Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Monumental amanece con pintadas contra su dueño por no programar corridas

El sabotaje acusa a Balañá de "traidor" y "vendido"

Pintada en la entrada del cosos en la calle Diputació
Pintada en la entrada del cosos en la calle Diputació

La plaza de toros Monumental de Barcelona ha amanecido esta mañana con pintadas anónimas que trasmiten la indignación de la afición taurina después de que el propietario del coso, el Grupo Balañá, haya decidido no programar corridas.

Una de las puertas que ha sufrido el sabotaje es la de la calle Diputación. Casualmente, la más cercana al bar Bretón que hoy regenta una familia de origen asiático pero que sigue siendo la sede de una de las peñas taurinas más antiguas de Barcelona, el Pizarral. En este acceso al coso se podía leer un mensaje donde se han respetado acentos e incluso se ha utilizado la tilde abierta para catalanizar el nombre del propietario de la plaza: “Toros sí, Balañà traidor, vendido”.

Esta pintada ha sido una de las primeras reacciones de aficionados anónimos después de que el Grupo Balañá manifestara el 1 de Febrero a la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña (FETC) su decisión de no programas festejos.

El pasado 20 de octubre el Tribunal Constitucional anuló la ley catalana que prohibía las corridas. Entonces, el presidente de la FETC, Paco March, aseguraba que era indispensable programar festejos en la Monumental ya que es el único coso de Cataluña que puede celebrar corridas. La plaza de Tarragona no cumple con la normativa y la de Olot se encuentra inmersa en un litigio. Balañá, tras la decisión del tribunal, no hizo ningún tipo de declaraciones. Un mes después de la sentencia, la afición se reunió con toreros y ganaderos en un restaurante del Port Olímpic. Celebraban que los toros regresaban a Cataluña pero ningún representante de la familia Balañá acudió a la cita.

El silencio se perpetuó durante semanas. El pasado 12 de enero Pedro Balañá apareció en público en un acto que nada tenía que ver con los toros. El propietario de la Monumental también es dueño de salas de cine y teatros. Ese día, fue nombrado miembro de honor de la academia de cine catalán. Se fotografió con la farándula e incluso con Ada Colau pese a que la alcaldesa había mostrado su repulsa a que se celebraran corridas de toros en Barcelona. March, tras ver las imágenes en las redes sociales estalló y criticó que el empresario estuviera “desaparecido” para la FETC y no para actores y otros destacados antitaurinos.

El silencio duró 20 días más. El pasado 1 de febrero, Pedro Balañá se reunió con miembros de la FETC. El empresario les anunció que “de momento” no contemplan la cesión de la plaza para celebrar espectáculos taurinos. Hoy la monumental ha amanecido con pintadas críticas contra el empresario.