Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inspectores certifican las elevadas temperaturas dentro de las aulas

La inspección visita un colegio en Elche y mide 31,4 grados en las salas

Català dice ahora que los directores pueden suspender las clases "si es necesario"

Ampliar foto
Un inspector en un colegio de Elche toma la temperatura en el comedor escolar.

El calor dentro de las clases es insoportable en Alicante. Los alumnos mitigan las elevadas temperaturas con abanicos improvisados, las ventas y puertas están abiertas y algunos padres han empezado a instalar ventiladores.

Los inspectores del INVASSAT (Instituto Valenciano de Seguridad e Higiene en el Trabajo) empezaron este viernes a medir las temperaturas en el interior de las aulas del colegio Clara Campoamor de Elche, en el que al mediodía se superaron los 31,4 grados a la sombra.

El empeño de la consejera de Educación, María José Catalá, de ser la primera en aplicar la reforma educativa de la Lomce y adelantar el inicio del curso está provocando problemas en la mayoría de centros de las comarcas del sur de Alicante.

"La consejería no es responsable de la climatología"

María José Català, en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, ha señalado que la denuncia que ha presentado el STEPV-Iv ante la Inspección de Trabajo, en la insta a que se paralicen las clases en más de 200 centros educativos de la Comunidad Valenciana "al superarse en ellos la temperatura y humedad permitidas por la ley", "veremos dónde llega" y ha recalcado que el Gobierno valenciano tiene "la situación totalmente controlada".

La consejera ha señalado que las altas temperaturas no puedan ser "motivo" para criticar el inicio de curso porque la consejería "no es responsable de la climatología" y ha señalado que la Inspección educativa tiene también un protocolo.

Català ha insistido en que "no puede prever" el calor que se está registrando estos días. De hecho, ha recordado que el mes septiembre del pasado curso escolar las mayores temperaturas se registraron en la tercera y cuarta semana, por ello ha reiterado que el calor no puede ser un motivo para criticar la fecha en la que se inicia el curso escolar.

En cualquier caso, ha recalcado que "estas circunstancias climatológicas son excepcionales, imprevisibles" y ha mostrado su confianza en que las temperaturas "bajen" para que la comunidad educativa "pueda trabajar con absoluta normalidad en los centros educativos".

Los profesores del IES de Foios (Valencia) han acordado este mediodía en asamblea suspender las clases por el calor, y en Almoines i Carcaixent algunos alumnos han ido en bañador y toalla al colegio en señal de protesta, según ha informado el Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament (STEPV). En otro instituto de Massamagrell han acordado el lunes convocar una poalada [pozalada] para refrescarse y en el IES Vall de la Safor de Vilallonga sacaron las clases al patio.

La consejera se ha excusado diciendo que el calor es "un hecho puntual" y no piensa hacer nada a pesar de que en muchas aulas se superan de largo los 27 grados que la legislación laboral señala como límite para evitar el trabajo en lugares cerrados.

María José Català, ha señalado este viernes en rueda de prensa que "hay un calendario lectivo que hay que cumplir", aunque ha explicado que los directores de los centros son competentes para suspender las clases si no se pueden impartir en condiciones de normalidad y "motivan las circunstancias". No obstante, ha recalcado:"Si se suspenden las clases cada vez que hace mucho calor no sé si llegaríamos a cumplir esos 180 días lectivos".

Catalá recuerda que en junio también hace calor. Sin embargo, la Cadena Ser en Valencia ha tenido acceso al histórico elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que confirma que no es en absoluto excepcional el calor en estas fechas.

Si bien es cierto que las temperaturas diurnas están grado y medio por encima de lo normal este mes de septiembre, se han registrado temperaturas superiores en otras ocasiones, por ejemplo en los años 2005, 2008 y 2009. Con lo cual era previsible esta situación.

La primera semana de septiembre está incluida entre las doce más calurosas del año. Las que registran temperaturas por encima de 27 grados y medio según el promedio registrado en el período 1981-2010. Sin embargo, en junio hace calor pero no tanto y las primeras semanas, hasta ahora lectivas y a partir de este curso de vacaciones, no forman parte del período más caluroso del año.

El informe de AEMET señala además que las temperaturas nocturnas están siendo anormalmente altas para esta época del año, tres grados por encima de la media, y son las más cálidas de los últimos cinco años.

Más información