Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP protestará en Cibeles contra el acto separatista de Puigdemont

El presidente de la Generalitat hará su última oferta a Rajoy en el Ayuntamiento de Madrid

José Luis Martínez- Almeida, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid. Ampliar foto
José Luis Martínez- Almeida, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid.

El grupo municipal del PP, liderado por José Luis Martínez-Almeida, celebrará el próximo viernes en el palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento, un acto de protesta contra la conferencia que pronunciará allí el lunes el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El PP pretende manifestar su apoyo a la Constitución y reprochar al gobierno de Manuela Carmena el alquiler del auditorio municipal a Puigdemont para que lance su propuesta de consulta separatista.

El portavoz del PP diferenció este miércoles entre libertad de expresión y respeto de la ley. "Manuela Carmena está dando cobertura institucional a aquellos que desafían la Constitución española", denunció Martínez-Almeida en referencia al plan separatista impulsado por Puigdemont. El edil del PP exhortó a la alcaldesa a anular el acuerdo con la Generalitat para que el auditorio de CentroCentro sea el escenario del ultimátum de la Generalitat sobre el referéndum separatista. "Carmena tiene que reflexionar", dijo Martínez-Almeida, e invitó al resto de grupos de la oposición a sumarse a su "denuncia".

El pasado viernes, el Gobierno de la Generalitat hizo oficial su intención de lanzar su "última propuesta" a Rajoy directamente desde la capital del Estado. El mandatario catalán había pedido en marzo por carta al presidente del Senado, Pío García-Escudero, celebrar este acto en uno de los salones de la Cámara alta. Pero obtuvo una respuesta negativa. García-Escudero le ofreció la posibilidad de hacerlo en la Comisión General de Comunidades Autónomas, pero Puigdemont rechazó esa posibilidad.

La Generalitat alquiló a través del centro cultural catalán Blanquerna el auditorio Caja de Música, ubicado en el palacio de Cibeles, a pocos metros del despacho de la alcaldesa. La regidora dijo el pasado lunes que Puigdemont le informó de sus intenciones de "explicar" su plan en esa sede. Agregó que le pareció "estupendo" que el Consistorio madrileño sirviese de puente para intentar resolver el conflicto entre la Generalitat y el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

"Todo lo que el Ayuntamiento pueda hacer para acercar posturas es bienvenido", afirmó la regidora. "Las confrontaciones pueden tener una buena salida, eso es lo que hay que esperar", agregó la alcaldesa, para anunciar a continuación que se reunirá con Puigdemont "a tomar un café".

Tras el anuncio de la cesión de la sala municipal a Puigdemont, el gobierno de Ahora Madrid recibió una lluvia de críticas por parte de todos los grupos políticos. Además de los populares, también Ciudadanos y el PSOE lamentaron que Carmena alquilase por 3.500 euros un espacio para presentar un acto que postula la existencia de una legitimidad alternativa a la constitucional.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, advirtió a Carmena de que de esa manera está actuando como "muleta" del independentismo catalán. Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos en el Consistorio, criticó que "la casa de todos los madrileños y de los españoles se alquile a quienes quieren romper con la Constitución".

El PSOE, socio de investidura de Ahora Madrid, también propuso a Carmena retirar el espacio alquilado a Puigdemont y ofrecer a la delegación catalana otro foro. La alcaldesa lo rechazó. "Las críticas tienen su lógica, desde sus planteamientos", dijo el lunes, pero se mantuvo firme: "Las escucho y me encantará debatirlas".

Solo Podemos, formación que lidera la coalición que permitió a Carmena llegar a la alcaldía, aplaudió a la regidora. Íñigo Errejón consideró que el Senado "no estuvo a la altura" al rechazar ceder una de sus salas a Puigdemont para que lanzara su ultimátum al Estado.

Más información