Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ramon Bagó obtuvo 12 millones en contratos irregulares en Badalona

Una comisión de investigación concluye que Serhs ganó licitaciones que incumplían la normativa

El Ayuntamiento estudia echar a la empresa de sus servicios

Ramon Bagó.

El grupo de alimentación para colectividades Serhs, propiedad del exalcalde de Calella por CiU y alto cargo de la sanidad catalana Ramon Bagó, ha acaparado contratos de forma irregular en Badalona por más de 12 millones de euros desde 2003. Esta es una de las conclusiones preliminares que se desprenden de la comisión de investigación creada por el Ayuntamiento de Badalona para analizar la presencia de Serhs en los equipamientos de la ciudad y que se sustenta, en parte, en un informe del secretario y el interventor municipales. El alcalde, Xavier García Albiol (PP), ordenó abrir la comisión después de que EL PAÍS destapara el caso el 20 de marzo. La Oficina Antifraude, que también investiga los contratos de Serhs en otros hospitales, ha solicitado a Badalona la información de esta investigación.

El informe, que hoy será estudiado por el consejo de administración de Badalona Serveis Assistencials (BSA), empresa que gestiona el hospital municipal y el centro sociosanitario El Carme, entre otros, desgrana las irregularidades que permitieron a Serhs hacerse durante 10 años con los contratos en Badalona. Es un cúmulo de anomalías que adquiere relevancia si se tiene en cuenta algo básico: Bagó ha sido en las dos últimas décadas, además de dueño de Serhs, uno de los máximos directivos del Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC), ente público que estos años ha dirigido BSA por encargo del Ayuntamiento de Badalona. Es decir, Bagó gestionaba la entidad que intervenía en las adjudicaciones millonarias a sus propias empresas.

Xavier García Albiol.

Las consecuencias de estas irregularidades son de calado. El Ayuntamiento declaró desierto en abril el concurso del servicio de cocina del hospital municipal, un contrato de 2,77 millones de euros por seis años, para evitar dárselo a Serhs, la única empresa que se presentó a la licitación.

El consejo de administración de BSA, presidido por García Albiol, estudiará hoy echar a Serhs del otro equipamiento: el centro sociosanitario El Carme, con más de 200 camas. El contrato, iniciado en 2003 y cuya duración se extiende hasta 2017, reportó a Serhs 1,22 millones en 2011. Fuentes municipales aseguran que el Ayuntamiento quiere rescindir el contrato por “higiene”, aunque debe valorar con detalle si tiene que indemnizar a Serhs. Los ingresos obtenidos por Serhs por este contrato, ahora cuestionados, ascienden a 8,2 millones desde 2003.

Serhs ha disfrutado durante 18 años del contrato de cocina del hospital municipal, que ha sido renovado repetidamente sin concurso público. La Sindicatura de Cuentas avisó en 2006 de que esas prórrogas son contrarias a la ley. La comisión de investigación “asume todas las conclusiones de la Sindicatura” sobre el hospital, explican fuentes de las pesquisas. Las renovaciones anuales quedaron fuera de la ley en 2004, año en que entró en vigor una normativa europea que eliminó todo resquicio legal para evitar la ley de contratación pública. Las renovaciones fuera de la normativa han aportado a Serhs desde 2004 cuatro millones. 

 La comisión de investigación asumió las conclusiones sobre el hospital municipal de una investigación previa de la Sindicatura de Cuentas y analizó con detalle el otro gran contrato de Serhs en la ciudad, el del centro sociosanitario El Carme. El contrato, según el interventor y el secretario, “incumple los principios básicos de la contratación pública” porque no garantiza la publicidad y la libre concurrencia de ofertas. Su larga vigencia, de 14 años, también “contradice frontalmente las previsiones legales”.

Badalona considera que Serhs se benefició de cláusulas contrarias a “las previsiones legales”

El Carme es un proyecto en cuyos orígenes trabajaron juntos el Ayuntamiento de Badalona (entonces gobernado por el PSC) y el CSC, que asumió la gestión y llevó a cabo las adjudicaciones necesarias. Una de ellas, en 2003, fue la del gran contrato de cocina, en la que la dirección de El Carme —en manos del CSC, del que Bagó era uno de sus máximos directivos— pidió ofertas a dos empresas. Una de ellas fue Serhs, que ganó tras una breve discusión en el consejo de administración, según consta en las actas de la reunión. Bagó estaba presente en el consejo que adjudicó el contrato a su empresa, aunque se ausentó en el momento de la votación.

Los beneficios económicos obtenidos por Serhs por este contrato han crecido con el paso de los años. En 2006, Badalona estrenó su dispositivo de atención domiciliaria a dependientes (SAID), servicio que incluye el reparto de comida a los beneficiarios del servicio. Serhs asumió la elaboración de las comidas —lo que le ha reportado más de 200.000 euros al año— sin tener que presentarse a concurso gracias a lo establecido en el contrato de 2003, que preveía ampliaciones de este tipo.

El secretario y el interventor, sin embargo, cuestionan la legalidad de esta cláusula, ya que “deja abierta una posibilidad vetada por la ley” que permite alterar “sustancialmente” el objeto inicial del contrato sin volverlo a sacar a concurso.

En 2011, además, cuando Serhs ya gestionaba la cocina y el servicio a domicilio, el contrato inicial se volvió a ampliar en la tramitación de una prórroga para incluir otros servicios, como el de transporte de los menús. La auditoría también lo considera irregular y recalca que se trató, en realidad, de un aumento de precio encubierto. “Serhs ya se encargaba del transporte, solo que el servicio no estaba incluido explícitamente en el contrato”, explican fuentes de la comisión de investigación.

 

Más información