Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicante no quiere más clases al sol

Los sindicatos reclama que se suspendan las clases por las altas temperaturas

Los alumnos del colegio Clara Campoamor de Elche han acudido al centro con abanicos a modo de protesta. Ampliar foto
Los alumnos del colegio Clara Campoamor de Elche han acudido al centro con abanicos a modo de protesta.

La Junta de Personal Docente no Universitario de Alicante, integrada por los sindicatos y representantes del profesorado, solicitó este lunes a la dirección territorial de la consejería de Trabajo, cuyo titular es Máximo Buch, la “paralización de actividad laboral docente por riesgo grave e inminente en tanto persistan las actuales condiciones ambientales (temperatura y humedad) y no se adopten las medidas preventivas en los centros educativos de Alicante”.

 La temperatura en las aulas supera los 30 grados en muchos casos, profesores y alumnos están asfixiados. “Que la autoridad laboral decida, es un problema de las condiciones en las que se desempeña el puesto de trabajo”, aseguró Francisco García, delegado de CC OO, que también informó a Educación de su petición.

La Junta de Personal se reunió de urgencia también con el director territorial de la Consejería de Educación en Alicante, José Antonio Rovira, al que trasladaron el problema.

El delegado de Educación recordó que los equipos directivos pueden suspender las clases si lo consideran “necesario y conveniente” con el beneplácito de la inspección. Sin embargo, los sindicatos aseguran que algunos inspectores detectan “maniobras políticas” cuando la dirección de un centro plantea suspender las clases.

La Junta, integrada por los sindicatos STEPV, CC OO, ANPE, FETE-UGT-PV y CESIF, insiste en que la normativa de Riesgos Laborales marca como límite para el correcto desarrollo de las clases una temperatura de 27 grados y una humedad relativa del 70%, algo que estaría “incumpliendo”, según Salvador Vidal, presidente de la Junta. Desde que se iniciara el curso escolar en la Comunidad Valenciana, el pasado miércoles, 3 de septiembre, al menos siete alumnos han sufrido lipotimias por el calor en distintos centros de la provincia de Alicante.

Los alumnos del colegio 8 de Marzo de esta capital organizaron una protesta y se manifestaron debido al calor, en Monforte del Cid se llamó a una ambulancia para que atendiera a una alumna y en Elche un grupo de padres del colegio Clara Campoamor sacaron a sus hijos de las aulas al superar en el interior del centro los 27 grados.

La temperatura alcanzó ayer los 33 grados. Ante este panorama los padres pretenden en Elche convocar un consejo escolar extraordinario para abordar la situación del calor en las aulas. Centros educativos como el Altaya de Altea (Alicante) han decidido adelantar una hora y media el fin de sus clases a partir de este martes, reduciendo el tiempo empleado para cada materia y terminando alrededor de las 13 horas.

Según el STEPV, alumnos de colegios de Almoines y Carcaixent (Valencia) también acudieron la semana pasada a clase en bañador en señal de protesta, mientras que el instituto Vall de la Safor (Vilallonga, Valencia) decidió dar las clases en el patio y el IES de Foios (Valencia) suspendió las clases una hora antes por la misma razón.

 

Más información