Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Hacienda reestructurará los créditos del FLA a las autonomías

Montoro baraja reducir los intereses de los créditos o bien "aplazar las devoluciones del capital principal"

Ampliar foto
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en el Círculo de Economía.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha anunciado este mediodía que el Gobierno central está estudiando la “reestructuración” de los créditos que el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) ha concedido a las comunidades autónomas. En una conferencia en el Círculo de Economía de Barcelona, Montoro ha afirmado que el Ejecutivo “se hará cargo de los costes financieros” que ahora están soportando las autonomías. El objetivo, según el ministro, es dar liquidez a las comunidades “que aún no pueden acceder a los mercados de capitales” para financiarse y atender el pago de los servicios públicos. En declaraciones posteriores al coloquio con empresarios, el ministro ha aclarado que baraja reducir los intereses de los créditos o bien "aplazar las devoluciones del capital principal".

Esa ha sido la respuesta de Montoro a las demandas que los empresarios catalanes le han transmitido a través de Antón Costas, presidente del Círculo de Economía, para que aborde la reforma del modelo de financiación autonómica. La medida da oxígeno a las arcas de Cataluña, la Comunidad Valenciana, Baleares o Murcia, que han insistido en la reforma del modelo de financiación ante la dificultad de reducir el déficit público, por una parte, y atender el coste de los servicios públicos, por otro. Ahí, sin embargo, el ministro no se ha movido de la posición que ha venido sosteniendo en las últimas semanas. “A mí el sistema de financiación actual no me gusta nada, he votado en contra de él y he dirigido el voto del PP para votar en contra”, ha asegurado Montoro, quien ha añadido que "en este momento" una "reforma integral" podría "ser mal entendida" y dar lugar a "agravios y enfrentamientos políticos".

En lugar de abordar esa reforma, Montoro ha apostado por “ser pragmáticos”. “Ahora hemos de pagar esos servicios públicos entre todos, no con los impuestos de todos, que no llegan, sino con la deuda que tomamos en los mercados”, ha sostenido. Para ello, además de asumir el coste de la deuda del FLA, Montoro ha asegurado que “aplazará” la devolución que deben hacer los ayuntamientos de las “liquidaciones negativas” del sistema para “dar tesorería y liquidez”. Montoro ha asegurado que la prioridad del Gobierno ha sido la de “financiar los servicios públicos”. “¿Qué hubiera pasado con los hospitales en Cataluña?”, se ha preguntado Montoro, quien ha recordado que el problema de “confianza” con España supuso que muchas multinacionales estuvieran “a punto de retirarse” del país.

En su intervención ante los empresarios, Montoro ha explicado las bondades que, a su juicio, tiene la reforma tributaria y ha resaltado que, contra pronóstico, España está creciendo por encima de lo que preveían los organismos internacionales. Ello permitirá, ha dicho, que el año que viene baste con “contener el gasto público” para reducir el déficit público en 10.000 millones de euros solo con el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB).

El presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha reclamado a Montoro “valentía política” para abordar una reforma del modelo de financiación autonómica que solvente no solo el “problema catalán”, sino también el que sufren varias comunidades autónomas para sufragar el coste de los servicios públicos. “Si el Gobierno sabe dar respuesta al problema español será más fácil dar encaje al catalán sin que se vea como algo ofensivo o abusivo”, ha razonado Costas. El presidente del lobby barcelonés ha abogado por introducir el criterio de ordinalidad dentro del modelo, esto es, que si una comunidad es la primera en aportar fondos al sistema, tras esa contribución siga siendo la primera en recursos por habitante. A su juicio, la solidaridad interterritorial debe ser “sostenible”, “equitativa”, “transparente” y “responsable”. Además, Costas ha señalado que en ella deben participar todas las autonomías, también las que disponen de un modelo foral.

Retomando su discurso al presidente del Gobierno Mariano Rajoy de la pasada reunión del Círculo en Sitges, Costas enmarcó los cambios en ese “contrato social territorial” dentro del “éxito” que ha supuesto el desarrollo de la Constitución. “Lo que no hizo la Constitución fue escribir el manual de uso de ese modelo, que fue el modelo de financiación”, ha asegurado Costas, quien ha celebrado la reunión del próximo 30 de julio entre Rajoy y Artur Mas. Costas ha considerado positivo el encuentro, del cual si bien no augura que haya un acuerdo inmediato sí espera que sea el “inicio de un proceso”. “Que hablen entre ellos, como la película de Almodóvar, es lo importante”, ha bromeado.

Costas ha ido más allá y ha pedido a Montoro que también sea “más valiente” en la eliminación algunas deducciones y privilegios fiscales que sirven para que “muchas personas y entidades que deberían pagar por su nivel de renta y beneficios no lo hagan”. Esa circunstancia, junto al fraude fiscal, hace de las arcas españolas una suerte de “cesta de mimbre”, según Costas. “Le metes ingresos fiscales y se van por los agujeritos”, ha afirmado. Costas ha razonado que el sistema fiscal es un “elemento básico” a través del cual los ciudadanos perciben el “contrato social”. “Llevamos cinco años de plomo que puede llevar al ánimo a una parte de la ciudadanía de que hacienda no somos todos o que unos más que otros. Es inadmisible que en igualdad de PIB tengamos una recaudación del 10% de PIB menos. Si tuviéramos el mismo nivel de recaudación muchos recortes no deberían haberse hecho”, ha sostenido Costas.

 

Más información