Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios catalanes instan a Puigdemont a acudir al Congreso

El presidente del Círculo de Economía reclama al Govern que respete la ley

Carles Puigdemont en la inauguración de las jornadas del Círculo de Economía en Sitges.

Los empresarios catalanes exigieron este jueves a Carles Puigdemont que respete la legalidad y acepte el envite de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría para acudir al Congreso a explicar su propuesta de referéndum. “Pedimos que la acción de su Govern se acomode en el margen de la ley”, le instó el presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera, en la reunión anual que celebra en Sitges este lobby económico y empresarial. Puigdemont alteró su discurso inicial para alegar que las Cortes ya conocen su propuesta.

Lo que no sabemos es la propuesta del Estado para Cataluña”, añadió Puigdemont ante el selecto foro económico, al tiempo que dudó de que el Gobierno catalán esté a tiempo de conocer la alternativa que baraja Mariano Rajoy para resolver la situación política catalana y su promesa de celebrar un referéndum.

En la apertura de la reunión anual del Círculo de Economía, Brugera trasladó de nuevo un mensaje claro al presidente de la Generalitat: la preocupación del mundo económico y empresarial de que el proceso soberanista acabe “truncando” la “incipiente recuperación económica” que está viviendo España. El presidente del lobby consideró que el referéndum “no es el único” y “ni tan siquiera” el “más grave de los problemas” que amenazan a España. En su opinión, resulta tan o incluso más preocupante el avance de los populismos que han quedado plasmados en la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, el Brexit o el avance de la extrema derecha en Francia.

Sin embargo, Brugera admitió que el conflicto existe, y que es de “carácter político”, por lo que la salida “solo puede ser negociada”. Por ello, instó a Puigdemont a no enquistarse en la vía del referéndum como única propuesta para romper el bloqueo institucional y anunció que formulará el mismo ruego al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el sábado acudirá a clausurar las jornadas.

“Una dinámica de mantenimiento de las posiciones propias solo lleva al deterioro económico y social”, remachó. Y más, añadió, cuando los sondeos de opinión indican que para la ciudadanía no todo es o blanco o negro, y que entre las opciones de independencia, mantenimiento del statu quo y mejora del encaje de Cataluña en España con mayor autogobierno, los catalanes optan por esta última de “forma mayoritaria”.

Por ello, a tenor de la negativa del president de acudir al Congreso, como le propuso el Gobierno central, Brugera reclamó a Puigdemont que vaya a las Cortes aunque solo sea para “expresar el malestar de Cataluña” y buscar salidas al problema. “No es referéndum o no, sino que se trata de abrir conversaciones para buscar un acuerdo con el arco parlamentario”, agregó.

“Cosas diferentes”

Puigdemont respondió a Brugera que su voluntad es la de “dialogar” y “transaccionar” con el Ejecutivo central. “Esto no se hace en los juzgados, ni en los medios de comunicación, ni con las cloacas del Estado. Se hace en la política”, señaló el presidente catalán. En su opinión, el Congreso ya conoce la propuesta de Cataluña. “Si toca dialogar políticamente hay que hacer cosas diferentes de las que hasta ahora no han permitido avanzar en esta cuestión”, respondió el president, quien se mostró decepcionado por la respuesta de Rajoy a la carta que le remitió el miércoles. “No es la que esperábamos”, lamentó. Este jueves, precisamente, la CUP consideró que Rajoy cerró de forma “rotunda” cualquier negociación y urgió al president a fijar ya la fecha del referéndum.

El jefe del Ejecutivo catalán, cuya intervención suscitó una única pregunta en una sala repleta, no descartó acudir a las Cortes a detallar su propuesta, pero de nuevo exigió que antes haya un acuerdo cerrado entre los dos Gobiernos. “Si hay un obstáculo legal [para el referéndum] pongámonos de acuerdo, pero con un falso recorrido o un falso atajo no estamos haciendo un buen servicio al bien general”, añadió.

A la conferencia de Puigdemont le siguió la del ministro de Economía, Luis de Guindos, quien comparó el Ejecutivo catalán con los movimientos populistas al buscar “un enemigo exterior” y ofrecer “recetas simplistas”. Y advirtió de que los gobiernos de esa índole solo logran que cundan la “desazón” y la “melancolía” y, “en muchas ocasiones”, llevan al “empobrecimiento”.

La primera jornada de Sitges se cerró con una conferencia del consejero delegado de Unilever, Paul Polman, quien, refiriéndose al Brexity al proceso soberanista catalán, lamentó: "Es una pena que en estos momentos en los que necesitamos estar más juntos haya quien quiera estar solo". Polman apostó por "afrontar juntos" los desafíos que se plantean. "Si no, no saldremos adelante", añadió.