Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebelión de docentes, familias y alumnos contra el calor en las aulas

Dos institutos de Alicante suspenden las clases hasta el lunes y otros protestan en los patios

El IES Virgen del Remedio de Alicante cerrado por el calor.

Cada centro educativo se ha rebelado a su manera contra la consejería de Educación por adelantar el inicio del curso escolar y soportar temperaturas superiores a 27 grados dentro del aula. Unos han suspendido las clases hasta el lunes confiando en que pase la ola de calor, otros darán lecciones en el patio como señal de protesta y algunos se refrescarán con cubos de agua.

El martes a las nueve de la mañana en el IES Virgen del Remedio de Alicante la temperatura dentro de las clases alcanzó los 34 grados, pero la sensación térmica era de 36 grados a la sombra. Con más de 20 alumnos en cada aula y este calor, el equipo directivo del centro acordó enviar una circular a los padres y comunicar que el centro suspendía las clases hasta el lunes 15 de septiembre.

“Lo hemos hecho por dignidad profesional, así ni se puede trabajar, ni se puede enseñar”, aseguró un miembro del equipo directivo. Todos los profesores acudieron a sus puestos de trabajo, pero ningún alumno fue ayer al centro. La Consejería de Educación envió a la inspección para que certificara el cese de la actividad. La dirección asume las consecuencias de esta decisión y se expone a una sanción. El IES Balmis de Alicante tampoco tendrá alumnos hasta el lunes.

Los centros educativos de Alicante celebraron claustros para emprender distintas medidas. La mayoría optó porque sean las AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) las que decidan “no llevar a sus hijos” a clase, sobre todo este jueves y viernes cuando se esperan temperaturas superiores a los 30 grados. Así lo acordaron, por ejemplo, las familias del IES Veles e Vents en Gandia y el IES Arabí de L’Alfàs del Pi. Y en el IES Cavanilles de Alicante algunos docentes acordaron dar hoy clases en el patio a la sombra como protesta.

La AMPA critica que tengan calefacción sin usar y carezcan los centros de aire acondicionado

En otros centros, los profesores explican en los pasillos donde corre un poco más el fresco. La mayoría abre puertas y ventanas y deja a los alumnos beber agua y abanicarse dentro del aula Algunos padres también pretenden llevar ventiladores de sus casas. El Sindicat de Treballadors de l’Ensenyament (STEPV) animó a los equipos directivos a suspender las clases e informar a los padres de la medida ante la previsión meteorológica. “La actividad docente será imposible en los patios o en otros lugares sin aire acondicionado”, vaticinaba el sindicato en una nota de prensa. Durante los últimos días se han atendido varios casos de desmayos y lipotimias por parte de alumnos y algún incidente aislado entre el profesorado debido al calor.

Ante las primeras críticas, los responsables de la consejería recordaron que los equipos directivos tenían capacidad y medios para suspender las clases si consideraban que no se daban las condiciones adecuadas. Sin embargo, según varias fuentes consultadas, los inspectores pusieron trabas cuando las direcciones planteaban esta posibilidad.

Ramón López, presidente de la Federación de la AMPA Enric Valor de Alicante, recordó que ningún centro educativo dispone de aire acondicionado en las aulas. “Tenemos calefacción que casi no se usa, pero no refrigeración”, se quejó López que recomienda a los padres que adopten las medidas que consideren oportunas. El representante de las AMPA criticó el oportunismo de algunos centros que enviado a los alumnos a su casa. “Me llama la atención que los mismos de las mantas y los recortes, sean ahora los que más se quejan”, agregó López quien defendió el derecho a los alumnos a recibir una educación de calidad.

Recurso rechazado

Mientras el ambiente se caldea en los centros educativos, la Consejería Economía, Turismo y Empleo desestimó el recurso presentado por la Junta de Personal en el que pedía precisamente la suspensión de las clases por el calor en toda la provincia de Alicante. La inspección de Trabajo argumentó que “tendría que constatarse riesgo grave en cada centro” y “no cabe afirmar que la problemática sea igual para todos”.

El presidente de la Junta de Docentes No Universitarios, Salvador Vidal, propondrá presentar un recurso contra esta resolución. Vidal aclaró que están “moderadamente satisfechos” porque, en su opinión, no es “ni mucho menos negativa”, ya que no les “quita la razón” y les “ofrece la posibilidad de detallar los centros en los que la situación puede ser realmente nociva para los trabajadores”.

 

Más información