Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva televisión valenciana se enreda con las bolsas de trabajo

La impugnación planea sobre la contratación temporal en à punt por la valoración de méritos a los extrabajadores de RTVV

La sede de la antigua RTVV.
La sede de la antigua RTVV.

La nueva televisión pública valenciana se abre paso entre incertidumbres y sobresaltos. La promesa electoral del actual Gobierno valenciano de ponerla en marcha en los primeros meses de mandato -acaban de cumplirse dos años de legislatura- se ha visto, en la práctica, una quimera. El conflictivo cierre de la antigua RTVV, el futuro de los extrabajadores, los procesos judiciales abiertos y otras complicaciones sitúan la apertura del nuevo ente audiovisual, en el mejor de los escenarios, a finales de 2017.

Superado el desencuentro con el Gobierno español, que amagó con enviar la ley valenciana de creación de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC) al Tribunal Constitucional, surge ahora la posible impugnación del baremo de méritos negociado por el Consejo Rector de la Corporación. La asamblea de la Unió de Periodistes Valencians (UPV), organización profesional de periodistas mayoritaria en la Comunidad Valenciana, decidió el pasado 10 de junio impugnar el baremo que se empleará para cubrir los empleos de periodistas en la nueva à punt.

De momento, está en marcha la bolsa de trabajo temporal para cubrir 62 plazas en la CVMC; son en su mayoría personal administrativo, el músculo que necesita la casa para empezar con el lanzamiento de la radiotelevisión -ahora solo cuenta con una treintena de personas-. Pero el criterio que se aplica a los extrabajadores de RTVV está muy por encima de la valoración de los profesionales que proceden del ámbito privado.

Los aspirantes serán ordenados en cada una de las bolsas de trabajo, pudiéndose alcanzar una puntuación máxima de 50 puntos en función de los méritos y otros elementos de valoración, y la experiencia profesional se puntúa con un máximo de 19 puntos. Se otorgarán 0,07 puntos por cada mes de trabajo en la extinta RTVV, mientras que los profesionales procedentes del ámbito privado tienen una valoración del 0,04.

"Hay mucha diferencia", explica la presidenta de la Unió de Periodistes, Noa de la Torre, quien destaca que si un exempleado de RTVV necesita 22 años de trabajo para conseguir el máximo de puntos para la bolsa, una persona de fuera necesitaría 39 años para conseguir esa misma calificación. "Aceptamos que se reconozca la experiencia de los exempleados de la televisión pero no que el baremo sea excluyente", añade.

La Unió de Periodistes recuerda que à punt es una empresa diferente a RTVV; no hay sucesión de empresas, como han dejado claro los tribunales, por tanto deben garantizarse los criterios de igualdad, mérito y capacidad en el acceso de todos los profesionales a la bolsa de contratación.

La organización profesional ha decidido impugnar -con un recurso de reposición administrativo y si no prospera acudir al contencioso-administrativo- el baremo cuando se convoque la bolsa temporal destinada a periodistas.  Para una consulta posterior quedaría si, aceptado el recurso contencioso-administrativo, la Unió pide al tribunal que se paralice la bolsa.

La reducida plantilla con que cuenta la sociedad à punt trabaja con el objetivo de que las emisiones arranquen a finales de año.  Su directora general, Empar Marco, ya explicitó en las Cortes Valencianas que necesita una plantilla de 530 personas para el nuevo ente, todas estas plazas se cubrirán más tarde por concurso en 2018 (serán contrataciones indefinidas), pero, de momento, el conflicto está en las bolsas de trabajo temporal con las que arrancará el proyecto audiovisual.  

La primera bolsa de trabajo (la administrativa) debe estar lista a finales de julio y del presupuesto de 55 millones de euros con que cuenta la CVMC, 36,8 millones de euros son para la sociedad Àpunt. El capítulo de personal y la adquisición de contenidos audiovisuales absorberían el grueso del presupuesto.

La Unió de Periodistes se ha reunido con el CVMC y con la directora general de Àpunt pero, de momento, no hay previstos cambios en los baremos Ambos órganos están abiertos a intentar hablar con la Unió pero el Consejo Rector tiene la última palabra en cómo se puntúan los méritos.

Además de esta impugnación, el periodista Pere Valenciano, uno de los candidatos que optaban al concurso público para la elección del director general de la nueva radiotelevisión valenciana, interpurso un recurso de reposición ante el propio CVMC contra el concurso público del que salió elegida la periodista y actual directora Empar Marco. La impugnación fue rechazada.

Más información