Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Forcadell niega a la juez que haya desobedecido al Constitucional

Puigdemont acompaña a la presidenta de la Cámara hasta las puertas del tribunal

Carme Forcadell (d) y Anna Simó, antes de declarar.

La presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, ha seguido este lunes la senda del expresidente catalán Artur Mas. En su declaración como investigada ante la juez, Forcadell ha negado haber "transgredido" las sentencias y resoluciones del Tribunal Constitucional (TC) al permitir una votación sobre el referéndum independentista. La estrategia es similar a la que siguió Mas en el proceso por la consulta del 9-N: por un lado, asumir la responsabilidad política; por el otro, negar el presunto delito de desobediencia.

Forcadell ha comparecido esta mañana ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) como investigada por los delitos de desobediencia y prevaricación, los mismos por los que fue condenado Artur Mas a dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos. El 6 de octubre de 2016, Forcadell permitió que la cámara autónoma votara en el marco del debate de Política General dos resoluciones que abrían la vía al referéndum sobre la independencia, que el Gobierno catalán prevé celebrar el próximo mes de septiembre. La presidenta permitió la votación pese a las sentencias contrarias y las reiteradas advertencias del Constitucional para detener cualquier iniciativa que suponga avanzar en el "proceso de desconexión".

La declaración de Forcadell ha sido muy breve (apenas 20 minutos) porque solo ha contestado a las 15 preguntas que le ha formulado su abogado, Andreu van den Eynde. Además de defender que cumplió con su deber al permitir la votación, Forcadell ha apelado a la inviolabilidad parlamentaria como principal argumento de defensa. Esa inviolabilidad es "garantía de separación de poderes", ha dicho la presidenta de la cámara, que ha solicitado la tutela de la magistrada y del fiscal del caso.

Un fondo para pagar las multas por el proceso

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium han creado un "fondo de solidaridad" con el que recabar recursos económicos que sirvan para financiar las multas impuestas a personas (no entidades) por actuaciones vinculadas con el proceso independentista. "Que ninguna persona que asuma el mandato de las urnas vea sentenciada su actuación con una condena", ha explicado el presidente de la ANC, Jordi Sànchez, que ha puesto como condición para beneficiarse de esos recursos que las iniciativas sancionadas se hayan realizado desde "el respeto a la no violencia y por la vía pacífica".

Francesc Homs, exconsejero de Presidencia condenado por su participación en el 9-N, podría ser uno de los principales beneficiarios de la campaña, denominada "No esteu sols" (No estáis solos, en catalán). Sànchez ha asegurado la existencia de personas que ya han sido multadas y que tienen amenazas de embargo. 

Los responsables de auditar adónde van los fondos serán los expresidentes del Parlament Joan Rigol, Núria de Gispert y Ernest Benach.

Forcadell ha explicado las funciones de la mesa de la cámara y ha detallado que las resoluciones de la cámara deben reflejar el contenido de lo que se habla en los debates de política general. Si el presidente de la Generalitat puede hablar sobre el referéndum, ha defendido, entonces el Parlament puede aprobar una resolución que mencione el asunto. La presidenta de la mesa ha subrayado que debe obrar "con neutralidad". El 6 de octubre, Forcadell permitió que se votaran las dos resoluciones y la mayoría soberanista del Parlament (Junts pel Sí y la CUP) refrendó el compromiso de convocar la consulta.

Según ha afirmado horas después de su comparecencia judicial, Forcadell ha reivindicado la separación de poderes y ha reclamado a la juez que la justicia debe amparar el derecho "favorecer el debate y no coartarlo" en el Parlamento y ha asegurado que, bajo su presidencia, la mesa de la Cámara "nunca se doblegará a la voluntad censora" que, en su opinión, ejercen las instituciones del Estado.

En la causa también están imputados los miembros de la Mesa del Parlament que avalaron la votación. Hoy ha declarado también la secretaria de la cámara, Anna Simó, que se ha expresado en términos similares a los de Forcadell.

Apoyo de Puigdemont

Forcadell ha entrado poco antes de las 9.00 horas en el Palacio de Justicia y ha salido a las 9.48 con una gran ovación y gritos de "independencia" por parte de los centenares de personas que han acudido a arroparles al paseo de Lluís Companys de Barcelona.

Forcadell y Simó han sido, a partir de las 8.30 horas, las protagonistas de una marcha entre la sede del Parlament y el Palacio de Justicia. Han encabezado la comitiva el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras. Les han acompañado otros miembros del Gobierno autonómico, diputados de Junts pel Sí, de la CUP, de Catalunya Sí que Es Pot (CSQP) y epresentantes de las principales organizaciones independentistas, entre ellas la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural. El expresident Mas también ha estado presente.

A las puertas del Palacio de Justicia, Junqueras ha lamentado la judicialización del proceso independentista y ha asegurado que "la democracia acabará ganando, no se puede inhabilitar", en alusión a la celebración del referéndum independentista.

Al grito de "independencia" y de "no estáis solas", cientos de independentistas, portando carteles y esteladas se han apostado a las puertas del tribunal en defensa de las encausadas. Puigdemont ha acompañado esta vez a Forcadell, a diferencia de lo que ocurrió el 16 de diciembre, en la primera vez que declaró ante el juez, hasta la entrada del Palacio de Justicia. Los dirigentes políticos se han realizado allí una fotografía tras unas letras gigantes en las que se leía la palabra Democracia.

Es la segunda vez que Forcadell comparece para declarar en el TSJC. La primera vez, el pasado mes de diciembre, la movilización contó con más presencia, sobre todo de alcaldes. Esta segunda comparecencia llega justo cuando el soberanismo reivindica una movilización masiva y continuada para poder alcanzar su objetivo de convocar un referéndum independentista, que Puigdemont ha prometido para el próximo mes de septiembre.

Antes de la citación judicial, los cinco miembros de la Mesa imputados —los otros tres declararán en los próximos días— han realizado el trayecto a pie desde del Parlamento hasta el TSJC arropados por el Gobierno catalán, encabezado por el presidente Carles Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras; el expresidente Artur Mas así como los partidos y las entidades soberanistas.

Más información