Ascienden a tres los detenidos por desórdenes y amenazas en el sabotaje

Uno de los detenidos, W. A. C. O, cuenta en Twitter que los agentes habían ido a su casa

Pueden ser condenados con hasta cinco años de prisión o una multa

La Policía anuncia que habrá más arrestos y calcula que en la protesta participaron 50 personas

González compara a los activistas con la 'kale borroka'

Viajeros del metro bajando de un convoy, esta mañana. / EFE

Fuentes de la Jefatura Provincial de Policía han informado sobre la una de la tarde de que los agentes que investigan la protesta llevaba a cabo ayer en el Metro de Madrid contra la fuerte subida de tarifas del transporte han realizado una primera detención 24 horas después de los hechos, a la que se ha sumado poco después otro arresto. Se trata de una mujer y dos hombres, que responden a las iniciales de D. O. P. -la mujer, de 32 años- y W. A. C. O. -hombre de 24 y de origen ecuatoriano-. A primera hora de la tarde, fuentes policiales han informado de que hay un tercer arrestado, Fermín N. M., de 30 años y nacionalidad española, que se ha presentado voluntariamente en comisaría. Paralelamente, Metro ha presentado una denuncia por desórdenes públicos y el Gobierno regional ha comparado el sabotaje con la kale borroka.

EL PAÍS

La protesta, bautizada Toma el metro por un grupo de activistas nuevo y anónimo que actuó por sorpresa, paralizó durante unos minutos 13 convoyes del metro de nueve líneas distintas, sin que se produjeran heridos ni altercados. Al menos 13 personas tiraron de los frenos de seguridad de los trenes sobre las ocho y media de la mañana cuando estos estaban detenidos, lo que detuvo durante unos minutos su marcha y causó leves retrasos que afectaron, según cálculos de Metro, a unos 8.000 usuarios.

A qué se enfrentan

Los arrestados están acusados de desórdenes públicos -un delito que suele quedar en multa si no hay antecedentes por hechos similares pero también en una pena de hasta cinco años de prisión- y amenazas -un delito o falta que puede llevar acarreada una sanción económica, aunque también hasta dos años de prisión-, entre otros delitos que no han sido detallados. Se espera que se produzcan más arrestos a lo largo de la tarde, según avanzan las mismas fuentes. Al margen de la vía penal, está la administrativa, que también seguirá Metro y que pena actos individuales de vandalismo con sanciones. La Ley de Ordenación del Transporte prohíbe usar "sin causa justificada" los mecanismos de parada de los trenes. Las multas pueden oscilar entre 6.000 y 30.000 euros.

El primero de los detenidos está, según la policía, prestando declaración a estas horas en la comisaría de Moratalaz de la Brigada Provincial de Información. Fuentes de su entorno niegan sin embargo que se le haya tomado declaración. En su cuenta de Twitter, el arrestado ha contado que los agentes han ido a su casa. Los jóvenes han sido identificados gracias a las grabaciones hechas por las cámaras de seguridad que Metro tiene instaladas en los propios convoyes, en los arcenes y en pasillos y estaciones, unas grabaciones que desde ayer estudian "minuciosamente" los agentes encargados de la investigación. Varios de los implicados han sido grabados nítidamente y ahora la Policía trata de identificarles al 100%.

Las labores de identificación de los participantes en la protesta que está llevando a cabo el Grupo XXI de la Brigada Provincial de Información son laboriosas debido a la gran cantidad de imágenes que hay que revisar. Además, aunque varios de ellos actuaron a cara descubierta, otros se taparon la cara con bragas o iban encapuchados, a lo que se suma que algunos no están fichados. Según la Jefatura Superior, esta acción fue "coordinada y muy estudiada".

La Policía apunta a miembros del 15-M

Fuentes policiales citadas por Europa Press estiman que hay no menos de 50 implicados. Además de las dos o tres personas que tiraron del freno en cada uno de los 13 trenes, desde los andenes y el exterior de las estaciones vigilaban otros activistas para dar el agua, es decir, alertar de la presencia de miembros de la seguridad privada del metro o de Policía. Según la misma agencia, se sospecha de un grupo concreto y organizado "al 100%". Los agentes apuntan a Grupos asociados al 15-M o el movimiento Yo NO pago, a pesar de que ambos se desvincularon ayer de la acción.

A las redacciones de los medios llegó ayer un mensaje anónimo que informaba de esos hechos con el lema Toma el Metro, en la línea del Toma la plaza con el que el 15-M animaba a acampar. Miembros de este movimiento contactados por este periódico se quedaron estupefactos al conocer la noticia y negaron tener relación con su organización. No hay ninguna web ni grupo en las redes sociales que responda a este nombre, solo una dirección de gmail. Este periódico ha remitido una serie de preguntas a ese email, sin respuesta de momento.

Por su parte, una portavoz de Metro ha señalado que la mañana ha transcurrido sin incidencias ni sobresaltos en el suburbano. Ante el anuncio del grupo responsable de la protesta de que esta es solo la primera de sus acciones, Delegación del Gobierno anunció ayer que se van a "establecer dispositivos de seguridad adecuados, en colaboración con Metro, para evitar" que se repita la protesta. Metro de Madrid tiene 12 líneas, más de 300 paradas y funciona de seis de la mañana a dos de la madrugada. Pregunta por si ya se nota ese aumento de la vigilancia, la portavoz ha indicado que no tienen constancia de que se haya producido hasta el momento.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana