Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antitaurinos de toda España piden el fin de las corridas de toros

La manifestación ha sido organizada por 17 colectivos animalistas bajo el lema 'Tauromaquia es violencia'

La manifestación antitaurina de este sábado en Madrid.

A las cinco de la tarde, hora torera por excelencia, antitaurinos de toda España desfilaban por el coso de la reivindicación en el que se ha convertido este sábado el centro de Madrid. Sin capotes ni muletillas, bajo un sol de justicia, una marea humana clamaba contra el maltrato animal. Pedían el fin de la tauromaquia en la Puerta del Sol, a menos de cuatro kilómetros de la plaza de Las Ventas, donde hace tres días comenzaron las corridas de toros de San Isidro. La manifestación ha sido organizada por 17 colectivos animalistas bajo el lema Tauromaquia es violencia.

"Tortura no es cultura", gritaban al unísono quienes abogan por la abolición de las corridas. Los partidarios de penar el maltrato al toro colmaban hoy el centro de la capital: desde la calle de Bailén hasta la catedral de La Almudena. Sus voces se mezclaban con los tambores de una batukada, que hacían de la manifestación una fiesta. Según los organizadores, más de 80.000 personas han acudido a la marcha. La Delegación del Gobierno en Madrid los cifra en 3.000. "Corridas de toros, vergüenza nacional", gritaba Gloria Torres en su altavoz. Tiene 74 años y lleva cuatro décadas luchando por el fin de lo que, para algunos, es la fiesta nacional por excelencia: "Entonces nos veían como marcianos, pero ahora la sensibilidad ha aumentado. Las corridas pertenecen al pasado. Hay que terminar con ellas como con cualquier otra lacra".

Unos chulapos caminan por la Calle Mayor en dirección contraria a la marcha. Los manifestantes les han pedido que se unan, pero solo han hecho fotos. También miran con atención los turistas, como si de un paseíllo se tratara. "Saña sin entrañas daña a toda España", reza el cartel de Marta Gaza. Viene con unas amigas para protestar y admite: "Me gustan más los animales que algunas personas". La marcha avanza con parsimonia. A la cabecera, una enorme pancarta con el lema "Tauromaquia es violencia. Y tú puedes parar". Una de las personas que la sujeta es Paula Jarque: "Los toros son un negocio que está en declive y que existe gracias al dinero público que se invierte en él. Hay que acabar con las subvenciones". A su lado, Carmen Gómez, que lleva las manos pintadas de rojo, como si de la sangre de un toro se tratara. "Las corridas pertenecen al pasado, es como restaurar la Inquisición". El lema se repite en su pancarta.

Una cifra "espeluznante"

Según los organizadores, durante 2016 más de 20.000 toros murieron en España tras participar en festejos populares. Para Laura Gonzalo, una de las organizadoras de la manifestación, la cifra es "espeluznante". "Mucho más espeluznante es lo que hay detrás. Cada uno de ellos era un ser dotado de sensibilidad que fue torturado, humillado y asesinado por diversión", ha subrayado Gonzalo durante la lectura de un manifiesto en la Puerta del Sol, donde ha finalizado la marcha. En San Isidro, en la que habrá 23 corridas de toros, 4 novilladas  y 3 festejos de rejones, "204 toros sufrirán el mismo destino", ha indicado Gonzalo. Luego ha descrito, con todo tipo de detalles, qué siente un toro cuando es "torturado" durante una corrida.

Carmen Gómez, con las manos pintadas simbolizando la sangre del toro, junto a la cabecera de la marcha. ampliar foto
Carmen Gómez, con las manos pintadas simbolizando la sangre del toro, junto a la cabecera de la marcha.

El público ha silbado con fuerza el relato de Gonzalo y ha aplaudido con el mismo énfasis cuando esta ha pedido terminar con las subvenciones a la tauromaquia o que no se le aplique el IVA cultural, del 10%. Muchos de quienes lo hacían han recorrido cientos de kilómetros para apoyar la causa. Es el caso de Luis Cantisani, que a sus casi 80 años ha llegado desde Almería porque "no pueden detenernos". Desde Jaén ha venido con un grupo de compañeras Tania Quesada, coordinadora de la Asociación Justicia y Defensa Animal. No paran de gritar. Cristina Lucha viene desde Barcelona: "Quiero protestar contra el rechazo animal, aunque sé que esto va a acabar igualmente por la evolución humana".

La protesta ha contado con el apoyo de 120 colectivos, entre ellos las asambleas del 15-M, asociaciones feministas, los Yayoflautas, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o partidos políticos como Equo, Pacma, Izquierda Unida y Podemos. Uno de sus fundadores, Juan Carlos Monedero, tampoco se ha querido perder la marcha: "Las tradiciones pesan como una losa. No hay que ser equidistantes con las corridas ni repartir las culpas. Las víctimas son los toros y siempre hay que estar al lado de las víctimas".