Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
los mineros llegan a madrid

La ‘marcha negra’ culmina en Madrid arropada por una multitud

“Si esto no se arregla, guerra, guerra guerra”, gritan a su paso por el palacio de La Moncloa

Miles de personas acompañan la protesta de los mineros desde Moncloa hacia Sol

La afluencia de gente ha extendido el corte de la A-6 a su entrada a Madrid

 VÍDEO: P. CASADO / Á DE LA RÚA / B. BORGES | FOTO: ULY MARTÍN

Los mineros bajaron el martes por la noche a Sol. Con las linternas del casco encendidas recorrieron el centro de Madrid con la esperanza de frenar la retirada de unas ayudas al carbón que se llevarán por delante su pan y su forma de vida. Bajo el cielo abierto de la ciudad, liberados de la claustrofobia de los ingratos pozos a los que necesitan volver, los obreros convirtieron sus linternas en un símbolo. La luz amarilla vistió la marcha de un soplo romántico que parecía que la crisis había desterrado del ánimo.

Tras casi siete horas de marcha y después de ser vitoreados por los viandantes en las calles de la Gran Vía y de Alcalá, los mineros llegaron a los aledaños de la Puerta del Sol, un momento de gran emoción para ellos, que se abrazaron alzando los bastones que portaban. Con lemas como Madrid entero se siente mineroSí se puede, los mineros han sido recibidos por los congregados en la Puerta del Sol, que además les dedicaron otro gran aplauso. Les esperaba además una gran pancarta en la que podían leer: "Bienvenidos a Madrid".

Los mineros atraviesan la calle Princesa. TONO CALLEJA

Ellos agradecieron el cariño: "Este pueblo sí nos quiere". Una vez finalizada esta dura jornada, los mineros abandonaron Sol y, en la plaza de Callao, montaron en sus autobuses, pero antes espontáneamente los ciudadanos les hicieron el paseíllo. "Esta es nuestra selección", repetían sin parar mientras estrechaban sus manos con los mineros y les aplaudían de nuevo.

Antes, mmiles de madrileños recibieron a la marcha negra en el Arco de la Victoria de Moncloa a las 23.30 con aplausos, cánticos y vítores a la clase obrera. Se derramaron algunas lágrimas dentro del grupo de 500 mineros y familiares. Las dos columnas que ayer llegaron a Madrid marcharon hacia el centro de la capital con las luces de sus cascos encendidas en la etapa más emotiva de una marcha de uñas encarnadas, ampollas y tendones al borde de la rotura. Los mineros están hechos a circunstancias difíciles, a trabajar en espacios reducidos, húmedos y mal ventilados, pero la de estos días ha sido una prueba diferente: 19 jornadas de ruta bajo el calor del verano, siempre con el recuerdo de sus compañeros encerrados en los pozos Candín y Santiago desde hace más de 45 días.

Los mineros gritan a su paso por La Moncloa. TONO CALLEJA

La columna de Aragón, integrada por mineros aragoneses a los que se sumaron la mañana del martes castellano-manchegos y andaluces, había partido al encuentro de sus compañeros a las siete de la mañana de Alcobendas. Eran un centenar de manifestantes, que recorrieron a pie la carretera de Fuencarral y las calles Nuestra Señora de Valverde, Cardenal Herrera Oria, Ginzo de Limia y Sinesio Delgado, rumbo a la Ciudad Universitaria, en el distrito al que pertenece Aravaca, donde descansaba la otra columna. Con banderas de sus respectivas comunidades e insignias de CC OO y UGT, los mineros, visiblemente cansados, iban ataviados con camisetas con los lemas Sí a la reactivación de las comarcas mineras o Quieren acabar con todo.

El recorte del 63% en las subvenciones para el carbón este año hace pensar a los trabajadores que pueden estar a las puertas del cierre de las minas de Asturias, León, Palencia, Aragón y Castilla-La Mancha. Para evitarlo, los mineros de todas estas cuencas reunidos en la capital le piden al ministro de Industria, José Manuel Soria, 200 millones con los que acabar 2012. El ministro asegura que está dispuesto a hablar de ayudas en 2013, pero no este año porque España necesita todo el líquido que pueda para cumplir el objetivo del déficit. No habrá 2013 si no hay 2012, insistían ayer desde la calle los mineros con la esperanza de forzar una solución de última hora.

pulsa en la foto
Recorrido de la ‘marcha negra’ 

Fuera de las minas, el carbón no gusta: contamina y es caro. Mancha. Pero el debate ha rebasado el de su idoneidad como carburante. El corte de las ayudas llega de forma abrupta, nadie se ha tomado la molestia de desarrollar un plan para reconvertir el sector ni reubicar a los trabajadores. Toda la cuenca minera se ve al borde de un acantilado. Ante esta perspectiva la marcha negra se ha proyectado por encima de la reivindicación inicial para conglomerar el descontento popular ante los retrocesos sociales y la falta de solución a la crisis.

Los mineros han recorrido la mitad norte del país impulsados por la simpatía que suscita su reivindicación del derecho a trabajar entre una ciudadanía atónita por la velocidad a la que se disuelve el tejido productivo y desaparece la economía real mientras el debate gira en torno a la ciencia ficción de los rescates financieros y la especulación bursátil. Cada mañana han echado a caminar mientras en los mercados el valor de la deuda española se despeñaba. Han caminado mientras se concretaba la subida del IVA para todos los ciudadanos y la amnistía fiscal para algunos. Han seguido marchando mientras la OCDE alertaba de un futuro en el que uno de cada cuatro españoles estará sin empleo.

En respuesta, a las carreteras y entradas de todos los pueblos que han cruzado han salido a animarlos miles de ciudadanos preocupados por no tener voz en medio de la tormenta. En Madrid a los caminantes se les unieron los bomberos, los profesionales de la educación, sindicatos, artistas… La visita ha representado una catarsis para los colectivos que se consideran más apaleados por la crisis. “Mineros, sois cojonudos: sois nuestro orgullo”, se oyó gritar en más de un paso de la marcha nocturna.

Una protesta que, gracias a un inesperado giro judicial de última hora, pudo discurrir por la A-6 en contra de las pretensiones de la Delegación del Gobierno, lo que permitió a los manifestantes pitar al presidente Mariano Rajoy a las puertas de su residencia. Ante el Palacio de La Moncloa, ocupando dos o tres carriles de la autovía, alzaron sus cayados al grito de: "Si esto no se arregla, guerra, guerra guerra". También cantaron su himno a Santa Bárbara, entre los pitidos de apoyo de los sufridos conductores atrapados por el corte de tráfico, que se prolongó hasta bien entrada la noche.

Sol volvió a ser la estación final de las protestas sociales. Los mineros hicieron sonar su himno Santa Bárbara bendita en la casa del 15-M, el otro gran movimiento cuyas reivindicaciones se han hecho oír durante esta crisis. La contundencia minera tiene un estilo propio. “No estamos indignados, estamos hasta los cojones”: ya lo dijeron ellos. La rabia de los trabajadores por la amenaza que pende sobre el futuro de sus comarcas se ha materializado en huelgas y enfrentamientos con la policía. Saben que son uno de los grandes activos simbólicos del movimiento obrero y no están dispuestos a irse a casa sin haber dado guerra.

El miércoles los mineros se levantarán a las nueve de la mañana y se trasladarán hasta la plaza de Colón. Ahí iniciarán a las once la última marcha, que finalizará a unos 500 metros del Ministerio de Industria. Unos 500 autobuses procedentes de las comarcas mineras de Asturias, León, Aragón y Andalucía llegarán hoy a la capital para sumarse a la protesta, en la que los sindicatos esperan reunir a unas 25.000 personas.

La pancarta de cabecera incluirá el lema que ha movido a los mineros durante todo el camino: No al cierre de la minería del carbón. Sí a la reactivación de las comarcas mineras. En el acto intervendrán los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente. A la misma hora que ellos protestan en la calle con sus cascos y sus palas, el presidente Mariano Rajoy comparecerá en el Congreso de los Diputados.

Con información de Victoria Torres, Marta Fernández Maeso y María Hervás.

El TSJM autorizó pasar por la A-6

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), frente al que se había recurrido ayer el veto de Delegación del Gobierno de Madrid a la A-6, dio la razón a la marcha negra y anuló el decreto de la delegada, Cristina Cifuentes, que desviaba la marcha por por un sector de la M-500 alegando cuestiones de seguridad vial. 

En declaraciones a Efe, la delegada del Gobierno ha asegurado acatar la sentencia pero ha apuntado que el tribunal "ha fallado a favor de los sindicatos y en contra de los intereses de los madrileños". Según Cifuentes, el trazado de la marcha autorizado finalmente causará un problema de circulación no solo en ese acceso a Madrid, sino también en las vías interiores de circunvalación, en forma de "retenciones importantes".

La Delegación del Gobierno les denegó ayer el permiso y modificó el itinerario por "razones de seguridad vial". Se basó en un informe de la Guardia Civil, que advierte de la "gran peligrosidad" de ese tramo tanto para conductores como para viandantes, según un portavoz, que precisó que el cambio de la A-6 por la carretera de Castilla o M-500 "no supone un aumento en los kilómetros".

Los mineros apelaron la decisión, a ver si había "suerte", al tiempo que prometieron acatar la decisión del juez. De hecho, a las doce de la mañana CC OO, otro de los organizadores de la marcha, mantenía el paso por la M-500 a falta de la contestación al recurso. Finalmente, la Sección Novena del TSJM ha estimado el recurso contencioso-administrativo y ha anulado la resolución dictada por Cifuentes "por vulnerar el derecho de manifestación". La Sección Novena condena a la Delegación a pagar las costas procesales, que fija en un máximo de 600 euros.

En relación a los motivos de seguridad, tanto para el tráfico como del personal que compone la marcha y usuarios de la vía, "la Sala no encuentra motivación que justifique debidamente la conclusión de que la circulación por un lateral de la M-500 a la que se desvía la marcha, presente un peligro ausente, o menor, que el existente en marcha por un lateral de la A-6, por la que ya se ha desarrollado la marcha en anteriores jornadas". También alude, según explica la sentencia, el informe en el que se basa la resolución a la posibilidad de que se formen grandes retenciones: "Afirmación que por sí sola, sin ninguna motivación adicional, análisis de rutas alternativas, características del tráfico en el sentido en el que se va a desarrollar la marcha, y demás circunstancias relevantes, tampoco integra motivación bastante de la restricción acordada en el sentido de que aquellas retenciones pudiera integrar peligro para personas o bienes".

De esta forma, la Sala da la razón al sindicato UGT que alegó también que la justificación dada para modificar el itinerario era "un mero pretexto para evitar que la marcha discurra frente al Palacio de la Moncloa".

Más información