Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez condena a Esquerra Unida por la web contra Calatrava

El magistrado considera que el dominio atenta contra el derecho al honor del arquitecto

La sentencia señala que el contenido de la página se enmarca en la libertad de expresión

Aspecto actual del Palau de les Arts, sin trencadis y con las pruebas de pintura.

La web calatravatelaclava.com, creada por Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), debe ser suprimida en el plazo de 20 días por suponer una "intromisión ilegítima en el derecho fundamental al honor" del arquitecto Santiago Calatrava. El juzgado de primera instancia número 12 de Valencia ha condenado a la coalición, además, a pagar 30.000 euros al autor, entre muchas otras construcciones en todo el mundo, de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

El juez atiende la petición de Calatava y obliga a la coalición a publicar en el sitio web la sentencia hasta que el mismo sea cerrado. También deberá ser clausurada la versión de la página de Internet de la red social Facebook.

La indemnización que pidió el arquitecto ascendía a 600.000 euros, al entender que junto al daño moral, la web había proyectado una imagen sobre él que le había llevado a perder encargos. El juez considera tal extremo, sin embargo, "excesivo" y no suficientemente acreditado, restringiendo el daño sufrido al ámbito "íntimo".

EUPV está estudiando la sentencia y prevé, en principio, apelarla. "No compartimos la sentencia y vamos a estudiar detenidamente la presentación de un recurso", ha afirmado el diputado en las Cortes Valencianas Ignacio Blanco.

La fiscal pidió la absolución al entender que debía prevalecer la libertad de expresión

La fiscalía pidió la absolución de la formación política y el mantenimiento de la web al considerar que se enmarcaba en la libertad de expresión.

La sentencia avala esa visión de los hechos pero restringida solo al contenido de la web, que considera legal. El nombre del dominio, en cambio, establece el juez, "indica claramente" que el arquitecto "no es una persona fiable". Y lo describe, "con evidente sorna e intencionalidad", como un arquitecto "que no actúa con la necesaria profesionalidad y honradez sino que te engaña, te traiciona, te estafa, se enriquece injustamente, abusa de tu confianza y otras interpretaciones en esta misma línea".

Santiago Calatrava, en Venecia en una imagen de archivo.

Todo ello, sigue el fallo, constituye una intromisión ilegítima en el honor de Calatrava al "producir en su titular un menosprecio y una pública descalificación personal y profesional, resultando injurioso y vejatorio".

El magistrado razona que el "honor y la dignidad constituyen el mayor y más fundamental de los derechos de la persona después del derecho a la vida y la integridad física; e incluso en algunos casos que hemos conocido, por delante".Y zanja por ello que el título del dominio "no puede ser mantenido públicamente".

El contenido de la web, en cambio, integrado por artículos de prensa, documentos oficiales y opiniones de los dirigentes de Esquerra Unida, "si bien puede decirse que en su casi totalidad resultan poco favorables a la labor profesional del arquitecto o bien se relacionan con defectos y vicios constructivos" de sus obras, se inscribe "dentro de los límites de la crítica como reflejo del derecho también fundamental a la libertad de expresión", resuelve el magistrado.

La dignidad es el principal derecho tras la vida y la integridad física, razona el juez

El juez Miguel Ángel Casañ concede a algunos de los documentos disponibles en la página el rango de "interés público". Es el caso de los "contratos suscritos entre el señor Calatrava y la Administración autonómica, de difícil acceso por los particulares".

EU ha colgado en la web contratos que consiguió a través de sus parlamentarios después de largas pugnas con la Generalitat, ya que el Gobierno del expresidente valenciano Francisco Camps incluyó en ellos cláusulas de confidencialidad. Sucedió con los honorarios cobrados por el arquitecto, denegados a la oposición en 2008. La coalición difundió más tarde que Calatrava cobró cerca de 100 millones de euros por el diseño de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

El arquitecto había solicitado 600.000 euros como indemnización, petición sustentada en un informe económico. El arquitecto alegaba que la web le había provocado una "pérdida de oportunidades de negocio", consistentes "en la paralización o no contratación de proyectos" dentro y fuera de España. Y mencionaba, en concreto, "la decisión de no continuar un proyecto en Brasil, el puente de Tijuca", recuerda el juez.

El arquitecto alegó que la web le ha hecho perder contratos, como el de un puente en Brasil

La página creada por EU tuvo, efectivamente, repercusión global. Después de su publicación en Internet el diputado de EU Ignacio Blanco fue entrevistado por el New York Times para un reportaje que el rotativo norteamericano dedicó a obras polémicas del arquitecto.

El magistrado considera, sin embargo, "a pesar de la gravedad de los hechos", que tales consecuencias profesionales no han sido demostradas: "Se ignoran las causas de la suspensión del proyecto antes indicado en Brasil o en otros lugares, si tienen o no una única causa en las informaciones publicadas". Y limita por ello "el ataque" sufrido por Calatrava al ámbito "íntimo o personal".

"Relevancia pública"

El diputado autonómico de Esquerra Unida Ignacio Blanco ha destacado poco después de conocer la decisión del juez la parte de la sentencia que resulta favorable para la coalición, al establecer que el contenido de la web está amparado por la libertad de expresión.

"Toda la información que contiene la página web es veraz está acreditada documentalmente y entendemos que es de relevancia pública porque se trata de los millones de euros que los valencianos nos hemos gastado de más en los proyectos de Santiago Calatrava", ha afirmado Blanco.

"El juez considera injuriosa la expresión te la clava", ha continuado Blanco; "nosotros hemos defendido muchas veces que es una expresión que tiene un contexto social en el que se usa y por eso entendemos que Calatrava nos la ha clavado".

El arquitecto, ha concluido el parlamentario, "ha estado haciendo intromisión en los presupuestos públicos durante muchos años con unos efectos terribles para todos los valencianos".