Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Badalona consuma la salida del Grupo Serhs de la cocina del hospital municipal

La empresa de Ramón Bagó logró 12 millones en contratos irregulares en la ciudad desde 2003

La decisión sigue a la expulsión de la auditora Faura-Casas del equipamiento

La comisión de investigación municipal deja en manos de Antifraude las pesquisas

Badalona consuma la salida del Grupo Serhs de la cocina del hospital municipal Ampliar foto

El poderío en Badalona del Grupo Serhs, la empresa de restauración del exalcalde de Calella por CiU y hombre fuerte de la sanidad catalana Ramon Bagó, ha empezado a declinar. La empresa tendrá que abandonar en las próximas semanas la cocina del hospital municipal, un servicio que ha gestionado a dedo durante dos décadas a razón de casi medio millón de euros anuales. Lo hará tras haber perdido el concurso público convocado por primera vez por el Ayuntamiento, en lo que constituye un hecho histórico para una empresa que llegó a gestionar casi todas las cocinas de los equipamientos públicos de la ciudad: el hospital municipal, el centro sociosanitario El Carme, la residencia para mayores Sant Roc, el centro para discapacitados Can Ruti y otros tres servicios municipales.

La causa de la salida de Serhs del hospital municipal de Badalona está en las irregularidades detectadas a principios de año en los contratos ganados por la empresa en la última década en la ciudad, avanzadas por EL PAÍS el pasado mes de marzo. El alcalde de la ciudad, Xavier García Albiol, ordenó entonces la apertura de una comisión de investigación que ha corroborado que desde 2003 Serhs ha obtenido hasta 12 millones de euros en adjudicaciones que incumplen la normativa. Esto llevó también al Ayuntamiento a declarar desierta la primera convocatoria del concurso, a la que solo se había presentado Serhs. Tras abrirse los sobres de la segunda convocatoria, la semana pasada, ha sido la empresa Comertel la que ha ganado la licitación pública.

La salida de Serhs rompe la estrecha convivencia en la ciudad entre Gobiernos del PSC —apoyado por CiU entre 2007 y 2011, año en el que el PP se hizo con la alcaldía—, el Consorcio de Salud y Social de Cataluña —CSC, ente público que gestiona decenas de centros sociosanitarios, entre ellos el de Badalona—, la auditora Faura-Casas y el propio Grupo Serhs.

La salida de la empresa de Bagó debe interpretarse, según fuentes municipales, como el deseo de García Albiol de “hacer limpieza”. El pasado mes de octubre, Badalona Serveis Assistencials —BSA, la empresa municipal que gestiona los equipamientos sociosanitarios de Badalona— ya echó a Faura-Casas, a la que el Ayuntamiento acusa de no haber avisado de que se estaba incumpliendo la ley de contratación pública. Ahora, Badalona estudiará también sus relaciones con el CSC. Este ente público —de cuya cúpula directiva forma parte Bagó— está en el punto de mira desde que se descubrió que los centros sociosanitarios que gestiona adjudicaron a Serhs contratos por valor de 50,8 millones en la última década.

Las irregularidades de Bagó en Badalona y en otros municipios catalanes están siendo investigadas por la Oficina Antifraude desde hace un año, después de que la revista Cafeambllet destapara a finales de 2011 las primeras sospechas sobre las adjudicaciones a Serhs en el equipamiento sanitario de Cotxeres de Borbó de Barcelona, gestionado también por el CSC. La comisión de investigación de Badalona ha remitido a Antifraude sus conclusiones.

La comisión de investigación de Badalona, además de confirmar el incumplimiento de la normativa de contratación pública —siempre en favor de Serhs— ha descubierto hechos sorprendentes, según fuentes que tomaron parte de ella. Uno de ellos es que el máximo responsable de servicios del hospital de Badalona, y por tanto del de cocina, es pareja de una trabajadora de Serhs. También que esta misma persona abandonó el hospital de Badalona para ocupar el mismo puesto en Cotxeres de Borbó, donde también intervino en la adjudicación a la empresa de Bagó del contrato de restauración. Los dos equipamientos están gestionados por el CSC.

Otro hecho que ha sorprendido y causado malestar en la comisión ha sido descubrir que documentos y contratos entre el hospital y Serhs no estaban firmados en Badalona, sino en Pineda de Mar, sede del Grupo Serhs. “Era tanta la confianza y conchabeo entre el hospital, CSC y Serhs que ni en eso se molestaban en disimular”, explican estas fuentes.

Pese a la gravedad de las irregularidades, Badalona ha cerrado la comisión de investigación con un documento de conclusiones sorprendentemente suave y descarta acudir a la Fiscalía. “Ya hemos aportado toda la información a la Oficina Antifraude, que nos la ha solicitado y que debe ser el cauce en el que avancen las investigaciones”, coinciden en declarar el primer teniente de alcalde de Badalona, Ramon Riera (PP), y Toni Barbarà, representante de ICV-EUiA en el consejo de administración de BSA.

Riera añade que “la comisión se creó con la voluntad de aclarar los hechos e ntegrar a todos los partidos del Ayuntamiento, además de los vecinos y trabajadores en un proceso que sirviera para mejorar el hospital”. “El documento de conclusiones es, por tanto, un documento de consenso aceptado por todos. Si hubiera indicios de delito, la Oficina Antifraude ya adoptará las medidas oportunas”. El Ayuntamiento destaca también que “las conclusiones serán suaves, pero las decisiones han sido contundentes”. “Faura-Casas ya no trabaja en el hospital. Serhs tampoco”, afirma Soler.

Barbarà, por su parte, asegura que “se ha hecho todo lo posible, con buenos resultados, para aportar luz a un episodio oscuro, teniendo todo el cuidado de no dañar la imagen de una institución tan sensible, y más en estos momentos, como es el hospital de todos los vecinos de Badalona”.

Más información