Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres millones de euros por patrocinar una línea de metro, ¿caro o barato?

Vodafone dispondrá de espacios para promocionar sus productos y hacer campañas concretas

Tres millones de euros por patrocinar tres años una línea entera de la red de Metro de Madrid. En cada parada, en cada vestíbulo, aparece el logotipo. El nombre de la empresa —Vodafone— está asociado además al de la estación de Sol y sonará por el megáfono cada vez que el tren acceda a su vestíbulo, además de ir delante en el mapa del suburbano.

La telefónica también dispondrá de espacios para promocionar sus productos y hacer campañas concretas. ¿Es una cantidad suficiente? ¿O se queda corta? Desde Metro señalan que no es posible comparar porque no se había hecho antes. Tampoco han facilitado lo que la empresa pública ingresó en 2012 por el mes que otra compañía patrocinó la estación de Sol en un proyecto piloto.

Un vistazo a sus propias tarifas puede ayudar a interpretar si la cantidad es o no elevada. La intención de Metro es ingresar un millón de euros al año con este contrato, es decir, 83.000 euros al mes por toda la línea. Contratar 240 mupis de la red supone 35.520 euros semanales. Hacerlo un mes es más caro que tener un mes de línea roja Vodafone (142.080 euros) aunque es previsible que las tarifas se ajusten o haya una rebaja en caso de que el contrato se amplíe.

Contratar 160 soportes de los llamados 4x3 (los soportes están situados en el vestíbulo que cubren el espacio de techo a suelo) asciende a 60.800 euros por 14 días, de nuevo más por un mes: 121.600 euros, según las tarifas oficiales de la compañía. La tarifa por un mes de línea es relativamente más alta que contratar durante un mes el llamado circuito Dominación: hasta 70.453 euros al mes por 240 paneles, 504 anuncios de 20 segundos en Canal Metro, un stand publicitario y un pasillo decorado.

La iniciativa es novedosa en España y en el resto de Europa. Transport for London (la empresa que gestiona el transporte público en la capital británica) cerró un trato similar en una de sus infraestructuras. Cedió el nombre de un teleférico a la compañía aérea Emirates Air Line. La aerolínea pagó casi la mitad del coste de la construcción (25 millones de libras, unos 29,3 millones de euros) del recorrido que lleva su nombre y, gracias a eso, se han rebautizado también dos estaciones del metro londinense (Emirates Greenwich Peninsula y Emirates Royal Dock).