Metro ingresará tres millones por el patrocinio publicitario de la línea 2

El suburbano aumenta un 10% los ingresos publicitarios con el novedoso sistema de marketing

El nuevo negocio no impedirá que suban las tarifas, dice el presidente regional

 Vídeo: El País-LIVE!

A partir de junio, la estación de Sol se llamará Vodafone Sol. Así se oirá por los altavoces del suburbano madrileño cuando el tren llegue al andén. El nombre se verá en todos los carteles interiores y exteriores y también en el mapa del suburbano. Y desde septiembre, toda la línea roja estará decorada con el logotipo de la compañía telefónica. Metro de Madrid da un paso más en la aplicación del naming rights (una técnica de marketing que supone rebautizar una instalación con el nombre de una empresa o de una marca). El año pasado, la misma estación de Sol se convirtió en el escaparate de una empresa de aparatos móviles y ahora será un soporte publicitario más de una empresa telefónica.

Ni Metro ni la Comunidad de Madrid han revelado nunca cuánto se ingresó por la primera campaña de patrocinio de una estación española. La publicidad de Vodafone, que hoy ha firmado un convenio con la Comunidad de Madrid, supondrá unos tres millones de euros. La empresa se compromete, además, a mejorar la cobertura telefónica en esa línea con el resto de operadores.

El presidente regional, Ignacio González, ha señalado hoy que la intención es aumentar un 10% los ingresos publicitarios anuales de Metro —que el año pasado ascendieron a 10,3 millones— evitando dar una cifra concreta. El acuerdo previsto con la empresa tiene una duración de tres años, lo que supone unos tres millones de euros. Para González es una "posibilidad enorme de ingresos" para Metro. "Tenemos 11 líneas más y muchas estaciones" que ofertar, ha recordado el presidente.

González considera que este tipo de campañas sirven para que Metro "pueda ampliar sus ingresos sin necesidad de repercutir directamente o todos ellos sobre las tarifas". El presupuesto de Metro, que ha caído más de 20 millones en un año, asciende a 956 millones en 2013.

Las tarifas que pagan los usuarios —Metro espera que se produzcan unos 625 millones de viajes este año— sufrieron una subida récord del 11% en 2012 mientras se recortó en el número de trenes (el tiempo de espera se dobló a partir de las once de la noche) y se cerraron varios vestíbulos de la red. En 2013 se produjo un nuevo incremento de los abonos mensuales, los que emplean el mayor porcentaje de viajeros, que además son los más fieles al uso del transporte público.

No obstante, el presidente regional ha señalado que haber obtenido nuevos ingresos publicitarios, que esperan aumentar con contratos con otras empresas, no significa que "no vaya a subir la tarifa de Metro" en el futuro.