este contexto, resurgieron las críticas a la cabalgata de Reyes. En su opinión, los cambios que se realizaron en el desfile constituyen una muestra más “de las vías que utiliza el gobierno municipal, con la alcaldesa a su frente, para eliminar las tradiciones cristianas”.

La portavoz añadió que uno de los objetivos que tienen en mente es “descristianizar y no limpiar”. A continuación, acusó a Carmena de no cumplir con su palabra de tener Madrid “limpio y reluciente” para la Navidad. La suciedad de las calles se ha acrecentado con la caída de golpe de las hojas de los árboles.

Aguirre criticó también la impunidad con la que actúan las personas que depositan la basura a la calle, y aparece tirada y desparramada. Un problema que se acrecienta en las fechas navideñas, y que, añadió, podría haberse reducido preparando una recogida selectiva para establecimientos comerciales. “A un automovilista que se pasa un minuto en [la zona de aparcamiento de] el SER le multan y si se saca la basura todos los días en el mismo sitio no pasa nada”, criticó.

Se refirió también a la actuación de la Policía Municipal, que “teóricamente” está para el cumplimiento de las ordenanzas en la calle. “Pero nadie dice nada ni recibe una notificación del Ayuntamiento explicando que no se puede hacer y que la próxima vez le impondrán una multa”, dijo. Adelantó que el PP realizará propuestas, aunque no las concretó. Desde la entrada en vigor del contrato actual, firmado por Ana Botella (PP), hay 2.000 trabajadores de limpieza menos. La situación se ha complicado debido a la reducción de personal por las vacaciones navideñas, que CC OO cifra en un 30%, y un ERTE de dos días que afectó al personal de las contratas de limpieza en 11 de los 21 distritos madrileños.