Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE y Podemos rechazan los presupuestos del PP por antisociales

Las dos formaciones creen que favorecen a las empresas privadas en educación y sanidad

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo
El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo. EFE

El PSOE y Podemos han devuelto esta mañana los presupuestos de 2016 presentados por el Partido Popular. Lo han hecho a través de dos enmiendas totales que han contado con el voto en contra del partido en el gobierno y Ciudadanos. Las dos formaciones de izquierdas han seguido la misma estrategia: denunciar que son unos presupuestos "antisociales", "insolidarios", "injustos", "impresentables" y "continuistas con los recortes". Sostienen que pretenden paliar las necesidades de la población sin recursos, pero que no buscan cambiar el modelo productivo que termine con la desigualdad y distribuya el dinero de una región que es rica.

Sus portavoces, Ángel Gabilondo y José Manuel López, han denunciado que se favorece a los colegios concertados y las externalizaciones de pruebas diagnósticas y operaciones a centros hospitalarios. En Sanidad, han recordado los políticos, los conciertos suponen ya el 12% del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), con un incremento del 2% hasta los 883 millones. Los dos partidos quieren que se paren los conciertos y recuperen su trabajo los 7.000 profesionales sanitarios que han perdido su trabajo en la pública. Denuncian también que no se están cumpliendo los objetivos –denunciados en auditorías- de los servicios de lavandería hospitalaria y limpieza privatizados para ahorrar. “El 91% de los pacientes del Sermas están satisfechos con el servicio”, se ha defendido la consejera de Hacienda, Engracia Hidalgo que constantemente compara Madrid con los datos de Cataluña y Andalucía.

La partida a la enseñanza concertada sigue subiendo hasta los 960 millones, mientras baja en tres millones la educación no universitaria pública y 12 millones en Universidad cuando se resta la subida de salarios de un 1% y el pago a la Complutense de 23 millones por una sentencia. “Se seguirá garantizando la libre elección de centro por las familias”, adelanta Hidalgo. En total la Comunidad debe 200 millones a los campus por incumplimiento de un plan de inversiones. pero para 2016, solo se ha presupuestado un 10% para la Complutense. ¿Para cuándo?, se pregunta la oposición. El Gobierno negocia con las universidades un pago a plazos en tres o cuatro años.

PSOE y Podemos insisten de nuevo en aumentar el impuesto de patrimonio, que tiene en la comunidad una bonificación del 99,99%, y las exenciones fiscales. Con ese dinero, piensan, podría financiar más a los ayuntamientos, dejados en su opinión a su suerte. Hidalgo, en cambio, piensa que hay un efecto redistributivo con los presupuestos entre los habitantes de la Comunidad de Madrid y de otras regiones: “Nos sentimos orgullosos”.

Opacidad en los presupuestos

Ambos partidos, a lo que se suma Ciudadanos, reprochan al Gobierno la “opacidad” y la “irrealidad” de los presupuestos, que tienen, en su opinión, ingresos sobrecuantificados y de referencia las cuentas presupuestadas en años an"eriores y no en las ejecutadas. “Miramos la ejecución. Llevamos haciéndolo 20 años. De ingresos y gastos”, defendió Enrique Ossorio, portavoz del PP.

Los tres partidos de la oposición han puesto como ejemplo la Sanidad. En 2014 se gastó 470 millones más en Sanidad de lo anunciado. De forma que, para 2016, se ha presupuestado 195 millones menos para los hospitales de gestión pública de lo que realmente se gastó el pasado año.

Ciudadanos defenderá 212 enmiendas parciales y recamará que el gasto se incremente en 21 millones, además quieren que 1.162 millones bailen de una partida a otra. “Los presupuestos son algo mejores que los del 2015 y hay mucho recorrido de mejora. ¿Es tan difícil reconocer que hay algo bueno?”, ha afirmado su portavoz Ignacio Aguado.

Más información