La mayor subida del metro en 10 años

Las tarifas aumentan de media un 11% a partir de mayo, el mayor nivel de la era Aguirre

El metrobús se incrementa un 29% e ir al aeropuerto costará cinco euros, el doble que ahora

ATLAS

Viajar en transporte público por la red regional de Madrid (autobuses, metro y cercanías) costará más a partir de mayo. Casi todas las tarifas suben, con una media del 11% de aumento. Es el mayor incremento porcentual desde hace casi una década, cuando Esperanza Aguirre asumió la presidencia de la Comunidad de Madrid en 2003. Frente a la costumbre de aplicar la subida en enero, en esta ocasión llega casi a mitad de año. Y se produce apenas dos meses y medio después de que la propia Aguirre asegurara que las tarifas no subirían en 2012 y encomendara al consejero de Transportes, Pablo Cavero, aumentar ingresos y reducir subvenciones sin incrementar el precio del billete que pagan todos los usuarios.

La encomienda ha resultado fallida. Las tarifas suben para intentar recaudar unos 120 millones de euros, con el objetivo de que usuarios y Administraciones cubran al 50% lo que cuesta un trayecto. Ahora, la correlación es del 40% de los viajeros frente a un 60% de las Administraciones. El mayor incremento se produce en el Metrobús de 10 viajes, que pasa de 9,30 a 12 euros (un 29% más). La tarifa para llegar o salir del aeropuerto de Madrid Barajas se duplica hasta cinco euros y los abonos mensuales suben casi el 8%. También se incluyen billetes nuevos que tienen en cuenta la distancia recorrida o la duración del viaje. El billete sencillo subirá a partir de junio para aquellos que recorran más de cinco paradas. Otra novedad es un abono que permite hacer transbordos entre autobuses urbanos con un solo billete.

Las novedades

  • A partir de mayo se incluye un nuevo título de 10 viajes solo para el autobús urbano. Costará 18 euros y permitirá hacer transbordos durante una hora de un autobús a otro.
  • Viajar con un billete sencillo dentro de la zona A de Metro (casi equivalente al término municipal de Madrid) será más caro para algunos usuarios desde junio. Seguirá costando 1,50 euros para quienes recorran cinco paradas o menos. A partir de la sexta, deberán abonar 10 céntimos más por estación hasta un máximo de dos euros.
  • En verano comenzará a distribuirse la nueva tarjeta sin contacto, similar a una tarjeta de crédito, que permite combinar abonos en un mismo título y almacenar información de los hábitos de viaje del usuario. Esta fórmula abre la puerta a un sistema tarifario distinto y mucho más personalizado.

La presidenta sostenía ayer mismo que creía que el precio del transporte público no se incrementaría este año, especialmente el billete sencillo, ya que “subió hace poco”. En agosto de 2011 pasó de un euro a 1,50. Aguirre hizo estas declaraciones en una visita al presidente Mariano Rajoy en el palacio de la Moncloa mientras en la Consejería de Transportes se hacían los últimos cálculos y después de que trascendiera que hoy hay una reunión del Consejo de Administración del Consorcio Regional de Transportes para revisar las tarifas. En este organismo participan distintas Administraciones (Comunidad, Estado y Ayuntamientos), empresarios, sindicatos y usuarios, aunque el principal peso corresponde a la Comunidad de Madrid.

La Consejería de Transportes e Infraestructuras ofrece distintas razones para explicar esta subida que la presidenta negaba hasta ayer por la mañana. Por un lado, señalan que ha bajado la subvención del Ministerio de Fomento al transporte público madrileño. Los presupuestos generales del Estado, presentados el martes de Semana Santa, reducían la aportación estatal un 25% hasta 126,8 millones. Otra de las razones es la subida de los suministros, principalmente del gasoil (16,8%) y de la luz (7,4%). El Consorcio Regional de Transportes ha perdido este año además los 150 millones que aportaba el Ayuntamiento de Madrid antes de ceder todo el poder que tenía en Metro a la Comunidad. El Gobierno regional sostiene que las nuevas tarifas se han “coordinado” con el Consistorio, según dijo ayer el consejero Pablo Cavero. Desde el Ayuntamiento responden que han sido informados pero las tarifas no se han consensuado, según una portavoz municipal, que añade que será hoy cuando manifiesten su postura sobre el incremento en el Consejo de Administración del Consorcio. Previsiblemente votarán a favor.

Nuevas tarifas para el transporte público en madrid

El incremento medio del 11% sobre las tarifas supera el referente habitual a la hora de fijar los precios de los viajes, el IPC del transporte. Entre enero de 2011 y febrero de 2012 (último dato disponible), la variación interanual ascendió al 7,65%. Transportes estima que subirá algunas décimas hasta superar el 8% con los datos de los dos últimos meses y señala que el sistema más usado, el abono mensual de transportes, sube por debajo de esa media un 7,8%. La subida prevista a partir de mayo penaliza más a los usuarios ocasionales que a los más fieles. Estas son las principales novedades:

» 12 euros por el metrobús. El billete de 10 viajes que utiliza uno de cada cuatro viajeros de la red se incrementa un 29% a partir de mayo. Costará 12 euros para la zona A de Metro (que se corresponde básicamente con el término municipal de Madrid), para los tranvías de Boadilla y Pozuelo, la TFM (trayecto de línea 9 de Metro entre Puerta de Arganda y Arganda del Rye) y para los autobuses urbanos de la EMT.

Las tarifas para viajar en las ampliaciones de Metro Este (la línea 7, la naranja, entre las paradas de Estadio Olímpico y Hospital del Henares), Metro Norte (ampliación de la línea 10. la azul oscura, entre Ronda de las Comunicaciones y Hospital Infanta Sofía) y Metrosur (línea 12) suben un 18,3% hasta 11 euros por 10 trayectos.

» Transbordos en el autobús. Se pone en marcha un nuevo billete de 10 viajes solo para los autobuses urbanos de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) que permitirá hacer transbordo con un solo billete durante una hora. Según Transportes, es una vieja reivindicación de los usuarios que hasta ahora veían cómo un trayecto en metro se podía realizar con un solo billete mientras cambiar de autobús para un recorrido similar suponía utilizar dos. Se trata de equiparar ambos modelos, aunque no quedan exactamente igual. El abono exclusivo de autobús costará 18 euros, seis más que el metrobús, aunque supone un ahorro de seis euros respecto a comprar dos abonos sin transbordos.

» El abono sube menos. Los abonos mensuales suben una media del 8%. Son los títulos que emplean casi dos tercios de los usuarios de la red, según estimaciones de Transportes. El abono mensual para usuarios de más de 65 años de edad pasa de 10,90 a 11,60 euros (un 6,42%). Los que compraron abono anual en enero están de enhorabuena. No se les aplicará ningún incremento de tarifas.

» Billete sencillo por paradas. Viajar dentro de la zona A de Metro con un billete sencillo será más caro si el usuario recorre más de cinco paradas. A partir de la sexta, pagará 10 céntimos más por estación hasta un máximo de dos euros. Esta subida se aplicará a partir de junio porque hay que modificar los programas informáticos de las expendedoras de billetes para que hagan el nuevo cálculo, según explican desde la consejería. El 45% de los usuarios que compran el billete sencillo recorren menos de cinco paradas, según las estimaciones obtenidas por Transportes a través de encuestas. El billete sencillo de autobús urbano se mantiene. En TFM y Metro Ligero Oeste (los tranvías de Pozuelo y Boadilla) subirán de 1,50 a dos euros. Los billetes combinados —que permiten realizar trayectos entre la red central de Metro y las periféricas como Metrosur o Metro Este— se incrementa de dos a tres euros.

» Cinco euros al aeropuerto. Se duplica la tarifa para salir o llegar a las dos estaciones del aeropuerto de Madrid-Barajas (a las terminales antiguas y a la T-4). A partir de mayo costará hasta cinco euros (entre 1,5 y 2 euros de billete sencillo más tres euros de suplemento) tanto para los usuarios del autobús exprés de la EMT, que ahora pagan dos euros, como para los de metro, a los que les cuesta 2,50. Los usuarios del abono transporte y los trabajadores del aeropuerto no tendrán que pagar ningún suplemento.

» Tarjeta sin contacto. Otra de las novedades es la implantación de una nueva tarjeta (se llamará Súbete) que sustituirá progresivamente a los modelos actuales. Es similar a una tarjeta de crédito y permite almacenar información más detallada del usuario, como el tipo de transporte que usa, por dónde se mueve habitualmente y cuánto utiliza la red. La previsión es repartirla durante el verano a todos los usuarios de la zona A y que esté a disposición del resto de viajeros antes de fin de año. Este nuevo modelo permite, por ejemplo, activar el abono mensual por días naturales —de día 15 de mayo a 15 de junio— con lo que Transportes estima que se podrán ahorrar hasta 30 euros anuales descontando vacaciones. La nueva tarjeta ampliará las opciones de combinación en el futuro, permitiendo que el viajero que utilice solo el autobús o que prefiere el tren de cercanías pague abonos por un único sistema.

Unas cuentas difíciles de cuadrar

P. ÁLVAREZ

Cada año se realizan unos 1.500 millones de viajes en transporte público. La mayoría son en metro (637 millones) y en los autobuses urbanos de la EMT (436). Mantener la red cuesta 2.500 millones, según estimaciones de la Consejería de Transportes. De ese dinero, el 40% proviene de lo que pagan los usuarios (980 millones) y el otro 60% lo asumen las Administraciones. La Comunidad de Madrid pretende rebajar esos porcentajes hasta dejarlos en un 50% en cada caso, lo que conlleva obtener por otras vías 270 millones. ¿Cómo?

El encargo que la presidenta Aguirre hizo al nuevo consejero de Transportes cuando ocupó el cargo en enero fue obtener esa financiación sin aumentar tarifas. Pero las cuentas no cuadran.

La subida del 11% de las tarifas supone, según las estimaciones de Transportes, 120 millones más. Los otros 150 esperan conseguirlos a través de “adelgazar costes” (120 millones), con publicidad y patrocinios (21) y funcionando como consultoría para otros metros y empresas de transportes del mundo (9).

Respecto a los costes, la prioridad es mantener “estándares de calidad”, como la puntualidad en el metro, según señaló ayer el consejero Pablo Cavero. Casi todo lo demás es revisable.

El presupuesto anual de Metro asciende a 1.233 millones de euros. Más de un tercio se destina a sueldos y gastos de personal, otro tanto a alquileres (sobre todo de trenes y estaciones en régimen de concesión), el 15% se va en suministros, 50 millones en limpieza y 80 en seguridad. A finales de 2011, directivos de Metro elaboraron un plan de ahorro tras el encargo de la consejería. Incluía medidas impopulares como reducir la vigilancia y la limpieza o cerrar el suburbano a las 00.30, adelantándolo una hora y media. También recogía una disminución en el gasto energético reduciendo la iluminación y el aire acondicionado.

Ese tipo de fórmulas, en su vertiente más extrema que incluía despidos, suponía 62,5 millones de ahorro, menos de la mitad de lo que Transporte pretende reducir ahora con un plan que no ha especificado aún. El consejero dejó ayer la puerta abierta al ser preguntado si el cierre nocturno está entre los planes: “Por ahora no”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Carreras clandestinas por Gran Vía

Alba Casas Madrid

Grupos de ciclistas celebran competiciones ilegales a gran velocidad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana